Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Registraduría hace frente a la inscripción irregular de registros civiles de nacimiento de extranjeros y migrantes
Registraduría hace frente a la inscripción irregular de registros civiles de nacimiento de extranjeros y migrantes
RCN Radio

En Colombia darle una identidad nueva a alguien puede costar entre 200.000 y 54 millones de pesos, dependiendo del uso que quiera dársele, desde la simple “legalización” de un ciudadano que quiere trabajar en el país, hasta la nacionalización colombiana de terroristas de Al Qaeda que quieren llegar a Estados Unidos.

Las mafias son capaces de vulnerar el proceso para la consecución de registros civiles, operando en registradurías y notarías. Posteriormente a los beneficiarios se les expide una cédula de ciudadanía de apariencia legítima y que se incluye en todos los registros del país, pero cuyos antecedentes son ilegales, lo que hace muy difícil rastrear estas redes..

Sin embargo, el trabajo de varias entidades ponen en evidencia que el “blanqueo” de la identificación se ha usado para cambiar la identidad de jefes de estructuras delincuenciales, dar por muertos a actores de atentados, traficar niños e incluso ayudar a células terroristas a llegar a Estados Unidos.

Audio

(AUDIO) Escuche las revelaciones sobre las mafias de las identidades

0:27 5:25

Grupos al margen de la ley 

Pudimos establecer que el responsable del atentado contra la escuela de Policía General Santander hizo uso de esta red de tráfico de identidades.

José Aldemar Rojas Rodríguez, alias ‘el mocho’ o alias ‘kiko’  tenía residencia en Cubará, Boyacá, zona con fuerte presencia del ELN.

Se pudo evidenciar que antes de morir en el atentado había muerto ficticiamente a través del Registro de Defunción 05843007 de la Registraduría de Cubará, adquiriendo así una nueva identidad.

Luis Argenis Sánchez Villamizar, alias ‘guillermo’ señalado de hacer parte del ELN estuvo tras la inscripción irregular 25 registros civiles de nacimiento de personas pertenecientes a grupos al margen de la ley, para “limpiar” sus identidades.

El abatido Luis Alfredo Pai Jiménez, conocido como ‘guacho’ también había sido beneficiario del cambio de identidad, para evadir la justicia y continuar al comando del llamado Frente Oliver Sinisterra.

Fue capturada Luz Estella de Arco, ex registradora de Necoclí por miembros del CTI, acusada de haber otorgado nuevas identidades a algunos de los máximos cabecillas del clan del golfo.

En Galapa el ciudadano extranjero identificado como Bernardino Meleán Frontado fue dado de baja a finales del año pasado en Sabana de Torres, Santander.

Su verdadera identidad había sido variada a la nacionalidad colombiana con el nombre ficticio de Gabriel de Jesús Rodríguez.

Meleán era buscado en el estado de Zulia por más de 20 años de actividad criminal.

Las indagaciones de las autoridades dieron cuenta de que delinquía en 8 municipios colombianos. Se dedicaba al sicariato y la extorsión.

Narcotraficantes y contrabandistas

En la Registraduría de Puerto Rondón, Arauca se registra documentación de Ivan Segey Kupershlak, con nacionalidad israelí. Logró identificarse como colombiano y se le señala de enviar estupefacientes a Europa y Centro América.

En la misma auditoría se encontraron en Puerto Rondón numerosos registros civiles y cédulas de ciudadanía sospechosos.

Un trabajo conjunto entre las autoridades colombianas y ecuatorianas encontraron la expedición de 279 Registros Civiles de Ecuatorianos, acreditándolos como ciudadanos colombianos, que tenían como propósito realizar actos relacionados con contrabando y narcotráfico.

Células terroristas

Se conoce de un requerimiento de la Embajada de Estados Unidos en Colombia para establecer la identidad de tres ciudadanos provenientes del medio oriente.

Trascendió que posteriormente estas tres personas fueron relacionadas con células de Al Qaeda en Estados Unidos, con identidad colombiana. 

Covid-19: La OMS desaconseja usar la hidroxicloroquina para prevenir la covid-19

Un caso similar ocurrió en la Registraduría de Viterbo, Caldas, donde cuatro ciudadanos provenientes de medio oriente  lograron obtener identidad fraudulenta.

Estas personas con aparentes vínculos extremistas constaban en documentos con nombres habituales de esa zona del mundo, junto con apellidos como Urrea, Ríos y Túquerres.

Un ciudadano con nombre de pila extranjero, pero apellido Rojas se presenta en la oficina de pasaportes de Risaralda. Allí sospecharon de la identidad de este hombre que aparentaba ser mudo.

Migración Colombia Logró aprehenderlo, cuando se confirmó que su verdadera nacionalidad era Iraquí, pero notaron además que el sujeto tenía sus manos quemadas.

Lo más llamativo del caso es que tras varios días, este hombre, que había fingido no poder hablar, reconoció que sus quemaduras fueron el resultado de la manipulación de explosivos en su país. Fue expulsado de Colombia.

En deportes: Deportivo Pereira, después de diez fechas, conoció la victoria en el fútbol colombiano

Se reportaron en la auditoría hecha al departamento del Magdalena un total de 79 inscripciones de ciudadanos provenientes del medio oriente, sin los requisitos que establece la Constitución para hacerse ciudadanos colombianos.

Propósitos electorales

Se descubrió la celebración de Registros Civiles de Matrimonio, en Malambo, Atlántico, a través de suplantación, de 2.291 matrimonios ficticios, al parecer con el fin de obtener residencia en el país y poder participar en procesos electorales.

Casos con propósitos desconocidos

Migración Colombia reportó que en el Sistema de Información de Registro había información de inscripciones a registros civiles en Viterbo, Caldas, que no existían realmente.

Entre esas inscripciones estaba la del ciudadano libanés Moulay Younes Hamdaqui El Adrissi Alaqoui, quien obtuvo identificación colombiana por un registro civil de Nacimiento con un numero de serial que tampoco existió nunca.

En Bogotá Se realizaron 2 inscripciones de Registros Civiles a ciudadanos chinos. Sus nombres: Kuang Patarroyo Hanhao y Lui Ample Yongzhi, con registros civiles extranjeros de la república china.

El trabajo conjunto entre Colombia y China logró determinar que los Registros Civiles Extranjeros eran falsificados. Trascendió que su propósito era hacerse a una visa estadounidense.

Trata de personas

Llamado por las autoridades El Caso Piel Roja. Un fiscal de Cali pidió que se anularan 313 Registros Civiles de Nacimiento que incumplian con la norma vigente.

La Fiscalía está intentando desarticular una red trasnacional dedicada al tráfico de migrantes y trata de personas, que incluso sacaban a niños del país con identidades fraudulentas.

Economía: Empresarios están dispuestos a hacer gran inversión en compra de vacunas anticovid

Por los hechos ya se han capturado servidores de registradurías y de notarías.

Han tipificado otros de esta red delincuencial, como estafas y suplantaciones, muertes ficticias para el cobro de seguros.

Van más de 300 investigaciones internas

Carlos Monsalve, Director de Identificación de la Registraduría Nacional del Estado Civil, advirtió ante los hechos que “la política del Registrador Alexander Vega es la no tolerancia a las mafias”.

“Hoy tenemos 307 investigaciones, 27 sanciones y 15 servidores suspendidos. Estamos trabajando también con la Superintendencia de Notariado. Hemos identificado algunas notarías a nivel nacional”, dijo el funcionario.

Agregó que se trabaja conjuntamente con numerosas instituciones para acabar con las redes de las falsas identidades. 

También entregó detalles de la operación ilegal, resaltando que el objetivo principal es lograr expedir registros civiles de nacimiento.

“El registro civil es el documento que abre las puertas a todos los colombianos” y explicó que por medio de éste “se le entrega al ciudadano el NUIP (número único de identificación)”, que posteriormente le permitirá expedir una cédula.

“Tenemos ciudadanos provenientes de diversos países. Según el trabajo conjunto hay tramitadores que se encargan de seducir a sus víctimas por un costo que va entre 200.000 pesos y 15.000 dólares”, puntualizó.

Aseguró que se viene realizando un saneamiento de registradurías locales donde “los servidores se han dejado contaminar de organizaciones transnacionales, infringiendo todas la normas”.

Historias de Cundinamarca: Los habitantes de Suesca frente a su laguna marchita

Agregó que “En ocasiones son negocios propios de los funcionarios, pero en ocasiones trabajan conjuntamente con redes de tramitadores y con otras organizaciones”.

Manifestó su preocupación por las células terroristas que usan a Colombia como puente, ya que "estos ciudadanos lleven a cabo atentados en otros países y en cierta forma, cuando sean capturados van a encontrarlos con una identidad colombiana".

El problema no solo está relacionado con la imagen del país sino con repercusiones directas a los nacionales "ya que el tema de exigirnos nuevamente las visas en Europa está en riesgo”, ejemplificó Monsalve. 

Según cruces de datos con información de inteligencia, las células terroristas se están fortaleciendo en el territorio nacional.

