Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Historias 70 años de RCN Radio 1
Los transmóviles, que permitieron transmitir las Vueltas a Colombia, fueron uno de los grandes orgullos de Ramírez.
Cortesía archivo personal familia Ramírez

María Victoria era una niña y en su casa se desayunaba, almorzaba y comía escuchando la radio.

Era el final de la década de los 40 y su papá Enrique, quien había fundado la emisora Nueva Granada junto con su hermano, vivía tan intensamente su afición que tenía por lo menos ocho radios instalados por todos los rincones de la casa.

Sonríe diciendo que le parece ver a su padre mientras colgaba de la silla del comedor uno de esos radios, para no perderse nada de lo que pasaba en su emisora.

Luego cuando era joven y su papá se había retirado de Radio Reloj la casa se había convertido en una especie de discoteca pues su papá había puesto parlantes por toda la casa y, especialmente los fines de semana, se escuchaba música en la terraza, en las alcobas, en todo lado.

Esa presencia casi que obsesiva de la radio, cesó en la década de los 60 cuando Enrique Ramírez estrenó su primer transistor y podía escuchar el medio de sus amores, mientras caminaba por toda la casa, ubicada en el sector de Teusaquillo, en Bogotá.

“Las aventuras de Quique”

Martha Lucía, otra de sus hijas, hizo una amorosa recopilación biográfica en la que recoge los momentos más intensos de lo que llama “Las aventuras de Quique fuera de casa” y que marcaron la vida de Enrique Ramírez en su periplo por Estados Unidos, en dónde se habría de enamorar inexorablemente de la radio.

Audio

Voz María Victoria Ramírez Anécdota programa Concurso

0:27 5:25

Recuerda que el 11 de agosto de 1925 emprendió viaje desde Manizales al puerto de Buenaventura en compañía de su amigo Hernando Ruiz, desde dónde viajaría primero hasta Panamá.

“En Colón toma un vapor rumbo a La Habana y finalmente en el mes de septiembre llega al puerto de Nueva York, ciudad en la que permaneció algo más de un mes. Llega solo pues su amigo tuvo un percance y no pudo embarcarse en el mismo vapor con él”, relata Martha Lucía.

Un mes después de haber llegado a Nueva York, Ramírez es aceptado en la Hudson Moto-Car Company en dónde trabaja inicialmente  como aprendiz reparando válvulas y haciendo cambio en los pistones de los carros.

Hace un curso en la Escuela Henry Ford, en la que aprende los secretos de la producción de carros y  a finales de 1927 su amigo Benjamín Mejía lo convence de ir a Detroit en dónde se encontraba la recién fundada filial de la multinacional dedicada a la construcción de aviones trimotores y como recuerda su hija, “Quique se entusiasma mucho con la aviación”.

Sus padres no están de acuerdo con que Ramírez se dedique a una actividad “sin futuro comercial en Colombia”  y es entonces cuando se acerca al mundo la radio.

“Surge la propuesta de Enrique Gómez, el representante de la RCA Víctor en Manizales, quien le ofrece que a su regreso sea un agente viajero de su empresa con participación en el negocio, a cambio de que estudie en esa compañía sobre vitrolas y ortofónicas eléctricas”, relata su hija.

Audio

Voz María Victoria Ramírez Siempre había un radio prendido.

0:27 5:25

En junio de 1928 cambia para siempre la vida de Enrique Ramírez cuando va a Camdem en momentos en que se gestaba el nacimiento de la RCA Víctor, producto de la fusión  de la Víctor Talking Machine, que producía discos, vitrolas y agujas y la RCA Radio, encargada de solucionar problemas electrónicos y descubrir nuevos caminos para esta fenomenal industria.

Allí estuvo entonces durante ocho meses construyendo vitrolas y aprendiendo la  radiodifusión.

La radio

La crisis económica mundial de 1929 provocada por la caída de la Bolsa de Nueva York, es vista por Enrique Ramírez como una oportunidad para empezar a hacer radio, por cuanto le ofrecen comprar por mil dólares una emisora en Camden, una ciudad ubicada en el estado de Nueva Jersey.

Su hija cuenta que “desesperado escribe a Roberto, su hermano, pidiéndole la plata y este le gira una suma casi igual, pero para que se regrese a Colombia”.

Ese año nace la HJN, la primera emisora estatal de Colombia y la Voz de Barranquilla fue fundada por Elías Pellet Buitrago, un radioaficionado que aprendió la ingeniería eléctrica en los Estados Unidos.

La radio se abría camino en Colombia y regresa a Manizales “con veinte electrolas y tres mil discos de Mi Cielo Azul del cantante alemán José Bohr, quien se había hecho su amigo y estaba interesado en que Quique hiciera conocer su música en Colombia, en dónde  causaba furor para entonces su gran competidor Juan Pulido”, señala su hija.

Audio

Voz María Victoria Ramírez Silbando en la radio 9 de abril

0:27 5:25

Luego convence a su hermano de montar la que llamaron la Emisora Experimental  Víctor con el equipo de 10 watios de onda larga que había traído de Estados Unidos.

