Cargando contenido

El Código Penal Colombiano establece que son delitos la inducción a la prostitución y el turismo sexual.

Prostitución
Los baccharas, la comunidad que tiene como tradición prostituir a sus hijas mayores
Foto: Ingimage

Mientras que los intentos por abolir la prostitución no han tenido éxito en Colombia, desde algunos sectores y organizaciones de mujeres siguen defendiendo lo que señalan es su derecho a ejercer el trabajo sexual.

A pesar de las opiniones divididas en lo que coindicen los dos sectores, es que situaciones como la explotación sexual y la trata de personas deben ser perseguidas y castigadas por las autoridades.

Lea también: Francia estudia legalizar la asistencia sexual a personas con discapacidad

Una iniciativa global que también tiene representación en Colombia advierte que toda forma de prostitución implica la trata de personas con fines de explotación sexual. Aunque se ha debatido en varios escenarios la posibilidad de la abolición, la normatividad relacionada con las denominadas zonas de tolerancia e incluso el Código de Policía apuntan a una tendencia hacia la regulación.

El panorama muestra que aun concibiendo la prostitución como una situación de riesgo, en Colombia no existe una caracterización oficial de cuántas mujeres están en dicha condición.

Los promotores de abolir la prostitución aseguran que la mayoría de las mujeres se inicia antes de llegar a la mayoría de edad y por tanto no está en capacidad de decidir sobre su futuro.

Alejandra Vera, al frente de la Corporación Mujer Denuncia y Muévete, dice que coindice con los argumentos que relacionan a la prostitución en un escenario de vulnerabilidad para la persona que está en esta situación porque “es una forma de explotación sexual, donde al igual que en la pornografía o en cualquier otro tipo de explotación, las mujeres no son dueñas de sus cuerpos porque sus cuerpos son considerados propiedad de quienes pagan por usarlos”.

Derecho al trabajo sexual

En Colombia se permite la prostitución en teoría, siempre y cuando exista autonomía de la voluntad de la persona que la ejerce.

Organizaciones de mujeres, la mayoría conformadas por quienes están en situación de prostitución, argumentan que son trabajadoras sexuales y defienden la actividad como un trabajo en el que también hay riesgos.

Carolina Calle, directora de la organización Calle 7 Colombia, señala que es necesario tener clara la diferencia entre el trabajo sexual y delitos en contra de las personas.

Lea también: Modelo fue señalada de incitar a otras mujeres al suicidio

Asegura que “las trabajadores sexuales somos libres y decidimos ejercer el trabajo sexual, siendo mayores de edad, sencillamente el proxenetismo y las personas que han llegado de manera violenta a espacios donde las explotan son víctimas y eso ya no tiene nada que ver con el trabajo sexual”.

En países como Suecia, la prostitución es un delito que castiga con cárcel a quien paga por sexo pero no a la persona que recibe el dinero. En ese país, cuando se reglamentó la ley en 1993, había 2.750 prostitutas; desde hace dos años esa cifra no supera las cien personas.

En Colombia, en 2017 se intentó replicar el modelo sueco pero la iniciativa no prosperó en el Congreso de la República.

Polémica por debate entre abolicionistas y quienes defienden la regulación

La circulación del video llamado "Trabajo Sexual: ¿Se vende sexo o se venden mujeres?", creado por el espacio de ‘videoblog’ Las Igualadas, ha generado una controversia en la que se  pone en debate dos  posturas representando una feminista abolicionista y una regulacionista. En el debate terció la ‘videoblogger’ La píldora.

Las Igualadas, equipo conformado por Mariángela Urbina, Viviana Bohórquez y Daniela Bernal, expone la posición que, según las autoras, han emergido en torno al tema.

Por un lado, una feminista que cree que la prostitución debe ser prohibida y erradicada, y en la otra una feminista que cree que la prostitución debe existir pero con regulaciones desde el Estado.

Lea tambiénPolémica en Manizales por campaña de Alcaldía que supuestamente promueve prostitución virtual

Posteriormente Carol Ann Figueroa, conocida en redes sociales como La Píldora, publicó un video en el que les responde a Las Igualadas criticando el contenido de su publicación, en la cual se expone la perspectiva de vida de una mujer que termina eligiendo el camino de la prostitución.

Al final de la controversia y la cantidad de comentarios que se generaron por los contenidos, independientemente de cómo está realizado el video de Las Igualadas aún se mantiene, especialmente en redes sociales, el debate sobre la regulación o la abolición de la prostitución.

Por Diana Castro y Javier Jules

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido