Cargando contenido

La Corte Suprema de Justicia falló a su favor y ordenó ‘cavar’ en el cementerio de Sincelejo para buscar el cuerpo de Julio Cesar.

Demarcación en zona donde se sospecha hay restos de desaparecidos por el conflicto.
En algunas zonas de Colombia, las autoridades demarcan de esta manera las áreas para la exhumación de cuerpos no identificados, enterrados como NN en medio del conflicto armado.
RCN Radio

Desde 1988 Cleiner María Almanza, quien actualmente es defensora de derechos humanos, inició la búsqueda de su hermano Julio Cesar Blanco, quien salió de su casa en los Montes de María, para nunca más volver.

Treinta años después, el Instituto de Medicina Legal reportó que sus restos podrían encontrarse sepultados como persona no identificada (NN) en el cementerio Central de Sincelejo, en el departamento de Sucre. 

En la lucha por conocer el paradero de su hermano, Cleiner María encontró un expediente que señala que Julio falleció en medio de un enfrentamiento: “Lo mata un policía por la espalda, entonces también lo están haciendo pasar por un falso positivo y es donde yo me pregunto, ¿Si fue enfrentamiento por qué lo asesinan por la espalda?”. 

Esa es la pregunta que continuamente se hace Cleiner María, quien ha denunciado tortura, secuestro, violaciones sexuales y hasta pérdida de documentos en medio de la búsqueda de su hermano. “¿A quién le interesa que no se conozca la verdad de la muerte de mi hermano?”, se pregunta.

Lea también: Millennials le apuestan al medio ambiente al momento de elegir

Una vez se conoció el posible paradero de los restos, la Fiscalía informó que no podría entregarlos debido a que el lugar donde fue inhumado “fue cubierto por cemento”.

El cadáver se encuentra en una zona que dificulta su ubicación, por el periodo de tiempo transcurrido y la falta de control por parte de la administración del cementerio que fue designada a un funcionario municipal, los cuales nunca llevaron control de la entrada y salida de los cuerpos en condiciones de no identificados”, señalo Medicina Legal en su informe de 2008. 

El caso pasó por toda una batalla jurídica hasta llegar a la Corte Suprema de Justicia que, de entrada, reconoció a Cleiner María como víctima del conflicto armado y la cobijó con el derecho que le asiste de recibir justicia, reparación y no repetición.

“No está en discusión que la mujer es víctima del conflicto armado, quien denunció la desaparición de su hermano (…) La accionante y su familia cuenta con la garantía de entrega de los restos de su familiar, en condiciones de dignidad tal como lo establece la ley”, dice el fallo con ponencia del magistrado Luis Antonio Hernández. 

De interés: Cali, Bogotá y Medellín, las ciudades con más homicidios en el país

Por lo cual, la Corte le dio como plazo de dos meses a la Fiscalía General para formalizar el proceso de exhumación de los cadáveres que se encuentra en el cementerio central de Sincelejo. 

Dice la sentencia que una vez realice la exhumación de cuerpos, habrá un plazo de “siete días para identificar el cadáver”, teniendo en cuenta todos los análisis de cotejo dactilar, odontológico, y genético que se requieren. 

En caso de hallarlo, las autoridades tendrán un mes para entregar el cuerpo de manera digna como exige la ley “a fin de que la accionante le dé sepultura en el lugar que desee”. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido