Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El escultor Ronni Martínez en Zipaquirá
RCN Radio

Convertir las rocas salinas en arte es la labor del escultor Ronni Martínez Parra, él toma ese mineral que nace en Zipaquirá, población reconocida por ser uno de los centros de explotación de sal en Colombia, y lo convierte en cuerpos, rostros, y todo tipo de figuras.  

“Todas las esculturas que usted ve aquí, son hechas por mí, son hechas a mano, son hechas a partir de herramientas como mazos, martillos, cinceles, punteros, brochas. Tomamos la roca y la transformamos hasta convertirla en una escultura”, comenta mientras mueve cada una de las herramientas.  

En Zipaquirá cuentan que la explotación de yacimiento de sal se ha dado desde el siglo XVI, y cuentan también que hay unas rocas más nobles que otras que se dejan tallar conforme lo desee el escultor.  

“Yo digo que dentro de estas rocas están las esculturas, yo lo único que hago es quitarle lo que les sobra para tallarlas”, indica.  

Le puede interesar: El protagonismo de la mujer rural en la producción de hierbas aromáticas

Entre el escultor Ronni Martínez Parra y las rocas salinas hay una conexión tan fuerte, que asegura que, cada vez que toma el cincel y el mazo, la roca le habla y le dice la forma que quisiera adoptar.  

“Simplemente me dejo guiar por lo que me dice la roca; sí la roca le habla a uno de acuerdo con sus formas, porque ella tiene ciertas formas; yo la veo y digo ‘aquí puedo sacar tal cosa’ y me dejo guiar por esas diferentes imperfecciones que tiene y sobre ella voy trabajando. Es un trabajo de pasión y dejarse llevar”, manifiesta.  

Lea también: Restaurante de Bogotá emplea a personas en condición de vulnerabilidad

En el taller de este escultor se encuentran piezas de hombres meditando, otros pensando, mujeres con niños en brazos, representaciones de imágenes religiosas, esculturas realizadas bajo la técnica ‘talla en sal de roca’. Mientras realiza una nueva creación comenta que cada imagen le toma al menos 30 días.  

“Golpe a golpe vamos retirando lo que le sobra, esperando que aparezca nuestra escultura hecha completamente a mano”, precisa.   

La creación de elementos bajo la técnica ‘talla en sal de roca’, corresponde a una de las principales actividades artesanales en Zipaquirá, ‘la ciudad de la sal’. 

Audio

Las rocas de Zipaquirá que se convierten en esculturas

0:27 5:25
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.