Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Thumbnail

Feminicidios en cuarentena: Mónica y Luiza murieron el día de las madres

Los hechos ocurrieron en un sector de la ciudad de Mocoa, Putumayo.

El 10 de mayo se celebraba el Día de las Madres en la casa de la familia de Mónica Rincón, de 48 años, madre de tres hijas y su esposo, Eduardo Hernández. En horas de la madrugada, en medio de la reunión sonaron varios disparos. 

Lorena, hermana de Mónica, le contó a la Alianza Mujeres Tejedoras de Vida cuando ella y otra hermana, Nora fueron informadas de lo que pasó. 

Le puede interesar: Personería de Bogotá reporta 412 casos de COVID en cárceles La Picota y Buen Pastor

Audio

[AUDIO] Feminicidios en cuarentena: Mónica y Luiza murieron el día de las madres

0:27 5:25

“La que recibió la llamada fue mi hermana Nora Rincón cuando ella, en medio del nerviosismo, porque no lo podía expresar con lágrimas, me llama a mí y me dice ‘hermana ha ocurrido una tragedia’”, recordó.

De interés: Más de 100 días sin museos: la cultura confinada

Todo ocurrió al fondo de la casa en el sector de La Esmeralda, en Mocoa. Lo que se sabe ahora es que al parecer en el lugar se estaba consumiendo licor desde las horas de la tarde. Mónica era docente, Eduardo también. 

Hubo esa madrugada una fuerte discusión en un sitio de la casa entre Mónica y Eduardo, quien se tornó agresivo y desenvainó un arma, de cuya procedencia no conocía nadie.

“Hay antecedentes de violencia a nivel conyugal dentro de esa relación, entre el victimario y la señora que lamentablemente, con ocasión del accionar de esta persona muere”, dijo Anabella Mutis, Asesora Jurídica de la Alianza Mujeres Tejedoras de Vida.

En Bogotá: Sumapaz, un territorio sin COVID-19 en la ciudad con más casos de Colombia

En ese momento entró Luiza Valentina, de 28 años, hija de Mónica e hijastra de Eduardo. Preguntó qué era lo que estaba ocurriendo y levantó a uno de sus hermanos en sus brazos para protegerlo. Luiza era una mujer trans que había decidido revelar su identidad de género.

En ese momento Eduardo disparó contra Mónica Rincón, acto seguido contra su hijastra Luiza y posteriormente se suicidó en el mismo lugar.“Todos esos hechos ocurrieron frente a los ojos del niño (hijo) y de Daniela (hija), mientras ella corría a buscar una ayuda”, contó la hermana y tía de las víctimas.

De interés: Ricardo Calderón, el periodista anónimo detrás de grandes investigaciones

Madre e hija fueron llevadas al centro hospitalario más cercano, pero cuando llegaron allí ya no tenían signos vitales.

Por Carlos Brand