Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Thumbnail

Feminicidios en cuarentena: Ana fue víctima de un obsesivo

Aunque intentó alejarse de Alexander Matiz, él la persiguió y la asesinó.

Ana García Perez era la menor de cuatro hermanos venezolanos que llegaron al país y vivía en una zona cercana de Inírida, llamada El Porvenir. Por petición de una amiga fue allá a cuidar una finca. 

Alguna vez le habló a Rosa, su hermana, de un amigo llamado Alexander Matiz. “Ella sí un día nos habló de él, que era un amigo, pero no vivían juntos. Tuvieron un romance al principio, pero cuando él una vez le pegó en una fiesta ella lo dejó, lo abandonó, pero él la seguía a donde fuera y donde estuviera metida”.

De interés: Tragedia de la pequeña Salomé, un feminicidio que estremeció a Garzón (Huila)

Pasaron casi tres meses en esa situación, hasta que la encontró, el 7 de junio.

“Lo que él le hizo, él mismo confesó, que ella se negó a lo que él quería (...) llevársela. Y mi hermana como no quiso él empezó a darle golpes. Ella cayó, él la agarró, dice él para que se levantara, la cogió por el cuello y entonces ella murió asfixiada.

Audio

[AUDIO] El feminicidio de Ana: fue víctima de un obsesivo

0:27 5:25

El coronel Jimmy Bedoya, comandante de Policía del departamento de Guainía, lideró la investigación que llevó a la captura.

Más enFeminicidios en Cuarentena: La muerte de Rosa enlutó a un barrio de Soacha

El oficial relató que “después de ocurrido este lamentable hecho, que generó luto en toda la comunidad Inírida, las unidades policiales iniciaron una investigación con entrevistas y seguimiento para líneas telefónicas, donde se logró obtener suficiente acervo probatorio para concluir que la persona que habría cometido el homicidio fue efectivamente su expareja sentimental, por motivos personales”.

“La captura se realiza después de un minucioso seguimiento de la línea telefónica del judicializado, con la cual se obtuvo información de los lugares donde se encontraba momentos antes de que sucedieron los hechos. Hay que adicionar que esa persona se allanó a los cargos después de ver todas las evidencias que se le presentó al juez", precisó.

Más información: Feminicidio de Leydi Viviana, guardia indígena del pueblo Nasa que deja varios huérfanos

Matiz tiene antecedentes penales por tráfico de estupefacientes, homicidio culposo, amenazas de muerte y tráfico de hidrocarburos. 

Ana García tenía 23 años y un hijo de 8; su familia la recuerda como una joven seria y trabajadora.

 

Por Carlos Brand