Cargando contenido

En Santander se produce uno de los granos más premiados del mundo.

Café colombiano
En Santander, se produce uno de los cafés más premiados del mundo.
Iván Hernández/RCN Radio

El olor a café que se mezcla con el paisaje cultural y las tradiciones propias de la región, hacen parte de los atractivos turísticos de La Mesa de los Santos, una meseta ubicada en la cordillera oriental de Colombia, en el departamento de Santander, y que almacena cuatro variedades de café colombiano tipo exportación.

Llegar a este lugar es sumergirse en un recorrido por la historia, rodeado de notas de café, molinos, plantaciones y espacios que permiten adentrarse en el trabajo de varios campesinos que a diario se dedican a esta labor.

Variedades y preparaciones de café como Geisha, Mocca, Macchiato se pueden degustar en la Hacienda El Roble, en La Mesa de los Santos. Sin embargo, la bebida que se lleva  el protagonismo es Umpalá, producida exclusivamente en este lugar y que cuenta con 320 hectáreas de expansión, aunque 260 de ellas están dedicadas a la producción del grano de café.

También puede leer: El viche, la bebida del Pacífico en camino a convertirse en patrimonio

Este café ha ganado dos premios a nivel mundial, uno fue en Australia en el año 2014 que se vendió en 130 dólares la libra y hace dos meses lo vendimos en 151 dólares la libra como HR61, que en el mundo se vende así, aunque en Colombia lo vendemos como variedad Umpalá porque es más llamativo”, dijo Sabina, una de las guías del lugar.

Entre cinco mil y seis mil plantas por hectárea se cultivan para producir una vez al año el café colombiano con más premios en el exterior y que representan 2.500 kilos por producción; un trabajo que implica dedicación y cuidado ya que el 70% de lo producido se exporta, buscando cautivar paladares en diferentes latitudes del mundo.

“Personalmente me crié en esta hacienda, así que más que hablar de un buen café, de tomarlo o de sentirlo, es saber que es el mejor … he probado otros diferentes, aunque me quedo con este”, recuerda Sabina, al mirar las plantaciones que rodean la hacienda, que evocan esa tradición colombiana alrededor de la bebida por excelencia del país.

Dice que los amantes de esta bebida saben que se necesitan diferentes tipos de café a lo largo del día; por ejemplo, “en horas de la mañana uno necesita un café que lo despierte, que lo levante y esa es la variedad ‘Caturra’ que es un café fuerte; el ‘Borbón es un ácido y nos ayuda para después de almuerzo y el ‘Típica’ es una taza suave que nos ayuda para después de las 3:00 de la tarde”.

Los turistas son los más cautivados con la experiencia de degustar diferentes tazas de café. Uno de ellos fue Luis Santos, un portugués que encontró en la Hacienda El Roble el destino perfecto para conocer la oferta cultural que tiene el departamento de Santander, después de recorrer otros espacios como el Cañón del Chicamocha, el Parque del Agua y disfrutar la programación de la Feria Bonita, en Bucaramanga.

“Encontrar en este lugar el café más conocido y premiado del país es un privilegio porque así he podido conocer la esencia de la cultura colombiana; si bien en mi país degustamos una gran variedad de tés, el café también es una bebida que he podido aprender a disfrutar, además sabiendo todo el proceso que hay detrás de él”, aseguró el visitante, en medio de los cafetales de la región.

Los santandereanos saben que la responsabilidad y el trabajo de producir uno de los cafés más premiados del mundo es el resultado de varios años de dedicación, especialmente en la promoción del turismo local, que a su vez dinamiza la economía y permite llegar a nuevos y más exigentes públicos, que no solo acuden a Mesa de los Santos en búsqueda de una bebida.

Consulte aquí: El viche, la bebida del Pacífico en camino a convertirse en patrimonio

Stephany Echavarría fue otras de las turistas que aprovechó su paso por Santander para degustar una buena taza de café, aunque también conoció que en la región puede encontrar otras experiencias, como el ascenso al Cerro del Santísimo o la visita que realizó a través de la ruta de patrimonio por el centro de la ciudad.

“Me gusta del café de Colombia que es muy suave. Porque, por ejemplo, si degustas el café de Brasil es mucho más industrializado, cada grano es recolectado mano a mano, además cuando tienes el producto final te das cuenta que lo que busca esta bebida es compartir una experiencia con amigos …”, dijo.

Varios premios, muchas manos que se dedican a producir el café más conocido de Santander y que buscan cautivar los mas exigentes paladares del mundo hacen parte de la propuesta de turismo en este departamento del oriente colombiano que pretende atraer nuevos visitantes a través de una taza de café, el recorrido por los parques que tiene Bucaramanga o la variedad gastronómica de este departamento.

RCN Radio realizó este recorrido con apoyo del Fondo Nacional del Turismo, Fontur, entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido