Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Matoneo bullying
Pixabay

La ONG Colombia Diversa, que defiende los derechos de personas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans), realizó una encuesta en la que se advierte que los estudiantes LGBT no se sienten seguros dentro de los entornos escolares.

Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, explicó que que la encuesta se hizo de manera virtual con estudiantes de secundaria, "para preguntarles cómo era su entorno escolar siendo lesbianas, gays o trans y, al menos, el 80 por ciento no se sienten seguros en sus colegios”. 

Puede leer: La corrupción no se vence con una varita mágica y necesita sanción social, asegura Transparencia por Colombia

"A pesar de que existe una ley contra el acoso escolar y que hay una obligatoriedad de hablar sobre sexualidad y Derechos Humanos y no discriminación en los colegios, consideramos que esta respuesta de los estudiantes LGTB realmente demuestra que han sido insuficiente los esfuerzos del Estado", señaló Sánchez.

Para la directora de Colombia Diversa es muy preocupante que no existan unas rutas claras en los casos de acoso dentro de los colegios, así como esa corriente de opinión que dice que "no es responsabilidad del Estado la educación para la inclusión y que eso debería ser una responsabilidad de padres de familia"

"Sabemos que todo esto ha fallado o sino no existieran tan altas tasas de denuncias por discriminación hacia la población LGBT", precisó.

Alba Reyes, madre de Sergio Urrego (el joven víctima de bullying por las directivas de su colegios debido a su orientación sexual, que lo llevó al suicidio), actualmente lidera una fundación que trabaja por las víctimas del acoso, el bullying y la discriminación en los colegios.

Recordó que como madre de una víctima ha vivido en carne propia todas estas conductas y que lo más grave es que sean los mismos estudiantes los que agredan a otros, sin que se haya avanzado mucho hasta el momento.

"El bullying, el acoso y la discriminación hacen del espacio escolar un entorno inseguro para los estudiantes que lo sufren, afectando su desempeño académico e impulsa la deserción escolar. Ya que se manifiesta a través de conductas violentas de tipo verbal, psicológico o físico, los niños y jóvenes se empiezan a sentir ansiosos, deprimidos y se alejan de todo", señaló Reyes.

Le puede interesar: Ofrecen hasta 100 millones de pesos de recompensa para dar con los responsables de masacre en Tame

Los docentes, por su parte, son claros en la misión que deben cumplir para evitar el bullying o este tipo de comportamientos violentos dentro de las instituciones y reconocen que hay que actuar de manera urgente.

"Como educadora, el principal objetivo es velar por la formación integral, justa, igualitaria e inclusiva. Soy consciente de que se convive con seres humanos sin importar su estilo de vida y orientación sexual; nuestro compromiso es escuchar, comprender, aceptar, nunca asumir y alzar la voz frente al valor y al respeto", dijo la profesora Claudia Patricia Arias Franco.

La educadora concluye asegurando que, "actualmente, se tiene una tarea muy fuerte e importante y es capacitar en diversos escenarios a toda la comunidad educativa, para fortalecer lazos de reflexión y unión, rechazando cualquier tipo de violencia o bullying que pueda ser generado dentro o fuera del aula, como sucede con las comunidades LGBT, aceptando a cada integrante con su esencia, capacidad y habilidad, reconociendo su rol de educando y forjador de la sociedad".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.