Cargando contenido

Así está uno de los espacios territoriales destinados a los excombatientes de las Farc.

Caño Indio
RCN Radio

En el corazón del Catatumbo, a una hora en helicóptero desde Cúcuta y relativamente cerca de Tibú, por una trocha, se encuentra Caño Indio uno de los espacios territoriales destinados a los excombatientes de las Farc.

Allí, unos 84 reincorporados aguardan con expectativa el inicio de los proyectos productivos que les permitan poner en marcha su nueva vida tras la firma de los Acuerdos de Paz de La Habana.

Caño Indio está fuertemente custodiado por anillos desplegados por el Ejército Nacional y por la Policía. La seguridad para quienes alguna vez portaron las armas en la ilegalidad y ahora le apuestan a la paz, está garantizada. Pero más allá es otra cosa, por ejemplo si aspiran a participar en las elecciones del próximo octubre. Por eso piden garantías para hacer política.

De interésViaje por el país de la grasita: la deliciosa tradición gastronómica colombiana

Una delegación de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas para Colombia, encabezada por su jefe, el diplomático mexicano Carlos Ruiz Massieu, se reunió en las últimas horas con excombatientes que ahora están en Caño Indio para escuchar sus inquietudes, quejas e incertidumbres.

No había muchos a esa hora, diez de la mañana. Cuando RCN Radio –que acompañó esta visita—preguntó dónde estaban los demás, líderes de esa ETCR respondieron: “jornaleando”.

Audio

[AUDIO] En Caño Indio, mucho por hacer pero optimistas

0:27 5:25

Durante más de una hora, Ruiz Massieu y su equipo se reunieron con “Jimmy Guerrero”, quien fuera comandante del frente 33; “Karina Galván”, una auténtica líder de su territorio y “Katherine”, entre otros, para hacer un diagnóstico de lo que ocurre en este espacio territorial.

Al término del encuentro, calificado por Ruiz Massieu como “franco y honesto”, quedó claro que todavía hay cosas por hacer pero el compromiso de estos exintegrantes de las Farc sigue intacto.

Hay mucha tramitomanía, demasiados obstáculos en la legalidad, como el acceso a la salud, por ejemplo. Nosotros en la guerrilla teníamos todos los servicios”, dijo “Karina” a RCN Radio. Pero aclara: “Aunque los acuerdos vayan lentos soy optimista, sobre todo porque estos acuerdos no son para beneficiar a las Farc sino a todos los colombianos”.

De interésRostro y dilema de un erradicador: sobrevivir arrancando coca y no morir por las balas

El jefe de la Misión de Verificación de la ONU, Carlos Ruiz Massieu, dijo a RCN Radio que “la visita fue muy exitosa”, y resaltó que los exintegrantes de las Farc le manifestaron varias preocupaciones, especialmente sobre lo que no avanza muy rápido en la implementación de los acuerdos.

“Ellos invierten en proyectos de autogestión con recursos propios, pero hay áreas en donde dicen que necesitan más apoyo. Por ejemplo, el tema de la tierra todavía no se ha resuelto y es un tema básico que les da tranquilidad, porque este es el espacio donde residen. La certidumbre les daría oportunidad de invertir más en sus propios proyectos”, afirma el señor Ruiz Massieu.

Igualmente le manifestaron su preocupación por la seguridad para ejercer actividad política. Sobre la seguridad en el propio espacio territorial no hay ninguna queja, no han recibido amenazas y la relación con la fuerza pública es muy buena.

Al preguntarle al diplomático mexicano si percibió algún impacto entre los excombatientes de Caño Indio tras el regreso al monte de Iván Márquez y Jesús Santrich, respondió con claridad:

Ninguno. El compromiso que expresan es claro, están completamente comprometidos con el proceso y la reincorporación. Es algo que a nivel nacional lo hemos sentido igual en los espacios que hemos visitado, como por ejemplo, en el Cauca”.

En la reunión también participó la senadora del partido Farc Sandra Ramírez, quien reiteró el compromiso de sus compañeros con el tema de la reincorporación, pero a la espera que despeguen los proyectos productivos.

Por Juan Manuel Ruiz.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido