Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Zona rural de Tumaco (Nariño)
Zona rural de Tumaco (Nariño)
RCN Radio

La justicia transicional reconoció por primera vez que la naturaleza, además de ser el lugar de los acontecimientos del conflicto, es una víctima del mismo.

Así lo estableció en los últimos días la Sala de Reconocimiento de la Verdad y Responsabilidad de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), a cargo de la magistrada indígena Belkis Izquierdo, en el marco del llamado caso 02 de 2018.

De interés: Cosiendo la Amazonía: el arduo trabajo de entretejer una nueva selva

En los casos tomados por la JEP se priorizaron los territorios de Tumaco Ricaurte y Barbacoas, con pueblos, principalmente indígenas, afro y campesinos que han entregado informes sobre los efectos de la guerra.

“La Jurisdicción Especial para la Paz tiene un mandato que está relacionado con la centralidad de las víctimas, así mismo debe dar cuenta del enfoque territorial, el enfoque étnico-racial y el enfoque de género”, dijo.

Audio

[AUDIO] Informe: La naturaleza como víctima del conflicto

0:27 5:25

Basado en ese principio la magistrada consideró que la naturaleza es inseparable de las comunidades y en consecuencia “en esa línea es muy importante darle valor a lo que las comunidades consideran importante para la pervivencia y permanencia de ellos mismos”, dijo.

La magistrada Izquierdo, perteneciente al pueblo Arhuaco, advirtió que se trata de un mandato de la Constitución que declara a Colombia como un Estado diverso.

Lea tambiénLa violencia en Tumaco: una guerra “importada” desde el Putumayo

Izquierdo ostenta una sensibilidad particular sobre el valor de los territorios y los entornos naturales para comunidades como los indígenas o los pueblos afro colombianos, pero es enfática en que se trata de un mandato enmarcado íntegramente en la Constitución.

“Acreditar la naturaleza y el territorio como víctima de alguna manera es reconocer que este es un ente que está vivo y que es necesario generar unos derechos y tener una comprensión más amplia, no tan centralizada en los derechos de las personas sino en el de todos los seres que allí deben existir”, explicó.

La solicitud de reconocer “daños socioambientales y territoriales” había sido hecha el pueblo indígena awá. 

También: Agua, educación, empleo y vías, mayores prioridades de PDET Tumaco

La magistrada Belkis Izquierdo intenta que cada vez gane más espacio una línea de pensamiento que permita entender que todos los seres vivos, no solo los seres humanos, tienen la posibilidad de existir mientras reivindica la relación íntima de numerosas comunidades con sus territorios.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.