Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

María Edilma Aguilar perdió su trabajo debido a la pandemia.
María Edilma Aguilar limpia ollas mientras trabaja como empleada doméstica, en Bogotá. Edilma perdió su trabajo en un salón de belleza en marzo de 2020, debido a la pandemia de COVID-19, y tuvo que trabajar como empleada doméstica.
AFP

Recientemente el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) reveló que ya son veintiuna millones de personas las que viven en situación de pobreza en el país, siendo las mujeres las más afectadas.

Según las cifras de la entidad gubernamental, las mujeres representan un 46,7% de quienes viven en situación de pobreza frente al 40,1% en hombres, lo que significa una brecha de 6,6 puntos porcentuales.

Lea más: Ya son más de 52.000 las mujeres que se han abierto paso en el campo de la construcción en Colombia

Pero, ¿a qué obedece esta situación? Según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, “las actividades económicas en las cuales participan más las mujeres fueron altamente afectadas por cuenta de la pandemia, como el caso de servicio doméstico, restaurantes, comercio, bares, servicios de salud y educación".

Para Oviedo, la suspensión de las clases presenciales obligó a muchas mujeres que estaban trabajando a dejar sus empleos perdiendo sus ingresos, lo que recrudeció la pobreza en los hogares donde la jefe es una mujer.

Audio

[AUDIO] El aumento de la pobreza, un flagelo que golpea más a las mujeres

0:27 5:25

Aunque muchos expertos aseguran que antes de la pandemia la brecha de género era notoria, lo cierto es que mujeres como Lucía Martínez y Yurley Rativa aseguran que con la llegada del covid-19 su economía decayó 100%. 

Yo llevaba diez años trabajando en una cafetería. En marzo de 2020, cuando llegó la pandemia, la cerraron y desde ahí hasta la fecha nunca he vuelto a conseguir empleo, vivo con mis padres y la única que mantiene la casa es mi hermana”,  relató Yurley a RCN Radio

Más enNuevamente a la virtualidad: ¿Qué dicen expertos y profesores?

Además, que pese a que ya completó un año sin ingresos no es beneficiaria de los programas del Gobierno y la única ayuda que ha recibido son dos mercados por parte de conocidos.

Al principio viví de mis ahorros pero ya se agotaron, conseguir empleo no está nada fácil me ha tocado acudir a vender bolsas de basura para medio conseguir ingresos”, sostuvo.

Mujeres con tapabocas caminan por calles de Bogotá.
Dos mujeres con tapabocas caminan por calles de Bogotá.
AFP

A su vez Lucía Martínez, quien trabaja con el Plan de Alimentación Escolar (PAE), asegura que desde que las clases están virtuales sus ingresos se redujeron significativamente.

Antes ganaba el mínimo, pero como ahora todo lo entregan para llevar a casa vamos solo una semana al mes para hacer las entregas y ahora no alcanzo a ganar ni 300 000 pesos mensuales”, relata la mujer.

Lucía, al igual que Yuerley, asegura que no es beneficiaria de ningún programa del Gobierno y que vive en casa de su madre que es pensionada.

De interésPandemia afectó a más de 7.000 personas que subsisten de actividades sexuales pagadas

“De no tener a mi madre no sé de qué viviría porque el dinero no alcanza, pago pasajes ayudo en el pago de servicios y no queda ni para la comida”, dijo.

¿Qué se necesita para superar la desigualdad económica? Natalia Moreno, economista y magister en estudios de género, asegura que “se necesitan políticas económicas enfocadas a la redistribución de los cuidados para que las mujeres puedan liberar tiempo y puedan generar ingresos, esa es una causa estructural que en la pandemia se agudizó". 

Datos de la Cepal señalan que “casi la mitad de las mujeres latinoamericanas mayores de 15 años no tienen ingresos propios, mientras que sólo uno de cada cinco hombres está en esa situación. Además, las mujeres jefas de hogar cuentan con menos ingresos monetarios que los hombres, tanto en los hogares pobres como en los de mayor ingreso”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.