Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ayudas humanitarias
Mujeres en el Barrio Santa Fe, recibiendo asistencia humanitaria
Suministrada. Cortesía YMCA

Buscando prevenir que 50 mujeres, algunas afectadas por explotación sexual, pasaran hambre en medio de la cuarentena y sean desalojadas de los lugares en donde viven pagando una renta diaria, la delegación de la Unión Europea en Colombia coordinó un proyecto de acompañamiento con ayudas alimentarias y con dinero en uno de los sectores más vulnerables de Bogotá.

En una habitación sin ventanas y en la que apretadas caben dos camas vive Ana García, junto con sus cuatro hijos. Lo de sobrevivir sin poder conseguir un trabajo estable y tener que dedicarse a la informalidad, es una realidad de varios años ya.

Ana advierte que “la situación es un poco complicada. Cada día es una lucha para mantener a mis hijos y para la comida, en el barrio la mayoría de gente vive de las ventas informales y si salen a trabajar, les hacen comparendos”.

Le puede interesarMendicidad y prostitución, recursos de venezolanos para sobrevivir fuera de su país

Como Ana, decenas de mujeres habitantes del barrio Santa Fe -este popular sector en el que están ubicados establecimientos nocturnos-, algunas víctimas de violencia intrafamiliar y otras explotadas sexualmente, la mayoría madres cabeza de hogar, empezaron a reportar la misma problemática en un hecho que fue detectado rápidamente desde varios sectores.

Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, dice que en una acción de urgencia y reacomodando actividades que venían desarrollando en la zona, decidieron actuar para evitar que 50 mujeres y al menos cien niñas y niños terminaran en la calle.

Audio

[AUDIO] Mujeres vulnerables durante la cuarentena

0:27 5:25

La diplomática explica que inicialmente se realizaron “una serie de pagos directos con propietarios y administradores de los ‘paga diarios’ sobre las deudas de arrendamientos que estaban pendientes, debido a la imposibilidad de lograr un sustento económico por la cuarentena. Estos pagos sirvieron para dar un poco de tranquilidad y evitar desalojos inminentes”.

Además de las ayudas económicas para pagar arriendo, también se dispuso la entrega de productos  no perecederos como cereales, aceite, azúcar, huevo y atún, que garantizaban la alimentación de cada familia por varias semanas.

Lea tambiénRegistraduría pide investigar a médicos que emiten certificados de defunción para favorecer a narcos

Martha Muñoz, subdirectora de la organización YMCA, que adelanta con la Unión Europea varios programas de atención social, relata que también se ha ofrecido acompañamiento a los hijos de las mujeres, ayudándolos “en las tareas ya que no tienen la posibilidad de acceso a Internet de manera permanente o en algunos casos no tienen ningún acceso, entonces se les apoya con las guías de estudio, con juegos para que todos puedan compartir y tengan un buen tiempo en familia”.

La labor humanitaria por el momento ha permitido que las mujeres sin un trabajo estable puedan alimentar a sus familias y evitar quedarse sin un lugar en donde vivir

Durante la cuarentena se han dedicado a diseñar algunos proyectos de emprendimiento para que cuando se reactiven más sectores económicos puedan obtener recursos.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.