Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Él es Gueber Ariza el actor que sueña con que su programa llegue a las cárceles del país y que con el se resocialicen más internos
Él es Gueber Ariza, el actor que sueña con que su programa llegue a las cárceles del país y que con el se resocialicen más internos.
Foto: Gueber Ariza

Un hombre que fue condenado a veinte años de cárcel aprendió a soñar tras las rejas y, ahora, no sólo actúa en el cine nacional y en el exterior, sino que tiene un proyecto que sueña con expandirlo a todos los privados de la libertad de Colombia. 

En RCN Radio conocimos la historia de Gueber Raúl Ariza, de 60 años, actor y doble de riesgo. Ha participado en 42 producciones y 10 películas de Hollywood, todo esto después de salir de la cárcel. 

Ha actuado con Will Smith, Ben Affleck y Penélope Cruz, entre muchas grandes estrellas del cine internacional; su sueño de ser actor se cumplió. 

Puede leer: Migrantes en Colombia y la lucha contra el "sexo por supervivencia"

"Tengo 42 producciones, tengo diez películas de Hollywood, entre a la acrobacia cinematográfica a los 46 años, porque yo comencé como doble de riesgo (...), con Rosario Tijeras me gradué, en el penúltimo capítulo yo soy quien mata a las personas que están ahí; yo tengo un protagónico en Univisión que tiene tres millones de visitas en Estados Unidos", cuenta.

Gueber recuerda que durante doce años estuvo privado de la libertad por varios delitos, entre ellos el secuestro extorsivo; sin embargo, un pacto con Dios hizo que renaciera. 

"A los 27 años me enamoré de la plata y trabajé en la Costa Atlántica para el narcotráfico, llegué a ser cobrador de la mafia, llegué a cometer muchos delitos (...). 

Gueber Ariza, el hombre que transformó su vida en la cárcel y ahora es un gran actor de cine
Gueber Ariza, el hombre que transformó su vida en la cárcel y ahora es un gran actor de cine
Foto: Arhivo particular de Gueber Ariza

De interés: Delitos sexuales: Nación enfrenta demandas contra militares por $180 mil millones

Señaló que una conversación con Dios fue determinante para que cambiara para siempre su manera de pensar, de actuar y de vivir. 

"Alguien me habló de Dios. Yo no le hice caso en ese momento pero cuando me detienen y me van a matar en la Policía, le pido a quien ella me dijo que podía hablarle con el corazón abierto y que sí lo hacía me iba a escuchar; yo no tenía nada que perder porque ya me iba morir. Le dije que si Él me regresaba, así fuera a una cárcel, yo me pasaba para otro lado y eso es lo que he hecho durante 32 años (...)", aseguró emocionado.

Tras las rejas, este hombre de 1,85 centímetros de estatura, brazos y piernas musculosas y fuertes, se formó en la fe católica y construyó su sueño de ser actor.

También lea: Muere a los 52 años el hermano de Diego Armando Maradona

"Me decían en la cárcel que por qué no veía televisión, que yo era loco y yo les respondía que no veía televisión porque yo iba a estar ahí dentro y ellos se reían; un día vi a un 'tipo' (sic) haciendo el papel de malo y yo ese día dije que, cuando saliera iba a hacer ese papel porque yo fui así". 

Cambió la violencia por la vida, se alejó de todo lo que lo destruía y se resocializó y al salir de la cárcel con su esposa y tres hijas se convirtió en actor.

"Yo estuve un mes con Will Smith, eso no me lo va a quitar nadie; yo duré un mes en el hotel Caribe pago todo, eran 72 actores y solamente llevaron a dos".

Le puede interesar: Silvestre Dangond tiene coronavirus y cancela su presentación en la Feria de Cali

Precisó, además, que también ha actuado con la afamada actriz Penélope Cruz y Ben Affleck, entre otros, ha participado en todas las películas de acción que se han filmado en Colombia. 

Ahora su sueño consiste en que el Gobierno lo apoye para implementar su programa denominado 'Hacia los 100 años' con el que quiere llegar a los privados de la libertad. 

"Yo puedo morir tranquilo en este momento pero tengo un sueño grande, quiero que mi método llegue a las cárceles y que el Ministerio de Educación tenga en cuenta cinco conceptos básicos de la filosofía oriental y que se les diga a los niños que para poder llegar sanos a los 70 años, deben ser flexibles, fuertes, equilibrados, resistentes y veloces", explicó.

En una celda diminuta, húmeda, lúgubre, vacía y deprimente, en la que muchos se sienten en las puertas del infierno, él encontró la ruta para cumplir sus sueños y  cambiar para siempre.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.