Cargando contenido

A través de sueños y danzas consultan a ancestros, para alejar los "malos espíritus".

La abuela comparte el sueño con los miembros de su comunidad
Aldair Rodríguez Suárez

Para los indígenas wayúu, que habitan gran parte del departamento de La Guajira, los sueños representan un universo con facultades de profecía cuando la naturaleza le quiere transmitir algún mensaje al hombre.

En su cosmovisión de la vida, los sueños son un mundo que está más allá de la vida y de la muerte que guarda una estrecha relación con sus pensamientos y su forma de actuar en la sociedad.

“Dan una predicción de las cosas que se avecinan, de los designios de la naturaleza. Por medios de los sueños cuando nosotros dormimos, es que nos encontramos con nuestros ancestros que nos transmiten esos mensajes”, explicó Lisandro Epiayú, licenciado e investigador wayúu.

En este grupo indígena esparcido en la zona desértica de la península de La Guajira, no todos sueñan. Esa responsabilidad recae sobre los outsu, soñadores espirituales que son los intermediarios entre el mundo físico y espiritual y que tienen la misión de interpretar los mensajes y compartirlos a la comunidad.

En contextoColombia aumentó a 608 casos de contagio por coronavirus

“Es una autoridad espiritual que se incorpora al ser wayúu con el fin de comunicar, sanar y cuidar”, agrega Lisandro.

La abuela comparte el sueño con los miembros de su comunidad
Aldair Rodríguez Suárez

Una de esas soñadoras es Grecia Deluque, una abuela indígena de 89 años, cuyo don fue heredado por su padre. Al llegar a su comunidad El Horno, ubicada a solo diez minutos de Riohacha, la encontramos sobre su chinchorro el lugar donde, según dice, recibe los mensajes.

Al escucharnos, porque los años le han quitado la vista, se dispuso a contarnos en su lengua -el wayúunaiki- su más reciente sueño.

Los espíritus nos previenen y lo que decían era que ya venía una enfermedad que estaba vistiendo de muerte a la humanidad”, dijo la sabedora.

De interésOnic advierte que otros 174 indígenas están en riesgo de contraer coronavirus

De acuerdo con la interpretación, la enfermedad que la abuela vio en sus sueños es el coronavirus, la pandemia que ya deja más de 27 mil muertos en el mundo y más de 600 contagiados en Colombia, que si bien aún no se conocen casos en La Guajira representa una amenaza para la población wayúu.

Eso sería catastrófico para nosotros. De por sí nos estamos muriendo de hambre; imagínate con la pandemia, si nuestras defensas están bajas, no tenemos servicios de salud y no contamos con agua a escasos 5 kilómetros de Riohacha”, manifestó Leonor Viloria, miembro de la comunidad.

Para 'salvarse' de los malos espíritus, la sabedora indígena pide a los wayúu de la región que se junten, bailen la Yonna (danza tradicional de la etnia) cuando el sol se oculte y se bañen por dos semanas con Alouka (malambo), Maluuwa (palo santo) y samuttapai (ana muu), plantas medicinales de su cultura.

Es importante que el que se considere wayúu haga esto, para que podamos espantar el espíritu de la muerte y este se devuelva al lugar donde pertenece, sino estaremos desprotegidos y algo malo podría pasar”, agrega la abuela wayúu.

Grecia Deluque, outsu Wayuu
Aldair Rodríguez Suárez

Leonor y Lisandro, quienes son los encargados de transmitir el mensaje a toda la población, manifiestan que “la abuela no sabe nada de China ni de la cosmovisión de otros pueblos y precisamente una de las teorías es que el origen del Covid-19 es que primero estaba en los animales y eso es lo que nos dice ella que vio en sus sueños: un espíritu que ya antes había estado por nuestra tierras y que mató a cientos de animales y que ahora vienen a afectar a los humanos”.

Tal como lo indica el sueño, a las 5 de la tarde, todos los miembros de la comunidad El Horno se reúnen en el sitio sagrado que representa la madre tierra. Cuando el sol se oculta por completo, inicia el ritual. Nadie no indígena puede estar en el lugar; a lo lejos solo se escucha el sonido de la Kasha, instrumento tradicional que marca el inicio de la ceremonia.

“Este es el ritmo de la Yonna que no es un baile social, es un portal hacia el otro mundo, este solo se realiza en momentos especiales por mandato de los sueños para prevenir, para sanar y para evitar un mal mayor”, agregó Leonor Viloria.

Más enIndígena de zona de frontera con Venezuela tiene coronavirus

Para todos los miembros de la comunidad, la revelación de la outsu es una invitación a conectarse con “los Aseyuu, que están en lo cósmico”, que según su cosmogonía son los guardianes espirituales que habitan un territorio inalcanzable “y que por mucho tiempo han estado alejados y es el tiempo de volver a reconectarse”.

El mismo ritual ya se ha realizado en varias comunidades y a media que el mensaje se va extendiendo, son más los wayúu que comprendiendo la magnitud de un sueño para su cultura, se suman a la práctica con el único fin de evitar que el coronavirus llegue a sus tierras.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido