Cargando contenido

Esta comunidad pide la inmediata intervención por parte de las autoridades.

Consumo drogas
RCN Radio

Recolectores de café en el departamento del Quindío se mostraron preocupadas por la presencia de redes de microtráfico en las fincas de esta parte del Eje Cafetero, las cuales denunciaron que en algunos casos son lideradas por los mayordomos y jefes de las mismas.

Aseguran que el consumo de estupefacientes entre los recolectores de café es una situación que no sólo va en aumento, sino que se ha prestado para abusos por parte de algunos patrones en las fincas de la región.

Lea aquí: Por falta de recolectores inventan máquina para recoger café en el país

Roberto Suescún, líder caficultor del municipio de Córdoba (Quindío), es uno de los que ha denunciado esta realidad en distintos escenarios frente a la cual asegira que "ni la Federación, ni nadie ha hecho nada para recuperar esta situación (...) es muy preocupante porque llegan trabajadores que están sumidos realmente en las drogas”.

A Carlos, andariego de 56 años de edad, lo encontramos en los alrededores de la alcaldía de Armenia con su moral al hombro y un moño de marihuana en la mano izquierda. Dice sentirse orgulloso porque al menos ya dejó el bazuco.

"La droga no me dejaba ni comprar calzoncillos, ahora que lo dejé puedo comprar hasta cinco metros de plásticos, porque si a uno lo coge el agua en la carretera, uno de andariego se moja”aseguró Carlos.

Le puede interesar: Cosecha cafetera de 2019, en riesgo por efecto de las lluvias

Camilo viene de Antioquia, tiene 22 años y por su juventud es de los más hábiles para coger los granos rojos del palo de café. Este jóven afirmó que está aterrado de las redes de microtráfico que tienen estructuradas algunos administradores de fincas.

Indicó que en muchos casos sólo contratan recolectores drogadictos y a los que no consumen los obligan. 

"Por aquí usted ve personas sobretodo adictas al bazuco; he llegado a fincas donde si yo no consumo esa vuelta me sacan. Chinchiná es una parte donde solo reciben adictos a eso”, indicó este recolector.

Otras noticias: Fuertes lluvias tienen en 'jaque' a los cafeteros de Risaralda

Y es que según las cuentas que hace este joven, en una semana se pueden hacer entre 120 y 150 mil pesos libres, pero al final este dinero se debe pagar al mayordomo que es quien al parecer provee estas sustancias.

"Son 120 mil pesos y entonces ya por la mañana el mismo patrón le esta diciendo vea mijo para que se active todo el día, al desayuno le ofrece una y luego al almuerzo, cuando ya sabe que se ha recolectado buen café le ofrece más y ahí está comprometido todo el pago”, indicó.

El comandante de la Policía del Quindío, coronel Luis Hernando Benavides Guancha, dijo que se están realizando labores de investigación con los dueños de los predios, ya que en muchas fincas ni si quiera piden el nombre de los recolectores.

Desde el Comité de Cafeteros del Quindío, el director ejecutivo José Martín Vásquez dijo que son conscientes de esta situación y que "estamos creando ideas de cómo enfrentar esas situaciones".

Lea también: Investigan hechos de corrupción en el Sena de Caldas

Esa es parte de la realidad que actualmente se vive en parte del Eje Cafetero, donde mientras la Federación y las dignidades discuten por el precio de carga y las importaciones, en los cuarteles y tajos de los cafetales se libra otra batalla con el bazuco, la marihuana y la heroína.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido