Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Paredes y edificaciones pintadas durante manifestaciones en Bogotá.
Paredes y edificaciones pintadas durante manifestaciones en Bogotá.
AFP

Muerte, indignación y destrucción, tres elementos comunes que se dieron en las protestas que se iniciaron el 9 de septiembre de 2020, tras la muerte violenta de Javier Ordóñez a manos de la policía.

Detrás de este fenómeno social hay uno digital, que desde distintos sectores sociales y políticos ha sido reivindicado o cuestionado.

Pasan otras cosas: Turismo natural como camino hacia la paz

La agencia de comunicaciones y marketing digital LOOR realizó con ayuda de un laboratorio digital y software especializado el análisis de este fenómeno. 

Una de las revelaciones indica que fue gente real, usuarios registrados legítimamente quienes iniciaron las protestas, no se gestaron desde perfiles falsos, según Paola Méndez, directora de la agencia.

Audio

[AUDIO] Puede escuchar: Las protestas del "9S" en Colombia y cómo se gestaron

0:27 5:25

“En el pasado hemos desarrollado investigaciones para identificar perfiles falsos en otro tipo de manifestaciones. Acá lo que nos llamó la atención es que son perfiles aparentemente genuinos; es decir, que se crearon con un usuario y una persona que a través de un celular registrado está siendo el doliente en esas redes sociales”, advirtió.

La especialista destacó el mecanismo mediante el cual se viralizó en las distintas redes sociales. “Pudimos identificar que se crearon unos hashtag especiales ese día para llegar a un mayor número de personas”, dijo Mëndez, quien puntualizó el uso de etiquetas como #Policiacriminal, #JavierOrdoñez y #PoliciasAsesinos. 

Especial: 40 historias de feminicidios durante la cuarentena. 

“Y de esta manera lograr lo que se logró en Twitter con más o menos 19 millones de personas impactadas con estos mensajes, en Instagram con 11 millones”, dijo, tras agregar que los mensajes más radicales se difundieron en grupos cerrados de Facebook.

El análisis indica que entonces que fue gente real viralizando mensajes, pero con una estrategia muy clara

“Realmente se nota una estrategia digital allí, se evidencia que hay personas que saben redactar en digital, que saben poner hashtag o etiquetas y también las arrobas (@), que permiten que, por más que tu tengas muy pocos seguidores en tus redes sociales, si tú etiquetas de manera correcta pues llegas a tener un mayor alcance”, dijo.

De interés: Ahora extorsionan con falsos servicios de prostitución

Los mensajes pudieron verse 44 millones de veces. De las cuentas analizadas se encontró que el 65% tienen menos de 1.000 seguidores y el 16% menos de 60 seguidores. Sin embargo, tras el rastreo realizado se halló que el 100% de los perfiles monitoreados superaban el 95% de seguidores reales y, por lo tanto, se pueden calificar como cuentas genuinas. 

Puntualiza la agencia que en Facebook “el epicentro de manifestaciones de odio ha sido en los grupos cerrados, en su mayoría creados entre 2015 y 2019. A su vez, el más reciente fue creado en marzo de 2020, en los que se denuncian los abusos del Esmad y la Policía Nacional, centrados en los excesos de poder y de fuerza a través de grupos nombrados como: Abuso de Policías Colombia, No más Tombos, Abuso de poder, Abuso Policial Colombia, Revoquemos la corrupción, entre otros”. 

Investigación y seguimientoLas rutas del coltán de las guerrillas colombianas

La destrucción durante las protestas fue explicada así por el Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo

“A través de redes sociales se identificaron perfiles que realizaron publicaciones en contra de la policía. promovida en redes contra servidores públicos que, además es un delito, de manera que hay todo un movimiento detectado en las redes sociales que tienen ese propósito”, dijo el funcionario.

El estudio indicó que el 50% de los mensajes monitoreados incluían contenido explícito, invitando a la quema de Centros de Atención Inmediata o agresión a los miembros de la Policía Nacional, con el acrónimo ACAB, que se popularizó porque quedó grafiteado por los manifestantes en muchos de los lugares destruidos.

“Es un acrónimo que existe hace mucho tiempo y significa All Cops Are Bastards, todos los policías son bastardos y nosotros identificamos que se manejó en un grupo cerrado (facebook) al cual pertenecen 8 mil personas y que mandaron mensajes de odio específicamente para acabar con los CAI y agredir a los policías”, indicó la presidenta de la agencia LOOR. 

En el campo: Conexión de la luz para poder estudiar, el clamor de niños campesinos al presidente Duque

En las redes sociales se explica que ACAB no es una organización sino una consigna proveniente del Reino Unido, que manifiesta rechazo por la violencia policial y que de ninguna manera indica que las protestas, que completarán dos semanas sean “prefabricadas”.

“Si la propuesta fue fabricada u orgánica, no sé, yo creo que las autoridades son las que van a emitir ese tipo de conceptos, pero lo que sí se evidencia en el país es que hacía falta un florero de llorente para que las cosas estallaran de esta manera y las redes sociales fueron el semillero de ese caldo de cultivo”, concluye. 

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.