Cargando contenido

La mayoría de estrategias virales arrancan desde las primeras horas de la mañana.

Actividad en Redes Sociales
Activismo politico digital
Javier Jules

Armar una tendencia en redes sociales puede costar cinco millones de pesos. Las denominadas bodegas, que en realidad puede ser una sola persona con un programa y varios perfiles falsos, son capaces de viralizar mensajes en su mayoría relacionados con el acontecer político y social del país.

La primera apareció en Colombia durante la elecciones presidenciales de 2010. Samir Estefan, cofundador de Techcetera.co, revela que se les conoce como bodegas porque “al comienzo las primeras eran en realidad una bodega física en donde había un grupo de personas que de alguna manera trabajaban de manera coordinada para tratar de viralizar cierto contenido”.

Pero con la aparición de nuevas aplicaciones y de estrategias en redes sociales, explica Carlos Escobar, reconocido hacker político y experto en seguridad digital, una bodega “puede ser una persona que haya creado cien cuentas en Twitter y tenga una aplicación, generalmente paga, que le permite usarlas al tiempo. O pueden ser 10 o 15 personas con múltiples cuentas que en cuestión de minutos pueden generar tendencia”.

El secreto de los contenidos virales

Mauricio Jaramillo, periodista y director de impactotic.co, destaca que las bodegas hoy están presentes en muchos escenarios del marketing digital pues “todas las organizaciones tienen su pequeña bodega y es su equipo digital, de aliados digitales, de simpatizantes, de influenciadores que defienden una causa o una empresa”.

En contexto - Redes sociales, insultos y libertad de expresión: Corte explica alcance de su fallo

Convertir algo en tendencia en redes sociales en Colombia es relativamente fácil y eso según los expertos tiene una explicación “porque la gente sigue siendo demasiado crédula o ingenua y cree que todo lo que recibe por Internet es real”, agrega Estefan.

Construir una campaña viral se puede hacer siguiendo unas reglas que constituyen un manual a partir de la experiencia. Carlos Escobar dice que “generalmente se escogen las coyunturas del día para escoger un tema y volverlo tendencia; otro criterio es tener un buen material, que guste, también escoger frases sencillas, cortas y fáciles de usar”.

Aunque no es una norma, los temas se vuelven tendencia fácilmente cuando los primeros mensajes son publicados en las primeras horas de la mañana. Una de las constantes recientes destacan que las tendencias “nacen con ataques, más que para promover ideas o propuestas de un candidato, un político o un funcionario, son para atacar a otros y surgen los ‘hashtag’ en defensa”, señala Jaramillo.

Audio

[AUDIO] Expertos explican el significado de las 'bodegas' en redes sociales

0:27 5:25

Perdiendo credibilidad y poder mediático

Montar una tendencia en una coyuntura cuesta alrededor de 5 millones de pesos. Las más sofisticadas bodegas, con un equipo de estrategas, pueden costar hasta 30 millones y logran tendencias teniendo en cuenta un análisis de perfiles cuyas preferencias han sido marcadas y reconocidas.

Samir Estefan sostiene que es muy sencillo “tomar información de la gente para crear un perfil con el que se pueda decidir el mensaje específico para determinada persona, o un mensaje que va a llegar mejor para un tipo de personas utilizando un tono diferente”.

Le puede interesar"La gente no debería usar la aplicación de viejito", advierte experto

Pero los análisis han mostrado que cada vez más las tendencias son menos creíbles y los contenidos rechazados por los usuarios.

“Los colombianos, que no están en un extremo u otro, ven una tendencia de odio o ataque y es muy probable que simplemente la eludan o no entren en el juego”, puntualiza Mauricio Jaramillo.

Expertos coinciden en señalar que si se busca generar una tendencia como primer objetivo en redes sociales y no como una herramienta para una estrategia de comunicación, los mensajes terminarán por obligación siendo contenido basura y noticias falsas.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido