Las peligrosas carreras para cobrar a las aseguradoras los servicios, también han causado accidentes de ambulancias con otros vehículos.

Guerra de ambulancias
En medio del tráfico, las ambulancias “se matan por llevar a un paciente a una clínica con la que tienen convenio”.
Foto: Colprensa

Las peligrosas “carreras de la muerte” entre ambulancias que buscan llegar primero, como sea, a los lugares de los accidentes y poder cobrar a las aseguradoras los servicios, se siguen presentando en distintas regiones del país.

El senador Jorge Iván Ospina denunció en RCN Radio la existencia de “carreras de la muerte” o negocio mercantilista entre ambulancias que buscan llegar primero a atender accidentes para luego cobrar los servicios al SOAT.

Ospina además asegura que en los casos de “carreras de la muerte” entre ambulancias también se han presentado accidentes con otros vehículos, en medio del caos, las ambulancias “se matan por llevar a un paciente a una clínica con la que tienen convenio”.

Por su parte, la Superintendencia de Salud le reveló a RCN Radio que las “irregularidades en las reclamaciones realizadas en servicios como el transporte y movilización de los lesionados en accidente de tránsito” hacen parte de una serie de “millonarios fraudes al SOAT por los cuales la Supersalud sancionó en primera instancia a 15 IPS en noviembre de 2016. En total las sanciones impuestas ascienden a $4.412 millones”.

La Superintendencia precisa que “de estas instituciones sancionadas seis operaban en el departamento del Atlántico, cinco en el Valle del Cauca, dos en Antioquia, una en Magdalena y  una en el Tolima. Además de las sanciones adelantadas por la entidad, la Supersalud surtió traslado de estas denuncias a la Fiscalía General de la Nación”.

Además, RCN Radio conoció que el pasado 20 de diciembre de 2017 la Superintendencia de Salud envió una circular a las secretarías de salud de todos los departamentos y a las aseguradoras que operan recursos del SOAT exigiendo un reporte de cada caso atendido en un plazo de menos de 24 horas.

Así mismo, exige a las aseguradoras balances trimestrales de los casos atendidos y el reporte de todas las prestadoras de servicios que omitan información sobre los casos atendidos.

En Bogotá, las autoridades distritales reportaron a RCN Radio que el fenómeno de la guerra de las ambulancias no existe dentro del servicio de urgencias de la ciudad. 

El secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales, explicó que la atención de las emergencias es coordinada directamente desde el Centro Regulador de Urgencias, incluyendo a las ambulancias que deben presentarse en cada caso.

¿En Cartagena se hacen los de la vista gorda con este tema?

Entretanto, en Cartagena la "guerra de las ambulancias” es reconocida por pacientes y veedores, como una problemática que no ha podido ser resuelta por las autoridades. "En Cartagena se hacen los de la vista gorda con este tema”, según denuncian veedurías consultadas por RCN Radio.

Leo, un ciudadano a quien por petición no revelamos su identidad, relató a RCN Radio la situación que hace aproximadamente un año se le presentó por cuenta de la denominada "Guerra de las Ambulacias".

Cuando este cartagenero se movilizaba con su vehículo particular a la altura del barrio El Cabrero, en la zona norte de la ciudad, atropelló a una persona que iba a bordo de una motocicleta. 

Él asumió, al reconocer la responsabilidad del hecho, los costos médicos por la persona que resultó herida. Sin embargo, lo que más le sorprendió del hecho fue el proceder de la ambulancia que atendió el accidente.

Si bien el vehículo llegó oportunamente, este no remitió al paciente a la Clínica de Torices, que estaba a menos de 5 minutos del lugar del accidente. Sino que optó trasladar al herido hasta la Clínica Barú, que está a más 35 minutos del centro asistencial más cercano donde podría ser atendida la persona.

"Cuando se me presentó el accidente, pedimos asistencia de la ambulancia que estuviese más cerca de una clínica y la clínica más cerca es la que estaba en el barrio Torices, aproximadamente a 5 cuadras, pero la ambulancia lo que hizo es dar vueltas para llegar a la Clínica Barú, donde gastaron todos los recursos económicos del SOAT y del Fosyga", expresó.

José Florez, secretario de la Red de Veeduría de la Superintendencia Nacional de Salud en Cartagena, sostuvo que esta situación se ha convertido en un negocio "redondo" para algunas IPS en La Heroica para captar los recursos del SOAT.

Advirtió que esta práctica "mercantilista" de la salud ha sido denunciada, pero las autoridades en Cartagena se han hecho de la "vista gorda".

"Esta situación de las guerras de las ambulancias es notoria. Se ha convertido en algo mercantilista de las IPS con los conductores de las ambulancias y los paramédicos. Ellos reciben comisiones cada vez que atienden un accidente y los remiten a la Clínica Barú donde son remunerados por parte de la administración de esta IPS. No es solamente la Clínica Barú, situación como estas suceden en otras IPS de la ciudad", dijo.

Y agregó: "¿Qué pasa con esto?, que una vez el paciente es atendido en la IPS a donde la ambulancia lo remitió, hasta que no se consumen el último peso del SOAT no lo sueltan".

Frente a esta situación RCN Radio consultó al Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), autoridad de salud de la ciudad. Sin embargo, hasta el momento, no ha sido posible obtener una respuesta frente al tema.

En Cali, la guerra del centavo de las ambulancias ha disminuido

En Cali, las autoridades reportan que en el último año ha disminuido la guerra del centavo de las ambulancias, desde que el gobierno municipal reguló el servicio de las mismas, pero taxistas denunciaron que el fenómeno sigue vigente.

A punto de cumplirse un año de la entrada en vigencia del Sistema Integrado de Comunicación (Sico) de la Línea de Emergencias 123, con el que se reguló la prestación del servicio de las ambulancias en Cali, la Secretaría de Salud Municipal entregó un balance alentador sobre lo que se conoce en la ciudad como la guerra de las ambulancias para conseguir un paciente.

De acuerdo al titular de esta dependencia Alexander Durán, aunque no se tiene una cifra exacta en cuanto a mermado esta problemática, el balance que hacen se basa en que las quejas ya no son tan frecuentes y ahora tienen en un 95% el control de estos vehículos cuando salen a las calles.

"El sistema ha mejorado porque desde que entró a funcionar el servicio con el 123 hemos despachado 14 mil servicios de los cuales 4 mil han sido para atención en vía pública y no solo de accidentes de tránsito, sino también de personas desmayadas, que convulsionan en fin, se puede decir que ambulancias piratas en Cali ya no funcionan, el control que hemos colocado ha servido para que esas ambulancias tengan más precaución y pienses dos veces lo que van hacer ya que tenemos todos sus datos, además para  que tengan todo sus papeles en regla", explicó.

El funcionario agregó que espera que con la puesta en servicio este año del nuevo Centro Regulador De Emergencias Municipal, las 47 ambulancias que hacen faltan por vincularse al sistema de comunicaciones lo hagan, para así trabajar de lleno con todo el gremio y evitar que en las calles se continúen registrando irregularidades e incidentes con los tripulantes de algunos de estos vehículos.

 "En Cali hay 257 ambulancias y esperamos que con esta resolución todas queden acogidas por que así es mas fácil controlar cuando suceda algún incidente cual iba en verdad peleando y no con el fin de prestar un servicio", añadió el secretario de Movilidad.

Pese al balance positivo entregado por la Secretaria de Salud frente a este tema, otra es la percepción de algunos caleños.

"Uno ve en la calle 2 y hasta 3 ambulancias que pasan a muy alta velocidad para llegar donde hay un accidente poniendo en peligro la vida de los demás conductores y de los peatones, el Gobierno había dicho que iban a regular eso pero yo veo que el problema sigue igual, eso es como un negocio, anda mas hace como 10 días una ambulancia se volcó en la 39 cuando iba peleando con otra", expresó un taxista.

Finalmente hizo un llamado a la comunidad para que hagan buen uso de las líneas de emergencia, ya que se siguen registrando en gran cantidad llamadas inoficiosas sobre servicios falsos.

Y en Risaralda, los gobiernos municipales de Pereira y Dosquebradas decidieron unificar criterios para acabar con la guerra del centavo de las ambulancias en el área metropolitana.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido