Cargando contenido

Thumbnail

Feminicidios en cuarentena: el crimen de Yelsy y Juzmen en Casanare

Juzmen intentó mediar un episodio de violencia intrafamiliar contra su amiga y vecina Yelsy y ambas fueron asesinadas.

En la madrugada del 5 de julio fueron asesinadas Yelsy Javielis Mendoza Monterrey y Juzmen Yarisbed Arroyo Terán, en la vereda Guafal Pintado del municipio de Maní (Casanare).

Víctor Quiñónez, pareja de Yelsy, llegó a su casa ebrio, según informó el comandante de Policía de Casanare, coronel Juan Carlos Restrepo.

Le puede interesar: Tragedia de la pequeña Salomé, un feminicidio que estremeció a Garzón (Huila)

“El victimario se encontraba bajo efectos de bebidas embriagantes, llega a su residencia y sostiene una discusión con su pareja permanente, la cual se convierte en hechos violentos”, dijo el oficial.

Audio

Escuche el informe completo

0:27 5:25

Agregó que “la víctima, para evitar agresiones, huye donde un vecino a buscar refugio. Allí es sorprendida por su victimario, quien llega portando un arma de fuego”.

Yelsy llegó como pudo a la casa de su vecina Juzmen, quien intentó mediar en la situación ante la desesperación de su amiga, pero las dos fueron asesinadas; un hijo de Juzmen también resultó herido.

Más en: Feminicidios en Cuarentena: La muerte de Rosa enlutó a un barrio de Soacha

“Es de anotar que este homicida estaba tan enajenado que se quedó dormido en el lugar de los hechos, donde fue capturado posteriormente. Luego de las diferentes audiencias fue enviado a centro carcelario donde espera el juicio por estos hechos”, puntualizó el oficial. 

La Fiscalía le imputó cargos a Víctor Quiñónez por doble feminicidio agravado, además de lesiones personales dolosas agravadas y porte ilegal de armas de fuego, los cuales no aceptó.

Su pareja, Yelsy (27 años) tenía una hija de cinco años, quien está con la abuela que ya retornaron para Venezuela.

De interés: Feminicidio de Leydi Viviana, guardia indígena del pueblo Nasa que deja varios huérfanos

Por su parte Juzmen (32) deja tres hijos de dos, once y catorce años, dos de los cuales están con familiares y el tercero quedó a cargo temporalmente del ICBF en Yopal para la restitución de derechos.

 

Por Carlos Brand