Cargando contenido

En once meses los usuarios de las carreteras en Colombia pagarán por vía electrónica cuando pasen por un peaje

Congestión vehicular
La vía Bogotá - Girardot en el Km 13 se encuentra con paso restringido.

En los vehículos se instalarán chips que agilizará el tránsito por los denominados peajes electrónicos cuya puesta en funcionamiento ya tiene detractores y simpatizantes.

El paso por un peaje en Colombia, el pago de la tarifa y la entrega del recibo y el dinero sobrante puede tomar entre 45 segundos y un minuto y 10 segundos en promedio.

Sin embargo pasar por uno de los dos carriles del peaje de Cajamarca, ubicado en La Línea, “en épocas cuando hay bastante carga, se tiene que esperar un trancón hasta de un día”, revela Andrés Charfuelan, directivo de la Asociación de Camioneros de Colombia.

A partir del primero de marzo de 2019, pagar un peaje en Colombia se hará sin dinero en efectivo. Según César Peñalosa, Viceministro de Transporte el objetivo fundamental de los denominados peajes electrónicos, “es que se hará más ágil el paso de los vehículos por los peajes, más eficiente para los transportadores de carga y para los de pasajeros”.

En once meses, para pasar entonces por un peaje en Colombia, los usuarios deberán pegar, en el parabrisas de su carro, un dispositivo denominado TAG que podrán adquirir con las empresas autorizadas por el Ministerio de Transporte.

Deben ir ante un intermediario para conseguir un TAG y suscribir un contrato con esta empresa que se debe certificar claramente ante el Ministerio de Transporte, certificando su experiencia y su vocación como intermediario y facilitador del pago electrónico”, agrega el viceministro Peñalosa.

De acuerdo con sectores de transportadores tanto de carga como de pasajeros, los peajes electrónicos si serán útiles.

“Quienes andamos recorriendo las carreteras, sabemos que hay peajes sumamente congestionados, por eso esperamos que este proyecto se haga y lo vemos con buenos ojos porque es beneficioso para el sector”, agrega Charfuelán.

Pero en otros sectores especialmente de transportadores menores, aquellos cuyas negociaciones se hacen en efectivo, el proceso no les genera ningún beneficio.

“Yo no estoy de acuerdo porque para mí será más trabajo ir a sacar una cuenta y tener que estar recargando para poder pasar el carro, voy a perder tiempo y no serviría para nada”, señala Federico Ramírez, transportador de papa y cebolla en la Central de Abastos de Bogotá.

Recargar el TAG para pagar los peajes, se podrá hacer de manera prepago, asociando una cuenta bancaria para hacer débito automático o incluso de forma pospago. En todo caso, asegura el viceministro César Peñalosa, “los intermediarios ofrecerán cuentas prepago, que se recargarán sin necesidad de contar con algún producto financiero”.

De acuerdo con el proyecto del gobierno, aunque lo que se pretende es contar con el pago electrónico para agilizar el paso vehicular, todos los peajes también contarán al menos con una caseta en donde recibirán dinero en efectivo.

“No es obligatorio migrar hacia el esquema de peajes electrónicos pero si es deseable para aquellos usuarios que a diario transitan nuestras carreteras”, puntualiza el funcionario.

Durante el año 2017, el Peaje de los Andes, en la salida hacia el norte de Bogotá y el de Chusacá, hacia el sur de la capital, recibieron 128 mil y 117 mil millones de pesos, respectivamente, siendo los de mayor recaudo entre los 141 peajes del país.

Los intermediarios bancarios, algunos de los cuales tienen experiencia en el cobro de peajes electrónicos, en los 40 que ya existen en Colombia, entrarán en la competencia para ser los administradores de recaudos que superan los 2 billones de pesos cada año.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido