Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

circo ruso payaso
Alejandro Munévar / RCN Radio

Debo confesar que en el momento en que compré las boletas para ir al Circo de Moscú no tenía ni idea de la enorme sorpresa con la que me iba a encontrar: David Larible, considerado por muchos como el mejor payaso del mundo, estaba allí. Había hecho la vuelta sin prejuicios, localicé el circo en la avenida Tsvetnoy, fui hasta allí y conseguí los boletos. Después llegó la fantasía.

Circo ruso
RCN Radio

El gran Circo Moscovita Nikulin está asociado por estos días con el circo Monte Carlo y de allí que su espectáculo es multicolor, moderno, apasionante, diferente. Lleva el nombre de Nikulin en homenaje al gran payaso del siglo XX, del que les hablé en otra crónica, como quiera que la tumba más hermosa y llamativa del cementerio de Novodevichy, en la capital rusa, es la suya.

Circo ruso 02
RCN Radio

Y es que si hay algo que está en el ADN de los rusos es la actividad circense. Es un espectáculo para toda la familia, pero especialmente para los niños. Los pequeños vibran, gritan, se emocionan, se enloquecen con los trapecistas, los malabaristas, los ilusionistas, y los payasos. También con los animales, aunque hoy en día son mucho menos, muchísimo menos protagonistas de lo que solían ser hasta hace unos años.

Circo ruso 03
RCN Radio

Es indudable que el movimiento animalista ha influido, sin duda y en buena hora, en uno de los circos más tradicionales del mundo. Apenas hubo un par de números con animales –tigres, caballos y perros—pero parecía más una exhibición de su belleza que un acto de dominación o sometimiento. Ya no hay elefantes, camellos, grandes leones, jirafas, monos, como en los circos de siempre.
 

Circo ruso 04
AFP

En el circo le recuerdan a uno que sus antecesores son los skomoroji, una especie de artistas callejeros que hacían malabares, travesuras e ironías mil años atrás. Pero fue solamente con Pedro el Grande que estos artistas tuvieron otro estatus, y sus actividades fueron entronizadas en la cultura popular.


Con el paso de los años, las ferias fueron impulsadas como un regalo del Estado a los campesinos, y esa feria se volvió un circo, un lugar en donde era posible encontrar lo raro, lo extraño y lo maravilloso por insólito que pareciera. Juglares, bufones, saltimbanquis, magos, empezaron a hacer parte de esa cohorte que acompañaba las ferias, a las que se incorporaron luego los animales.
 

Circo ruso 05
RCN Radio

Los grandes payasos europeos, especialmente italianos, llegaron a San Petersburgo y trajeron lo mejor de los circos de esa zona del mundo y allí, en un ambiente imperial más abierto y proclive a patrocinar estas actividades, pudieron desarrollarse y evolucionar con una voz propia, llevándola de pueblo en pueblo, en carpas, como acontecía en otros países europeos.


Incluso, la fantasía popular del circo fue aprovechada por la revolución Bolchevique para promover sus ideas y los circos que habían sido construidos fueron nacionalizados y sus programas acondicionados para los intereses de la Patria.
 

circo ruso 06
RCN Radio

Uno de esos intereses, la Gran Guerra, la II Guerra Mundial, fue un escenario que nunca fue desatendido por el circo, que incluso visitaba los campos de batalla para animar a los soldados, con el célebre Karandash a la cabeza, un payaso muy talentoso que se burlaba de los nazis.


Durante gran parte del siglo XX, Nikulin fue la sensación como payaso y como promotor del circo. Él fue el de la iniciativa de comprar el edificio en donde hoy funciona. La carpa quedó atrás, hoy la sensación es la misma que se siente al ingresar a un gran teatro con el escenario circular en el centro.
 

circo ruso 07
RCN Radio

En ese lugar es que desplegó todo su talento el payaso Larible, un italiano que pertenece a varias generaciones de artistas y payasos de su país. Su espectáculo fue maravilloso, mezclado con el público, cantó, bailó, armó con unas campanas tocadas por personas que escogió paseándose en las gradas una sinfonía que sonaba a New York, New York, la célebre canción interpretada por Sinatra.


En otro número, puso al público a hacer malabares con platos, la mayoría de los cuales, por supuesto, se rompía, y en otra presentación puso a espontáneos a interpretar una ópera. Él era, algo así, como el director de la obra, el hombre-orquesta. La expresividad de sus ojos, el movimiento del cuerpo, de los brazos, de las piernas, de las manos, la sonrisa, todo, fue un derroche de enorme talento y creatividad.
 

Circo ruso 08
RCN Radio

Nunca olvidaré la emoción del niño que estaba sentado a mi lado. Gritó en cada uno de los números del circo. Se levantaba, aplaudía, saltaba, ovacionaba, quería abrazar al payaso o a los trapecistas. Era un niño admirado que comía crispetas y adoraba al artista. ¡Qué buena manera de resumir la felicidad!

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.