Las víctimas venezolanas

Actualmente se están revisando 67.000 registros civiles de nacimiento de nacionalidades distintas a la venezolana, ya que debido a la alta migración desde el país vecino, las redes mafiosas también les ofrecen a ellos sus servicios. 

En el centro del país: Así enfrentan el trancón los habitantes de la Sabana de Occidente

De hecho, en este momento se verifican unos 635.000 registros civiles de nacimiento otorgados a personas nacidas en Venezuela con padres colombianos, expedidos desde el 2015.

Los contactan en la calle

Llamaremos John a este ciudadano venezolano, porque así lo solicitó por asuntos de seguridad.

La verdad si he tenido contacto”, dijo John al advertir que se cruzó por accidente en la calle con una persona quien, según él, le ofreció “convertirme en colombiano”.

“Una vez me dijeron a mí que uno pagando plata puede sacar lo que sea aquí”, dijo.

Agregó que “para sacar mi cédula me dijeron así: que pagara 3 millones de pesos y ellos me movilizaban todo, me decían que soy de Bogotá, así como se dice, un civil nuevo”.

John no accedió a las peticiones pero entre los migrantes se escucha de tanto en tanto que existe un grupo capaz de darles la nacionalidad colombiana.

Uno de sus modos de operación está en los apellidos: El proceso de nacionalización inicia al vincular a los extranjeros como hijos de ciudadanos colombianos con quienes comparten el mismo apellido.

Otro ciudadano venezolano nos confirmó que “una sola vez escuché sobre eso a un amigo que ahora está en Chile, pero sí lo escuché, que le habían dicho que le podían hacer el ‘cruce’ de sacarle la cédula, como si fuera el papá de él o familiar de él. Pero no sé si lo haría o si no lo haría”. 

La madeja para desenmascarar el entramado comenzó a desenredarse a partir de pequeños detalles que llamaron la atención de la Registraduría Nacional del Estado Civil, como el ocurrido en la Registraduría de Soledad, Atlántico.

Allí se encontraron más de 10 inscripciones a Registros Civiles de Nacimiento en las cuales las edades de los hijos eran muy altas para sus supuestos padres.

Su propósito, sin embargo, va más allá que la de una regularización ilegal. Se ha detectado la acción de estas redes con políticos locales que exigen a los nuevos ciudadanos apoyar candidatos específicos en elecciones.

En el trabajo de desenmascarar estas redes están entidades como Registraduría, Fiscalía, Migración, organismos de Inteligencia, Policía y Ejército, entre otras.

Registradurías y Registradores en la mira

La Registraduría General ha realizado 40 auditorías con el fin de sanear a la institución de los actos corruptos que ha descubierto. Estos son algunos de los casos más relevantes.

El Registrador de Ciénaga (Magdalena), Eduardo Noguera Dangond, estaría relacionado con la emisión fraudulenta de más de 500 registros civiles. 

En Norte de Santander suspendieron al registrador municipal de Santiago, José Enrique Leal Gélvez, quien estaría expidiendo cédulas de ciudadanía y registros civiles colombianos de manera irregular a extranjeros.

Paralelamente se investiga al exregistrador de San Cayetano, Ramón Saíz Reyes, por una sospechosa pérdida de adhesivos utilizados en la expedición de copias de registros civiles.

En noviembre fue capturado el ex registrador de San Juan del Cesar, Guajira, Luis Jiménez Gamarra, por estar, al parecer, relacionado con tráfico de migrantes y falsificación de documento público.

En Facatativá se sigue el juicio contra Luis Ernesto Cortés Gamboa, trabajador de la registraduría en este municipio, también por presunto tráfico de migrantes. 

Otras cinco personas fueron capturadas es esos hechos, entre ellas un ciudadano cubano que está buscando un principio de oportunidad para colaborar con la justicia.

Más historias: Juan Pablo Culasso, el hombre del oído absoluto y de los sonidos invisibles.

Un caso importante fue el ocurrido en la Registraduría de Ciénaga, porque la Registraduría Nacional ordenó una auditoría a su subordinada en este municipio del Magdalena, con fuertes indicios de que allí se concentraba buena parte del accionar delictivo de la red de identificación.

A su regreso, la comisión de la Registraduría Nacional ordenó el escaneo de todos los documentos de antecedentes de los registros civiles sospechosos, para realizar el arqueo completo.

Poco después de dada esta orden, a mediados de marzo de 2017 en Registraduría de Ciénaga hubo un incendio donde se quemaron 16.000 registros civiles con sus respectivos antecedentes, en circunstancias que no se han esclarecido.

La Registraduría Nacional ha encontrado irregularidades con los registros en 70 municipios del país y ha logrado anular 1621 de ellos.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.