Cargando contenido

Colombia exporta anualmente alrededor de 50 toneladas de oro obtenido en un porcentaje de la minería artesanal.

Oro en Colombia
Informe sobre la ruta de oro en Colombia.
Javier Jules

De donde viene el oro que produce Colombia y que exporta a varias regiones del mundo? Llegamos hasta el municipio cuya economía depende totalmente de la extracción del mineral.

A siete horas de Bogotá, por una carretera en algunas zonas sin pavimento, hacia el sur, en un valle que rodea la cordillera central, está San José de Ataco.

Su historia también ha sido tocada por el conflicto armado pues en su territorio nacieron las Farc hace un poco más de medio siglo.

Thumbnail

Aquí empieza nuestro recorrido porque el suelo de Ataco es rico en oro y representa, como lo señala Hugo Patarroyo, oriundo de esta localidad, “un papel muy importante a través de la historia de este sur del Tolima, es mucha la gente que depende sus sustento diario, del barequeo artesanal, de la minería artesanal que es como se trabaja en este región fundamentalmente”.

El punto de oro que queda en el fondo de la batea, luego de lavar varias cargas de piedra y arena en una quebrada del municipio de Ataco, puede representar para Polo Cubillos algunas décimas de un gramo de oro con el podrá llevar la comida para su casa.

Este hombre que ha dedicado 43 de sus 49 años de vida al barequeo, con solo ver una montaña cerca de una quebrada o una zona de la orilla del río Saldaña, sabe en donde se puede encontrar el mineral. Explica que “el barequero tiene que tener en el kit, la batea, el taladro, la pala encavadita y nosotros la metemos a la quebrada, sacamos la palada, la echamos a la batea y vamos lavando, de ahí el orito que usted saque lo va echando a la bolsita y trabaja el día para llevarse el sustento”.

La extracción de oro representa el 99 por ciento de la economía de Ataco, en donde empieza el recorrido que hicimos para identificar la ruta del oro colombiano. Una décima de gramo de oro en el municipio, que apenas es identificada por los curtidos barequeros en la batea de madera de Samán, es pagada en aproximadamente 7 mil 800 pesos.

En algunas ocasiones el trabajo de un día deja frutos para una semana, pues “cuando un barequero se saca 40 mil o 50 mil pesitos, pues lo primero que hace es ir a la tienda a comprar su comidita e igual de ahí también va a haber para darle las onces al niño, igual uno va a la peluquería, al señor de la ganadería, así sea una librita de carne, que vale 7 mil u 8 mil pesos, de esos cuarenta los saca y es mucha la gente que se va beneficiando de lo que hacemos nosotros con la minería artesanal”, explica Cubillos.

Cuando se trabaja en grupo se cubre un mayor número de zonas lavando arena buscando oro. Los barequeros cerca de las seis de la tarde de cada día llegan hasta el local de Ángela Arevalo, la mujer que en Ataco compra el mineral.

“Más o menos un promedio de unas 40 personas a diario vienen a vender su orito, entonces vienen sacan un gramito o gramo y medio y lo dividen en seis o siete personas porque ellos trabajan en grupo y la empresa con la que nosotros trabajamos se llama Bptrol todo está legalmente y con papeles al día para exportar”, indica la comerciante del mineral.

El oro extraído también llega hasta los talleres de los orfebres de Ataco que se encargan de purificar el mineral. De esa forma el material obtiene un mayor valor que cuando es sacado por el barequero.

Thumbnail

Joaquín Ferreira ha vendido varias de sus joyas en países de Asia y Europa. Los mismos en donde están las multinacionales que hoy miran a esta región del sur del Tolima con intenciones de explotación. El joyero revela que “el oro se funde con tres veces el peso en cobre, después se lamina y se pica para luego agregarle ácido nítrico y así sacarle todas las impurezas porque el oro no viene puro”.

Una vez purificado, el material es comprado por las empresas que se encargan de fundir el oro, para posteriormente comercializarlo y surtir los mercados de exportación. Javier García, Vicepresidente de Seguimiento y Control de Seguridad de la Agencia Nacional Minera, en su oficina en Bogotá, explica que desde el 2015 en Colombia “los minerales que se comercialicen en el interior del país y en el exterior también, tienen que demostrar su origen lícito y para eso el Estado creo la figura del Registro Único de Comercializadores de Minerales”.

Internacionalmente el valor del oro se regula en la bolsa de valores de Londres. Mientras que el gramo extraído por Polo Cubillos barequeando en Ataco, Tolima, tiene un valor de 77800 pesos, cuando llega a otros países en donde es usado como lujo o incluso para fines tecnológicos, su precio llega hasta los 119 mil pesos.

Thumbnail

Entre las regiones del mundo a donde llega el oro colombiano “el primero es los Estados Unidos, después está Suiza, en menor proporción está la India y también hay una exportación a las zonas francas que es muy importante”, revela García.

Mientras que la exportación de oro significa para Colombia alrededor de 5600 millones de pesos en ingresos anualmente, la comercialización del mineral en las zonas de origen, puede representar un día de alimento y manutención.

“Imagínese usted Ataco sin oro y bien escasos los empleos y todo, nadie estaría en Ataco, pero a Dios gracias el señor hizo las cosas tan bien que aunque no hay empleo pero nos regaló la minería, el orito, para nosotros tener el sustento”, puntualiza Polo Cubillos.

En 2017 Colombia exportó 41 toneladas de oro, ubicándose como uno de los 15 países del mundo, con el mayor envío al exterior de este mineral.

La economía del oro en las zonas de orígen en Colombia
En el municipio de Ataco, sur del Tolima, empieza la ruta del oro colombiano que luego de su procesamiento es comercializado en los mercados del mundo

Encuentre más contenidos

Fin del contenido