Y fue entonces cuando los habitantes de Manizales pudieron escuchar las primeras transmisiones a través de los seis receptores ubicados en distintos sitios de la capital, pero el esfuerzo de masificar las ventas de radios fracasa y quiebra la empresa.

Posteriormente los hermanos Ramírez compran por ocho mil pesos la mitad de la emisora Colombian Broadcasting de Jorge Alford y posteriormente realizan un concurso para cambiar el nombre y nace la Emisora Nueva Granada, que luego se convertiría en la Radio Cadena Nacional.

Silbado durante el Bogotazo

Bogotá ardía ese 9 de abril y su padre fue detenido mientras transmitía en la Emisora Nueva Granada, que interrumpió la programación habitual para poner al aire música fúnebre.

María Victoria era una niña y unos de sus recuerdos más intensos es la forma que su papá silbaba su nombre, como una manera muy suya de consentirla y de decirle lo mucho que la quería.

Audio

Voz María Victoria Ramírez Fundación Nueva Granada

0:27 5:25

Las fuerzas conservadoras lo apresaron en su propia radio, mientras que a su hermano Roberto, quien era el presidente de la emisora, lo llevaron a una cárcel en la ciudad de Medellín.

Bogotá ardía en llamas, mientras Enrique prendía y apagaba la emisora para que los leales al gobierno entregaran pretendidos mensajes de tranquilidad tras la muerte de Jorge Eliécer Gaitán.

Hombres armados saqueaban e incendiaban lo que se topaban a su paso, cuando uno de los leales trabajadores de la radio fue hasta la casa familiar ubicada en el exclusivo sector de Teusaquillo, para llevar dinero que permitiera que su esposa y sus cuatro hijos se trasladaran de inmediato  a la ciudad de Manizales.

Ahora en la casa de la abuela la familia sufría lo indecible mientras la capital era un caos y las voces enardecidas de las radios clandestinas seguían invitando a salir a la calle.

En medio de la incertidumbre ocurrió un milagro cuando la niña empezó a escuchar un silbido, que para la familia era simplemente la manera que ella tenía de expresar  preocupación por la falta de su padre.

 “Mi papá me está llamando y me está diciendo María Victoria con ese silbido especial”, fue lo que pensó de inmediato.

Mientras Bogotá se destruía, el dueño de la Nueva Granada silbaba en la mañana cuando prendía la emisora y en la noche antes de apagarla, como una manera de decir “estoy bien”.

Otras historias

María Victoria dice que los recuerdos de su infancia están atados inevitablemente a la radio, por cuanto desde la cinco de la mañana que empezaba a funcionar la emisora hasta las doce de la noche cuando terminaba la programación, había varios aparatos prendidos  en la casa.

Los domingos toda la familia solía ir al radioteatro infantil  y cada mes acompañaban a su padre hasta la localidad de Bosa, en dónde estaban instalados los equipos trasmisores.

Audio

Voz María Victoria Ramírez Programación Nueva Granada

0:27 5:25

La familia sufría cuando su padre escuchaba que se cometía un error al aire y de inmediato su padre se levantaba iracundo hasta el teléfono para regañar al locutor de turno.

María Victoria hace memoria que “cuando éramos niños, en las casas por general había un cuarto del radio, que es el equivalente al estudio de las casas de hoy, en dónde están los libros y el computador y era el espacio en dónde nos reuniamos para escuchar radionovelas como “El derecho de nacer” y “Kadir el árabe”.

Dice que nunca olvidará los programas de concurso, pues al Buick negro modelo 30 de su padre todos los viernes en la  noche lo preparaban para recorrer durante el fin de semana  las calles de la ciudad en busca de los oyentes de la radio.

 “Al carro le ponían una funda encima con unos ojos grandes para que el conductor pudiera ver y para nosotros era fascinante que el carro de mi papá se convirtiera en una especie de fantasma que iba timbrando de casa en casa para entregar los premios que ofrecían los patrocinadores de RCN”, evoca con emoción María Victoria.

Enfatiza que uno de los aportes a la radio que hizo más feliz a su padre fue la construcción de los transmóviles en los que luego Carlos Arturo Rueda C transmitiría  las Vueltas a Colombia desde el año 1951.

Los personajes de la radio

Los hijos de Quique recuerdan ahora los momentos felices vividos alrededor de un personaje de la radio, visitado frecuentemente en su caso por los artistas del momento.

María Victoria tiene frescos los momentos en que la familia se sentaba con el cantante español Juan Lejido a compartir los almuerzos con ajiaco y con el humorista Montecristo, quien fue una persona muy cercana.

“Eso si en algunas reuniones de adultos a las que invitaban a Montecristo no nos dejaban acercarnos a la visita, me imagino por los chistes subidos de tono y los cuatro hijos gateábamos detrás de una reja del segundo piso tratando de ver al personaje que se había hecho tan cercano gracias a la radio”, comenta María Victoria.

Ahora que se cumplen 70 años de la fundación de RCN Radio, se sigue evocando la épica de este autodidacta de la radiodifusión, quien murió en la ciudad de Medellín en el año de 1994.

Los hijos de Enrique Ramírez Gaviria lo siguen recordando como un apasionado que sufrió pasando de la tecnología del tubo al transistor y disfrutó de los momentos modernos “de su radio que quería y amaba tanto”.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.