Cargando contenido

La "Travesía Magdalena Mágico Fides" sigue su recorrido por poblaciones llenas de historia, tradición y sonrisas, pero también de olvido.

Travesía Magdalena Mágico Fides rumbo a Nervití
Travesía Magdalena Mágico Fides rumbo a Nervití.
Cortesía: Alejandro Escallón/Fundación Fides

Un horizonte dorado que se delinea entre la ribera del río y un cielo tranquilo tornasol, ha acompañado los amaneceres y crepúsculos del día a día que se ha vivido en la cuarta Travesía Magdalena Mágico Fides, que sigue su expedición por corregimientos y poblaciones que viven a la orilla del afluente más importante del país.

El recorrido llegó ya a la población Nervití (en el municipio del Guamo, Bolívar). Una población asentada tranquilamente a la orilla del Magdalena, a dos horas y media de navegación desde Yucal.

Leer másDe Cerro San Antonio a Yucal: Fides sigue su recorrido por el "Magdalena Mágico"

Desembarcar en Nervití es enfrentarse a una realidad que viven muchas de estas comunidades:

Es una población carente de absolutamente todo: son tres calles (600 metros de largo); un acueducto que toma el agua desde un basurero rodeado de excretas de animales, hasta la ausencia total de cualquier necesidad básica”, dice Alejandro Escallón, presidente de la Fundación Fides, en la crónica que registra cada día en medio de la travesía.

Expedición Fides rumbo a Nervití

Para el señor Escallón, esta realidad contrasta con las sonrisas, los buenos sentimientos y la alegría que irradian sus habitantes, quienes dieron un recibimiento de puertas abiertas a las brigadas de salud, asistencia social, entretenimiento y cultura que llegan con la Expedición Fides, que cuenta con el apoyo de la Armada Nacional, la Universidad de los Andes y Cine Colombia.

Nervití, parte de la tierra del olvido, es un pueblo que necesita el apoyo de todos los colombianos”, cuenta Alejandro Escallón.

Navegando a Belisario

Cumplida la jornada y con los primeros albores, aún con el horizonte dorado que pintan sobre el río las primeras luces de la mañana, la travesía por el Magdalena mágico partió hacia el corregimiento de Belisario, que pertenece al municipio de Magangué (Bolívar).

La travesía por el Magdalena de la Fundación Fides

La navegación fue plácida, en aguas mansas y en medio de un día tranquilo.

“Pasamos por pueblos conocidos como San Sebastián de Tenerife y su triste corregimiento de San Luis. También por San José Purgatorio (y por) Tacamocho, que cada vez el río se lo carcome más. Y cada vez está menos ‘taca’ y más ‘mocho’”, narra el señor Alejandro Escallón.

En su crónica detallada, Escallón cuenta que a su paso por el río Magdalena han compartido el “atardecer, amanecer, paisajes, fincas y lindos recuerdos”.

Más enSalud y cultura llegan a Calamar y Cerro San Antonio, en la Travesía Magdalena Mágico Fides

El destino es Belisario. Y la expedición filantrópica llega al caer la noche al corregimiento para, desde muy temprano, cumplir con la misión social y comunitaria que los seguirá moviendo hasta el 12 de diciembre por el Magdalena, un río lleno de magia, historia y recuerdos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido