Cargando contenido

Sesenta familias fueron evacuadas de cuatro veredas y se reportan pérdidas en viviendas, cultivos y ganado.

Gigantescas grietas se registran en las vías del municipio por la remoción en masa.
Gigantescas grietas se registran en las vías del municipio por la remoción en masa.
Foto: Cortesía alcaldía de San Eduardo (Boyacá)

Gigantescas son las grietas que atraviesan gran parte de la zona rural del municipio, ubicado al suroriente del departamento de Boyacá.

Habitantes de las veredas Cardoso, Villanueva, La Libertad y la Alejandría perdieron sus viviendas, cultivos, animales y ganado a consecuencia de un enorme deslizamiento de tierra que, con las fuertes lluvias que han azotado al municipio se extendió arrasando todo a su paso.

Hasta el momento han sido evacuadas 60 familias, que corresponden a 165 personas que fueron trasladadas a casas en arriendo en el casco urbano del municipio.

La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres destinó recursos para financiar el pago de los contratos de arrendamiento por tres meses, sin embargo podrían prolongarse 90 días más, dada la situación.

De interésLa ilusión de un país sin hambre

María Elisa Montañez Parra, alcaldesa de San Eduardo, informó que la falla geológica ha arrasado más de 600 hectáreas de tierra en la zona rural y que amenaza con generar una avalancha por el represamiento de agua que se registra en la quebrada La Batatalera.

“El movimiento de tierra se sigue desplazando hacia el sur, allá hay una pendiente que facilita que la tierra llegue hacia la quebrada La Batatalera, por lo que persiste el riesgo de avalancha”, indicó.

La remoción en masa se extendió hasta la bocatoma del acueducto rural, dejando sin servicio de agua a los habitantes de la zona, sin embargo, ya se superaron las dificultades en el suministro de energía eléctrica en las veredas afectadas por las grietas.

La alcaldesa fue enfática en expresar que nunca más se podrán construir viviendas en los lugares en los que la falla geológica causó mayores estragos.

“Los geólogos han manifestado que el área que aún tiene un movimiento de masa representa una falla que no es mitigable. Allí no se podrán construir viviendas y el municipio no volverá a expedir licencias de construcción para esa zona”, dijo la funcionaria.

Las lluvias de los últimos días han incrementado la expansión de las grietas, que por ahora avanzan hacia la zona sur del municipio.

Estudio

El Servicio Geológico Colombiano realizará un detallado estudio que permitirá determinar las causas de la falla geológica y que implicaciones tendrá para el municipio en el futuro.

Esta es la remoción en masa más grande que se ha registrado en las últimas décadas en el departamento.

RCN Radio conoció que se harán perforaciones a más de 100 metros de profundidad, sobrevuelos en la zona afectada y mediciones específicas de las grietas y de su tamaño, buscando determinar la estabilidad del terreno urbano y rural y que medidas adicionales se deben aplicar en el sector. 

Le puede interesarEudoro Galarza, el primer periodista asesinado en Colombia hace 80 años

El estudio será financiado por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y por la gobernación de Boyacá.

Atención a los damnificados

El secretario de Salud de Boyacá, Germán Pertuz, ordenó que los psicólogos que laboran en los seis centros asistenciales de los municipios que hacen parte de la provincia de Lengupá atiendan a las familias que perdieron sus viviendas, cultivos y ganado, por esta emergencia.

De igual forma, la EPS Coosalud está brindando atención a los afectados en el municipio.

Audio

Escuche el informe completo

0:27 5:25

Incertidumbre tras fuerte remoción en masa

Las autoridades requieren de estudios que definan si el municipio está en una zona de riesgo no mitigable

Dos veces se ha movido la tierra en San Eduardo, departamento de Boyacá, desde mediados de septiembre, por cuenta de una remoción en masa cuya causa primordial aún no se conoce.

Cada uno de esos eventos afectó a decenas de familias rurales que tuvieron que evacuar sus predios, pero el segundo de ellos llegó a apenas 300 metros del casco urbano y aún no se sabe si el fenómeno continuará.

Más informaciónVichada, entre el riesgo y el aislamiento

El Coordinador de Gestión de Riesgo de Boyacá, Germán Bermúdez, aseguró que una explicación parcial para los hechos es el invierno en la zona, pero aclaró se requieren estudios pormenorizados que descarten fallas profundas en la zona, mientras persiste la incertidumbre de la población.

Ya hay conclusiones de estudios preliminares que expuso el funcionario al asegurar que “Precisamente lo que indican es que las condiciones de la remoción en masa son bastante amplias, que han tenido diferentes tipos de deslizamientos en cada una de las partes”.

Agregó que “se recomienda el monitoreo permanente, elaborar estudios mucho más amplios y se recomienda mantener un equipo en campo para garantizar el drenaje de todos los cuerpos de agua que se han venido represando y eventualmente pudiesen llegar a representar un riesgo por avalanchas aguas abajo”.

La alcaldesa Maria Elisa Montañez aseguró que los estudios en profundidad son necesarios para que la población tenga total claridad sobre el verdadero riesgo al que está expuesta.

“El estudio debe verificar por zonas y establecer cuáles de ellas serían seguras para construir y por ahora estamos tranquilos porque en el casco urbano no ha habido ninguna afectación”, dijo.

La alcaldesa Montañez advirtió además que no están en capacidad de atender solos la crisis y pidió acompañamiento de la Nación, ya que los daños provocados por la remoción triplican el presupuesto anual de San Eduardo.

Dijo que “Ya tenemos un presupuesto de los daños que está en el orden de los 13 mil millones de pesos”, y detalló el daño a al menos cuatro vías, a un distrito de riego y a la infraestructura de viviendas de unas 60 familias.

Los 13 mil millones son una cifra considerable si se tiene en cuenta que el presupuesto de gastos anuales de San Eduardo está en el orden de los 4 mil 300 millones de pesos.

Mientras la mandataria local hizo un llamado por apoyo al Gobierno Nacional, los organismos de control de emergencias mantienen vigilancia constante y la población espera el resultado de los estudios de fondo que realicen especialistas del Servicio Geológico Nacional.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido