Cargando contenido

La historia de Dilan, Andrés y Álex es el relato de miles de personas que crecen sin recursos por la brecha entre campo y ciudad.

Niños piden al Presidente que les suministre servicio de energía para podre estudiar.
Niños realizaron video relatándole al Presidente las penurias de estudiar sin energía.
Cortesía Luis Alfonso Saldaña, padre de los menores.

Ante la cámara de un teléfono celular aparecen tres niños. El más grande de ellos comienza a hablarle al presidente de la República, Iván Duque, desde una vereda lejana de un municipio boyacense.

“Señor Presidente de Colombia, mi nombre es Dilan. El nombre de mis hermanos es Emanuel y Álex; vivimos en el municipio de Quipama (Boyacá), en la vereda Tocanal Alto”, se presentó.

Para llegar a esa casa que se ve atrás, construida de tablones, hay que viajar cuatro horas. Pero al menos ellos pueden llegar; la energía todavía no.

Le puede interesar: La doble tragedia de la familia wayúu y el COVID-19

Entra en materia diciéndole: “Le queremos contar algo. Estamos estudiando pero el problema es que no tenemos luz en mi casa. Sufrimos para hacer tarea, nos toca ir a donde los vecinos a cargar en celular (y) luego de llegar de allá nos coge la tarde para sacar las tareas”.

[VIDEO] La carta hablada de un niño al presidente

Cuando dice tarde es muy tarde o, más bien, muy temprano del otro día. Según él, “nos alumbramos con velas, duramos hasta la una o dos de la mañana; ya estamos cansados de la misma rutina, ya no nos provoca estudiar más”.

El 31% de los niños en los hogares campesinos en la ruralidad dispersa tiene rezago escolar y el 81% tiene bajo logro educativo.

Ese viaje de cuatro horas al pueblo lo han hecho los papás varias veces, según sigue contando Dilan, de nueve años, al lado de sus dos hermanos, de tres y cinco años.

Educación y pandemia: El gran reto de adaptar los colegios para el retorno a clases

“Mis papás se han ido a hablar con varias entidades del Gobierno y no nos ponen cuidado (…) nos ignoran, lo que dicen es que tenemos que mandar a instalar el punto de luz”, dijo el niño.

Luis Alfonso Saldaña, el papá de los niños, usa su celular para la tarea de sus hijos. Todos los días camina 50 minutos donde su vecino más cercano con servicio de energía, recarga la batería de celular, aprovecha la señal de Internet para cargar los trabajos escolares, vuelve a casa. 

Audio

[AUDIO] Niños campesinos le pide al presidente que les conecte la luz para poder estudiar

0:27 5:25

Los niños descargan el celular en la elaboración de sus actividades y al día siguiente, con el mismo proceso, envía las tareas a la profesora.

¿Recuerdan que Dilan hablaba del punto de energía que hacía falta conectar? Bueno, vale ocho millones de pesos, una cifra que la familia nunca ha visto junta. Por eso esta carta hablada es para el presidente Iván Duque.

Historias para oír, leer y ver: Un barrio completo está desconectado, en pleno centro de Bogotá

“Nosotros somos campesinos humildes, lo que trabaja mi papá es solo para la comidita, no tenemos suficientes recursos para pagar el punto de luz. Por eso le pido señor presidente que nos ayude con ese problema ya que nuestro país depende de nosotros los niños, por un gran futuro”, sentenció.

Según la más reciente Encuesta Nacional de Calidad de Vida, más del 95% de los hogares campesinos tienen acceso a energía eléctrica; sin embargo, en las zonas rurales más alejadas y dispersas esta cifra disminuye varios puntos. 

En contraste: Colombianos están más ciberconectados que nunca con las videoconferencias 

Finalmente el niño entrega el número telefónico de su papá Luis Alfonso, 322 8993388, con la esperanza de que el presidente de la República pueda contactarlo.

Uno de esos hogares es el de Dilan y sus dos hermanos, tres pequeños campesinos que le enviaron una carta hablada al presidente Iván Duque, porque ya no quieren estudiar más con luz de vela.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido