Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Menores Infractores
Adolescentes infractores cumplen sanciones en libertad
Javier Jules

Durante lo que va corrido de 2018, alrededor de novecientos jóvenes menores de edad y responsables de delitos menores, han cumplido las sanciones impuestas por los jueces, en uno de los denominados centros forjar ubicado en Ciudad Bolívar.

En las tres de estas sedes que funcionan en Bogotá, los infractores no están recluidos y aprenden oficios para desempeñarse laboralmente, cuando terminan de pagar sus cuentas con la justicia..

Siendo adolescente en la calle aprendió a infringir la ley. Hoy este joven cuya identidad permanecerá en reserva, con 18 años recién cumplidos, está a punto de pagar la sanción que le impuso un juez y se dedicará al oficio que aprendió mientras respondía por el delito cometido.

“Serigrafía, con los materiales que me compró el Centro Forjar, los desarrollo en mi casa, tengo el espacio para las tintas, para los marcos, para todo, hace poco estampé un logo personal y ahora me está saliendo un pequeño contrato con una banda que canta Hip Hop entonces esperar que se realice“, señala el artista gráfico.

Entre hurto calificado con mayor incidencia y hasta porte y tráfico de estupefacientes, se encuentran las actividades por las que adolescentes entre 14 y 17 años y 11 meses son sancionados y enviados a uno de los tres centros forjar que hay en Bogotá.

Instrumentos de la delincuencia

Claudia Luna, líder de infancia y adolescencia de la Secretaría Social del Distrito, revela que la mayoría de los menores son usados por otras personas para cometer delitos. Cuando son enviados por un juez o por un defensor de familia “se hace un ejercicio de reflexión y reconocimiento del porqué llegaron acá, y cuales son las consecuencias de sus actos, en un proceso de interiorización de los jóvenes, que cometieron un delito“

Tras la valoración de cada caso y definir cual es el protocolo de atención, los adolescentes que son enviados por un juez a un centro de resocialización, sin la presencia de la fuerza pública y sin la privación de la libertad, también desarrollan actividades “de restauración y diferentes actividades comunitarias por ejemplo de limpieza de parques y pintura de fachadas“.

Adolescentes infractores
Centros de Resocialización para menores infractores en Bogotá
Javier Jules

Proyectos de vida

En los centros forjar las y los menores, la mayoría de los cuales también han sido expulsados de los colegios, continúan con sus estudios y proponen la manera en la que van a demostrar que están dispuestos a cambiar.

“Una muchacha que le gustaba el tema de libros planteó establecer una biblioteca ambulante, se le entregó libros y unas estanterías para que ella estuviera en distintos puntos de la localidad y hacer ese ejercicio de lectura con los niños y adolescentes del sector“, agrega Claudia Luna.

El joven que se dedicará a las artes gráficas, asegura que también se ha convertido en un multiplicador de su experiencia y aunque "algunos se ríen, hay otros que lo toman en serio y me siguen preguntando, porque la libertad es una y hay que cuidarla".

En las localidades de Suba, Rafael Uribe y Ciudad Bolívar, hay una sede de los centros forjar con disponibilidad de recibir entre 200 y 300 adolescentes infractores. El modelo aunque en la mayoría de casos es exitoso, también hay un porcentaje de reincidencia, situaciones que conllevan a la privación de la libertad.

Audio

Centro Forjar para menores infractores

0:27 5:25
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.