Cargando contenido

El caos en la catedral gótica permite recordar una obra clave del romanticismo francés.

Quasiomodo, de la novela 'Nuestra Señora de París' de Víctor Hugo, y la Catedral de Notre-Dame en llamas
Quasiomodo, de la novela 'Nuestra Señora de París' de Víctor Hugo, y la Catedral de Notre-Dame en llamas
Imágenes vía BBC y de AFP

Este lunes 15 de abril de 2019 se presentó una noticia lamentable para el mundo; la emblemática Catedral de Notre-Dame, en París (Francia), se incendió y por poco pudo perderse totalmente. El evento arrancó con un foco de humo desde una zona de obras de la iglesia, que luego se encendió y terminó generando un 'infierno' que terminó derribando la emblemática aguja principal de la edificación.

Incendio en la Catedral de Notre-Dame, en París (Francia) - RCN Radio

Las escenas del voraz incendio de este símbolo, corazón de la capital francesa, eran presenciadas con dolor por cientos de personas que aguardaban, con incertidumbre, si las llamas eran extinguidas o si la catedral se iría al suelo ante el vertiginoso crecimiento de las llamas.

La tragedia pudo ser mayúscula, sin duda, pero las autoridades francesas lograron controlar la conflagración. Aunque hubo personas que lamentaron los hechos, otros opinaron que no era un evento por el cual sufrir. Y es que pese a que la historia a dividido a la humanidad en torno a la historia que alberga Notre-Dame, lo cierto es que se trata de un monumento icónico no solo para Iglesia Católica sino también para el arte en general. No por nada recibe cada año a millones de turistas que buscan descubrir su misterio y llevarse una fotografía de recuerdo.

En imágenesLo que se salvó y lo que dañó el violento incendio en Notre Dame

La Catedral de Notre-Dame en 2016
La Catedral de Notre-Dame en 2016
Stiven López

En este contexto, vale la pena recordar a un personaje muy especial creado por el poeta, dramaturgo y novelista Víctor Hugo. Se trata de su Quasimodo, protagonista de la novela 'Nuestra Señora de París', obra romántica que ha sido objeto de diversas adaptaciones.

En 1831, Víctor Hugo publicó la novela que fue un fresco del París de 1482 y con la que lanzó un mensaje sobre el estado lamentable en el que se encontraban las iglesias medievales. Creó el personaje de Quasimodo, que posteriormente pasaría a ser conocido como 'El Jorobado', encargado de tocar las campanas de la catedral y servidor del arcediano del templo.

En este punto vale la pena destacar que la novela se convirtió en número uno de ventas en la plataforma de Amazon Francia, luego de que dos tercios de la techumbre de la majestuosa catedral gótica y su icónica aguja desaparecieran debido al incendio que ardió durante más de 12 horas, dejando a Francia en un estado de conmoción nacional.

Es inevitable no asociar la historia de Quasimodo con la Catedral de Notre-Dame; muchos turistas se han quedado mirando la parte alta de las torres, cerca a las gárgolas, en busca, románticamente, de un personaje que en la novela vive un drama terrible al no ser aceptado por la gente, y que solo una mujer, la gitana Esmeralda, le da un respiro y una pequeña esperanza ante lo que reflejaba su aspecto; su joroba, ojo y monstruosidad generalizada, además de su fuerza hercúlea, son solo algunas de sus características.

Consulte también¿Cuánto costará y tardará la restauración de Notre Dame?

La Catedral de Notre-Dame en llamas
La Catedral de Notre-Dame en llamas
AFP

Escrita en 1831, la novela de Victor Hugo, adaptada al cine en varias ocasiones y conocida también como 'El Jorobado de Notre Dame', se sitúa en 1482, bajo el reinado de Luis XI. Alrededor de los personajes del 'monstruo' Quasimodo y de la gitana Esmeralda, Hugo hizo de la catedral la verdadera heroína de 'Nuestra señora de París', con el objetivo de llamar la atención sobre el estado de decrepitud del monumento. El éxito de la obra provocó un movimiento de opinión ciudadano que fue capaz de empujar a las autoridades a rehabilitar la catedral.

La epifanía de Víctor Hugo que inspiró la escritura del texto se dio tras una visita a la catedral, donde el autor encontró en la oscuridad una palabra tallada en griego (ÁNÁΓKH) que para él parecían hechas por "una mano de la edad media" en un "sentido lúgubre y fatal" que "hirieron vivamente la imaginación del autor (...) procuró adivinar cual podía ser el alma en pena que no había querido abandonar este mundo sin dejar aquella marca de crimen o de infortunio en la frente de la vieja iglesia".

Y así emergió Quasimodo en las letras de Víctor Hugo, en una historia en la que el vulnerable personaje, joven campanero a las órdenes del archidiácono Claude Frollo como su padre adoptivo, terminó condenado al tratar de raptar a Esmeralda, cuyo enamorado, el capitán Febo de Châteaupers, impidió el secuestro. Quasimodo fue entonces azotado y recibió el odio e insultos del pueblo hasta que en un momento, pidiendo a gritos agua, es auxiliado por la gitana. Quasimodo, agradecido, sintió algo especial por la mujer, pues ni en sus sueños esperaría ser tratado de tal forma, con tal solidaridad.

De interés¿Por qué la catedral de Notre Dame es importante para el mundo entero?

La novela tiene un punto de tragedia. Esmeralda es acusada de manera injusta de apuñalar a Febo; realmente es Frollo quien lo hace y luego la acusa de manera pública. Así, condenada a la horca y olvidada por Febo, y con un Quasimodo traicionado por su 'protector', el protagonista termina empujando al arcediano desde la torre de la catedral.

En el campanario, donde se encuentran los cadáveres de los condenados, Quasimodo busca el de Esmeralda y lo abraza hasta morir de hambre. Abierta esta tumba tiempo después, los parisínos encuentran los esqueletos y, al tratar de separarlos, los huesos del 'jorobado' se hacen polvo.

Víctor Hugo es considerado el más importante escritor romántico francés.

La Catedral de Notre-Dame en 2016
La Catedral de Notre-Dame en 2016
Stiven López
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido