Cargando contenido

El trabajo para desaparecer 336 articulados apenas comienza.

El tratamiento a los viejos buses cumple con condiciones y trámites similares a la defunción de una persona
El tratamiento a los viejos buses cumple con condiciones y trámites similares a la defunción de una persona
RCN Radio - Carlos Brand

Don Jacobo Pulido González, director administrativo de la Siderúrgica Nacional (Sidenal), nos recibe el lugar que se convertirá en la última morada de más de 330 buses de Transmilenio que acabaron con su vida útil. Imaginen esa cantidad de buses uno al lado del otro, se ven buses rojos hasta donde la vista alcanza.

“En este momento estamos en el Patio de Desintegración de la Planta de Tocancipá, el fin de semana pasado llegaron 336 vehículos”, dijo.

Lea tambiénCinco buses nuevos de Transmilenio fueron vandalizados

El M107, con 18 años de edad, ya es un bus viejo a la espera de desaparecer. Tiene el título del más andado de todos los Transmilenios de Bogotá.

Con su último recorrido hacia su tumba en Tocancipá, el M107 fue apagado por última vez con un millón 487 mil 886 kilómetros de recorrido. Si se construyera una carretera sobre la línea ecuatorial terrestre, este bus le habría dado 365 vueltas completas al planeta.

Audio

[AUDIO] Escuche la historia: El cementerio de los Transmilenios viejos

0:27 5:25

El tratamiento a los viejos buses cumple con condiciones y trámites similares a la defunción de una persona

Está Recaudo Bogotá retirando aditamentos especiales que son de propiedad de ellos y estamos luego a la espera de la Dijín de la Policía Nacional para la experticia técnica acá en nuestro patio”, describió Jacobo.

Puntualizó que “inicialmente, ya surtida la parte legal, empezamos a retirarle las partes no metálicas como los cauchos, los plásticos y los vidrios”.

Y también le quitan todos los líquidos porque pueden resultar muy peligrosos bajo grandes presiones.

Acá muy coloquialmente, al retirarle todos los líquidos le llamamos ‘el desangre, y es que es así es eso porque le quitamos el líquido de frenos, el refrigerante del radiador, la valvulina de la caja, el aceite del motor y la gasolina del tanque”, comentó

Parece un trabajo de taxisdermista, de arreglo final, para que luego comience la destrucción.

Jacobo Pulido González, Director Administrativo de la Siderúrgica Nacional, Sidenal
Jacobo Pulido González, Director Administrativo de la Siderúrgica Nacional, Sidenal
RCN Radio - Carlos Brand

Explicó que “el chasis normalmente tenemos que cortarlo, el resto sí lo destruimos con los caimanes en 40 minutos. El vehículo como ingresó tiene un promedio de 15 toneladas de peso”.

Los gigantescos Transmilenios quedarán reducidos en pesadísimos cubos compactados de 1,5 metros por lado, pero su futuro les depara convertirse en algo más, ahora seguirán siendo útiles sosteniendo edificios.

Lea también: La nueva flota de Transmilenio

“La chatarra se funde en nuestra planta principal en Sogamoso, para obtener las barras, a las que se les cono varillas para la construcción”, indicó.

Se espera que en menos de una semana comience la reducción final de centenares de buses que luego de mover diariamente a más de 4 millones de bogotanos, terminaron sus días en su propio cementerio de articulados.

El bus M107 con 18 años de edad ya es un bus viejo a la espera de desaparecer
El bus M107 con 18 años de edad ya es un bus viejo a la espera de desaparecer
RCN Radio - Carlos Brand
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido