Cargando contenido

Este sábado se celebra el día mundial de los ecosistemas más productivos del mundo.

Humedal Santa María del Lago
Secretaría de Ambiente de Bogotá

Los humedales pueden ser el refugio de animales e, incluso, de plantas endémicas. Pero hoy se enfrentan a diferentes amenazas en todo el país. A vísperas de la celebración del día mundial de estos espejos de agua hicimos un balance del estado de algunos en Colombia.  

Bogotá 

En Bogotá existen 15 humedales reconocidos por ley, que junto a otros 65 que aún no han sido tildados como zonas protegidas, conforman cerca de 3 mil hectáreas.  

Para Jorge Emmanuel Escobar, director de la Fundación Humedales de Bogotá, “algunos de los cuerpos de agua están en mejores condiciones que otros. Resaltan los que se han venido recuperando como el Humedal Córdoba y La Conejera; en la categoría media está el Humedal El Burro en Kennedy, y en cuidados intensivos se encuentran el Humedal de Techo Kennedy y Tibanica en Bosa, que requieren atención urgente”.  

A principios de los 90, los humedales pasaron de encontrarse en una situación crítica sin inversión ni reconocimiento, a tener más atención por parte de la ciudadanía. En efecto, desde 1997 se celebra el día Mundial de los Humedales, y en el caso de Bogotá, se hacen diferentes actividades para concientizar a los ciudadanos sobre la importancia de estos ecosistemas.  

Le puede interesarLa caza deportiva no se autoriza desde hace diez años en Colombia

De acuerdo a la Fundación Humedales de Bogotá, estos cuerpos de agua “tienen un valor natural y cultural, tienen agua permanente o estacional de escasa profundidad, una franja a su alrededor que puede cubrirse por inundaciones periódicas y una franja de terreno no inundable, llamada zona de manejo y preservación ambiental”.  

A pesar de su importancia en la ciudad, se calcula que se ha perdido el 98% de estos ecosistemas, en gran parte porque pasan desapercibidos para los citadinos aunque sean un paraíso en medio de la ciudad. 

Humedales de Bogotá
Humedales de Bogotá
Alcaldía de Bogotá

Risaralda  

Este departamento del Eje Cafetero colombiano cuenta con 240 humedales, que integran 110 kilómetros cuadrados. 

Según la bióloga de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Carder, Erika Nadajowsky, la riqueza acuífera que representan estos espacios de vida en las ciudades lamentablemente está siendo amenazada principalmente por las actividades de construcción.  

Le puede interesar: ¿Pueden ayudar las mascotas a superar el alcoholismo? 

“En las zonas urbanas hemos identificado muchísimos humedales que ya están metidos a través de tubos y que trasladan el agua hacia otros lugares, también hemos encontrado otros que han sido fragmentados”, según Nadajowsky. 

En lo rural las cosas no son nada diferentes. En el Parque Nacional Natural Los Nevados, hogar de una inmensa variedad de flora y fauna, está el complejo de humedales más grandes de Risaralda, conocido como la Laguna del Otún. 

Pese a estar ubicado en el páramo, en lo alto de la montaña, “hay tres actividades económicas que ponen en peligro el ecosistema: la papa, la ganadería y el turismo descontrolado”, de acuerdo con la bióloga de la Carder. 

De interésAnla sancionará a Hidroituango por afectaciones al río Cauca 

A pesar de las amenazas que enfrenta el ecosistema la Laguna del Otún en Pereira – Risaralda, fue declarado sitio Ramsar, obligando a las autoridades ambientales a proteger su inmensa riqueza de lagunas, pantanos y turberas. 

Audio

Escuche el informe completo

0:27 5:25

Chocó 

Delta Baudó, ubicado en el área selvática del municipio de Bajo Baudó y declarado en 2004 como sitio Ramsar al sur del Chocó, es el tercer humedal más importante del mundo por su riqueza natural. 

Sin embargo, el crecimiento de la población de la cabecera municipal de Pizarro se convirtió en una amenaza, por la tala de los manglares, la pesca y la caza indiscriminada. 

Lea también: Buses del MIO en Cali rodarán con gas natural

Ante la alta preocupación en los consejos comunitarios de la región fueron declaradas 314 mil héctareas como áreas protegida regionales. Además, se adelantan proyectos para la restauración del manglar y se fomenta el uso de fogones ecoeficientes para evitar más daños a la reserva forestal, como lo afirma el coordinador de Áreas Protegidas y Ecosistemas Estratégicos de Codechocó, Neiver Obando. 

Para Néstor Aguirre, profesor de la Escuela Ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia, el valor de este ecosistema radica en "la alta presencia de microorganismos como algas, que realizan la fotosíntesis debajo del agua y generan una fracción importante del oxígeno que se respira en el planeta”.  

Más en¿Por qué cazar ballenas es un “estilo de vida” en Japón?

Magdalena

Con el paso del tiempo diferentes factores han ocasionado un considerable deterioro de las condiciones ambientales de la Ciénaga Grande de Santa Marta.

El jefe del santuario de fauna y flora de la Ciénaga, Luis Alejandro Bastidas, explica que “la construcción de vías, el uso de humedales para defecación de animales a gran escala, así como el cambio en el uso del suelo, han venido impactando negativamente la Ciénaga desde hace varios años”.

De interésEn imágenes, conozca como se ve la región Andina de Colombia

Las diferentes prácticas humanas tienen en crisis ambiental al humedal más importante del Magdalena, pues a partir del 2018 se dio un repunte de la afectación de los manglares debido a las crecientes por cuenta de las lluvias.

Por su parte, las autoridades ambientales exigen la intervención inmediata del delta del río Magdalena, para recuperar el sostén hídrico de la sierra.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido