Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Equipo de vacunación en zonas remotas de Junín, Cundinamarca
Equipo de vacunación en zonas remotas de Junín, Cundinamarca
Policlínico de Junín

Llegamos a Junín, municipio del nororiente de Cundinamarca, para seguir a los trabajadores que en las últimas semanas se han convertido en la piedra angular de la salud pública en medio de la pandemia, llevando a muchos ciudadanos la esperanza de permanecer sanos: ellos son los vacunadores.

El equipo tiene su primera cita en una casa a orillas de la carretera donde espera la familia Gómez. 

Pues es una satisfacción, para que uno esté bien de salud y protegernos de esa enfermedad, tan tremenda que es”, dijo Ángela, hija de Emilia y Vicente.

Y muchos se preguntarán ¿cómo fueron esos casi 12 meses de aislamiento para doña Emilia Hidalgo de Gómez de 83 años de edad?, pues ella responde que “fue un año de encierro, mucha expectativa y mucho susto de pensar en los hijos que están lejos y que se puedan enfermar”.

Recibió la vacuna y luego su esposo, don Vicente. Al preguntarle a él su edad, saca una risa y dice “no me acuerdo”. Tiene problemas de movilidad a sus 85 años y le hubiera sido muy difícil llegar al centro de salud para recibir la dosis. 

Juan Carlos Beltrán es el gerente del Policlínico de Junín. Cada día de estas últimas semanas ha estado lleno de miradas agradecidas de adultos mayores, quienes después de un año por fin ven la luz en medio de la pandemia.

Más sobre vacunación: Invima estudia suspensión de vacuna de AstraZeneca en otros países

“Hay muchas personas que no tienen quien los lleve al hospital, entonces nosotros nos damos a la tarea de ir casa a casa así nos toque caminar con nuestro equipo de vacunadores, para garantizar que van a quedar inmunizados”, explicó.

(VIDEO) Así llegan las vacunas a adultos mayores en medio del campo

El grupo va en una camioneta hasta que acaban las carreteras. En el automóvil Paola Chitiva, la Coordinadora del Plan Ampliado de Inmunización describe su labor.

“Ubicamos pacientes en estado de vulnerabilidad y con discapacidad que no pueden acercarse a nuestra institución, por tanto no le podemos hacer un agendamiento en el Policlínico”, explicó.

Más información: Caso Jineth Bedoya: Corte IDH suspendió juicio contra el Estado colombiano.

Se acaba la vía y empieza la caminata al sol y al agua. A Paola la han mordido 3 perros en las veredas que visita. Van acompañados de la Policía, escudriñando para hallar a los adultos mayores que nunca bajan al pueblo, como Casimira, una mujer de 90 años quien ya está inmunizada.

Yo estoy divinamente gracias a Dios y a la Santísima Virgen, otra cosa es que tengo dolor de espalda, pero no de eso”, explicó dando un parte de tranquilidad.

Sin embargo, sabe que se dirigen donde la señora Clónima y advierte que “quizás el perro no esté suelto, porque hay perro bravo”.

Otras historias: Yamile, la mecánica de Transmilenios.

Por su parte, doña Clónima decidió ponerse la vacuna por medio de su EPS, entonces el equipo sigue su camino hasta donde Ana Dolores de 92 años, quien se mueve con ayuda de un caminador.

Luego de que le aplicaran la dosis, Ana confirma que Aracelly “tiene buena mano”, ya que apenas sintió la punción de jeringa. Le preguntamos por este año de aislamiento y dijo que “he estado aquí porque como sufro de los tendones entonces no he podido bajar”.

Justo abajo de la loma de esa población, fue vacunada doña Odilia León, la persona más longeva de Junín, con 101 años de edad. Su hija Felicia la cuida y tan contenta se puso por la llegada de los médicos, que mató un pollo para recibirlos con comida.

Pasan otras cosas: El hombre que les enseña a volar a las aves.

“Gracias a la ayuda del doctor Juan Carlos del Policlínico, porque yo no la hubiera podido llevar”, aseguró la mujer. 

Doña Odilia pasa sus días en una silla. A su casa solo se puede llegar a pie y en caballo. A ella prácticamente no le es posible salir. 

Fue un año crítico, de miedo, de temor, créame que sale uno y tiene miedo”, recordó Felicia, quien ahora se reconoce más tranquila porque su ser más querido está protegido.

Todos hablan y felicitan a Aracelly Rodríguez (la vacunadora), porque muchos de los abuelos la recuerdan de niña, jugando en las calles de Junín. Hoy los inmuniza contra el covid-19 y no cabe de la dicha.

Más información: Cifras controvierten afirmaciones de Claudia López.

“Yo me siento muy feliz porque a mí todo el mundo me quiere, me conoce, me llama”, afirmó la trabajadora quien por estos días es la persona más popular del pueblo.

El teléfono suena a cada minuto “y yo contesto a las 11:00 de la noche si me llaman”, porque está convencida de que es su vocación y vacunar a sus paisanos en lugares prácticamente inaccesibles es su gran reto “hasta que yo ya no pueda más”, agregó. 

El desafío apenas comienza ahora con la inmunización de adultos mayores de hasta 79 años, en una labor que cada vez se hará más masiva y con la que quieren desterrar al virus.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.