Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Población de El Bagre, en el Bajo Cauca.
Población de El Bagre, en el Bajo Cauca antioqueño.
RCN Radio.

El Bajo Cauca antioqueño tiene  una extensión de 8.485 km², llegó a tener una población de unos 400 mil habitantes. Está compuesto por seis municipios: Caucasia, El Bagre, Nechí, Tarazá, Cáceres y Zaragoza; los dos últimos hacen parte del grupo de los municipios más antiguos de Antioquia, fundados por Gaspar de Rodas en 1576 y 1581.

Hoy esta región vive bajo el terror y la incertidumbre. La mitad de sus habitantes se han ido huyendo a la muerte, las amenazas y el miedo que infunden los grupos armados que se disputan el control de los territorios y se lucran de los cultivos ilícitos, narcotráfico, minería ilegal, vacunas y extorsiones.

Varios de los alcaldes están encargadosporque los titulares se encuentran presos o investigados por corrupción. Pero, además, la crisis de la represa de Hidroituango fue la estocada que sumió en la agonía a este territorio, por cuanto el río Cauca es la fuente de la economía. Casi todos viven de él. 

De interés: ¿Quiénes son los dueños de Hidroituango?

El Bagre, llegó a ser uno de los municipios más importantes no sólo de Antioquia, sino del país, por ser el mayor productor de oro. Pero hoy , está postrado por la violencia y la zozobra.

Según la Fiscalía, este municipio fue uno de los que presentó mayor aumento de homicidios en Antioquia pasando de 11 en 2017 a 44 el año pasado, lo que significa un incremento del 300 por ciento.

Una dirigente afro de El Bagre dice que en el pueblo hay desgobierno lo que ha traído corrupción, presencia de grupos ilegales, desplazamiento y asesinatos.  

Advierte que el ataque a la minería artesanal está causando problemas sociales, hay hambre, inseguridad y temor. “Cuando la minería es satanizada entonces la gente se tiene que dedicar a otras cosas ilegales, como los cultivos ilícitos”, asegura.

Nos están matando porque hablamos, porque denunciamos, porque no se hace lo que la gente dice. Hay mucho miedo y el miedo es un arma más poderosa que cualquier granada, que cualquier metralla”, acota.

Le puede interesarEl ELN en el negocio de las trochas con Venezuela

La alcaldesa encargada, María Yolima Madrigal, quien reemplazó a  Ángel Mesa Castro capturado por celebración indebida de contratos, le dijo a RCN Radio que es tal la situación del municipio que hay crisis humanitaria.

“Las vacunas, los cultivos ilícitos, el ataque a la minería está causando desempleo, hay mucha hambre en nuestra comunidad. Esto ha hecho que se aumente el microtráfico y el reclutamiento de menores”, subraya la mandataria.

La alcaldesa María Yolima Madrigal acaba de renunciar y está esperando su reemplazo para dejar el cargo. Pero el motivo no es sólo por la grave situación del pueblo:

Fue denunciada por el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, por firmar un pagaré de $300 millones para ser designada como alcaldesa encargada de El Bagre. ¿Por qué alguien paga tanto dinero por la alcaldía en un territorio donde la muerte ronda?

Otra líder del corregimiento Puerto Claver habla con valentía porque cree que el mundo debe conocer lo que está pasando en el Bagre y en la vereda el Castillo, donde reside. Allí, como en el régimen del terror que implantó el pacificador Morillo, dejan cabezas. Un 'mensaje' a quienes desobedecen.

Más enLa ayuda humanitaria que sí ha recibido la población venezolana

A cada uno hay que darle plata; yo comencé un negocio en el corregimiento y me tocó dejarlo por eso. A causa de eso la gente se ha ido. Otro problema es el gota a gota, (que) están aliados con grupos armados. Cuando la persona no tiene con qué pagarles, hacen el cobro jurídico esos grupos”, dice.

Añade que hay violaciones y mensajes, como una cabeza humana que fue encontrada en el puente La Libertad en el casco urbano.

“En un bolsa cuando la regaron, había una cabeza humana de un chico; incluso ha habido desmembramientos. A mi vecina, el suegro de 85 años lo desmembraron porque lo acusaron de colaborador de la guerrilla”, enfatiza.

El municipio de El Bagre es el mayor explotador de oro de Colombia, pero al mismo tiempo uno de los más pobres. Paradójicamente, la riqueza ha traído la desgracia.

Otro de los líderes se queja porque una sola compañía minera tiene el monopolio del oro y maneja el río a su antojo, porque es dueña de los títulos mineros.  Señala que las regalías no se ven por ningún lado: los corruptos y el fisco se las han llevado.

Aquí la minería es ancestral, nosotros que llevamos más de 200 años con nuestros ancestros, abuelos y padres no nos quieren legalizar”, comenta. Añade que la riqueza trae grupos armados que extorsionan: “Nos toca pagar las vacunas o sino nos matan”.

De interés: Especial: 1989 un año trágico en Colombia

Los más afectados por el desorden público en El Bagre son los comerciantes. En el río hay pocos pescadores, los barequeros ya no sacan oro del cauce. Allí en el puerto, a orillas del Río Tigui y Nechí que desembocan en el Cauca, están los vendedores de pescado.

Además, otro vocero de la comunidad y los pescadores dice que el río seco los tiene afectados. Antes las ventas eran mejores, ahora el pescado está caro y la gente no lo compra. “Si esto sigue así está grillero, si sigue así tenemos que dedicarnos a hacer otra cosa”.

Otro vendedor de pescado recuerda que unos años atrás se vendía todo el pescado que se ponía en la mesa, ahora las ventas están muy malas. “Problemas de orden público, los barequeros no trabajan porque las minas están paradas. El comercio aquí se acabó; El Bagre se acabó”, dijo.

Un líder campesino dijo que la desgracia de la violencia y el desplazamiento la cuenta en un canción compuesta por la comunidad de su vereda, en la que se relata la historia de un hombre que se vio obligado a abandonar su finca y tierras por la llegada de hombres armados que lo amenazaron de muerte.

“Hoy don Carmelo está aquí / con su familia caminando la calle/ unas monedas que alguno regale/ son el salario para poder vivir", dice una parte de la letra de la canción.

Los  líderes sociales y habitantes de El Bagre le claman al Gobierno Nacional que los atienda, que más que soldados y policías desarrolle proyectos productivos, arregle las vías, lleve educación y salud  y permita que se puede vivir de la minería artesanal como única vía para que ese municipio resurja de entre las cenizas y se acabe la pobreza y la violencia.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.