Cargando contenido

Trabajan hundidas en el fango y su labor de alto riesgo es un patrimonio del Pacífico.

Concheras de Tumaco
Concheras de Tumaco
Raíces del Manglar

En Tumaco existe un grupo de trabajadoras llamadas "las concheras", mujeres que se meten kilómetros adentro del manglar para extraer moluscos de cocina gourmet en un trabajo de alto riesgo que, además, es patrimonio cultural del Pacífico.

La jornada comienza muy temprano, a las 6:00 de la mañana, si hay marea baja. 30 mujeres se reúnen en el barrio el Porvenir que termina donde empieza el manglar en Tumaco (Nariño).

Esas 30 trabajadoras, muchas de ellas desplazadas y cabeza de familia, se embadurnan en ACPM para que no las ataque el jején y oliendo a combustible comienzan la jornada. Una de ellas es Magnolia Ordóñez, poniéndose las insuficientes botas antes de comenzar la tarea.

“Hoy en día, como no tenemos vehículo propio, a veces alquilamos la canoa y el motor, pero lo demás lo hacemos ‘a pata’”, dijo sonriendo y orgullosa esta conchera Tumaqueña. 

Audio

[AUDIO] Así es el día a día de las concheras tumaqueñas

0:27 5:25

A las 9:00 de la mañana la humedad de los pantanos y el calor del pacífico ya las tiene llenas de sudor, han caminado por kilómetros mangle adentro, los ojos les arden y cada vez es más difícil andar entre el fango que las entierra hasta las rodillas.

Le puede interesar: Agua, educación, empleo y vías, mayores prioridades de PDET Tumaco

Uno va, mete la mano y las va topando, muchas personas pescamos a mano y otras conchan con guantes”, porque aunque es más arriesgado con la mano desnuda, se tiene más tacto al “conchar”, verbo naturalizado por su labor.

Encuentran pianguas, esas son las conchas que buscan, pero a veces se encuentran con otras cosas, cosas peligrosas

Dijo Magnolia que “Es que no se sabe si uno se va a topar conchas o se va a topar culebras, con un camarón bravo, con un pejesapo, que lo pique a uno… con un vidrio, porque también tenemos el problema de que hay mucha, mucha basura”.

Helen Daniela Carabalí hace parte de este grupo de mujeres con un trabajo en el que arriesgan su vida.

También hay otras clases de peligro, que de pronto algún grupo armado esté por ahí y de pronto uno corra el riesgo de que también lo agarren a uno (…) Es que tenemos tantos puntos de vista, que no terminaríamos nunca de contar los riesgos”, advirtió.

De cada diez concheros nueve son mujeres. Dicen que es costumbre, pero en buena medida es la falta de oportunidades lo que lleva a las mujeres a trabajar en ello, pero el conocimiento, el "ojo" para encontrar conchas es un conocimiento ancestral.  

Nelly Lucía Paredes pesca las conchas desde los 10 años de edad y sueña con que su labor se convierta en una empresa.

Vea tambiénEstos perros podrían detectar el cáncer tempranamente

“Nosotras nos sentimos orgullosas de lo que tenemos, para nosotras queremos obtener (algo) por lo que siempre hemos luchado, que es llevar a cabo una gran empresa en la cual nosotras tengamos un comercio aquí, un comercio en España, puede ser, un comercio en Brasil, es decir que seamos reconocida a nivel mundial”, puntualizó.

También hacen vedas para dejar a las conchas crecer,saben que ese manglar es su vida y lo cuidan. “Vivimos de ella, de ahí viene el pescado a sobarse, viene el camarón, viene la jaiba y lo estamos cuidando”, concluyó Magnolia.

De interésLea la historia del pueblo que tiene dueña

Un buen día logran sacar 300 pianguas, que equivalen a unos 45 mil pesos y que terminarán en platos como ceviche, cocteles y cocados

A las 6 de la tarde están volviendo cansadas, empapadas, raspadas, sedientas. Regresan antes de que el agua suba y el jején vuelva a bajar.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido