Cargando contenido

Personas que vivieron estos hechos 'rompieron su silencio'.

Sodalicio de Vida Cristiana
Logo del Sodalicio de Vida Cristiana.
Imagen tomada de sodalicio.org

En el año 2015, el periodista Pedro Salinas publica un libro titulado 'Mitad monjes, Mitad soldados'.Allí reproduce los testimonios de 30 ex integrantes del Sodalicio de Vida Cristiana, una Sociedad de Vida Apostólica fundada por el laico peruano Luis Fernando Figari en 1971.Esta sociedad religiosa la integran laicos y sacerdotes que dicen "entregar su vida a Dios y anunciar el Evangelio".

Sin embargo, lo que cuentan algunos de los ex miembros del Sodalicio no tiene ninguna relación con el mensaje del evangelio. Hay testimonios de violaciones, algunas a menores de edad, múltiples maltratos físicos, psicológicos y, en general, un abuso completo del poder.

La reacción en el Perú a la publicación del libro de Salinas fue inmediata: el Sodalicio pidió perdón por los abusos cometidos y, en el papel, prometió distanciarse del fundador Figari y de otros acusados como el segundo de la comunidad, Germán Doig, quien murió en el 2001.

Finalmente, en 2015, la Fiscalía peruana decide abrir una investigación por violación contra el fundador. El primer problema que tuvieron es que Figari ya no vivía en el Perú, vivía en Roma en retiro desde el 2010, donde sigue todavía y desde donde ha negado cualquier responsabilidad.

El Sodalicio fue aprobado como sociedad de derecho pontificio por el Papa Juan Pablo II en 1997, pero a Colombia llegó unos años antes, en 1990, cuando el Cardenal Alfonso López Trujillo los invita a la ciudad de Medellín.

Desde entonces muchos jóvenes colombianos, algunos menores de edad, empezaron a acercarse esta comunidad. ¿Qué pasó con ellos? ¿Qué cuentan de su experiencia en el Sodalicio? En RCN Radio fuimos a buscarlos y conversamos con ellos.

Esta es la historia de aquellos que ahora deciden denunciar lo que sufrieron dentro de la comunidad.

En el barrio La América en Medellín está la parroquia que por años administró el Sodalicio. Acompaño a dos ex sodalites que vivieron años dentro de la comunidad. Uno de ellos es Andrés Cardona, que vivió 5 años dentro de la comunidad en Medellín.

El otro acompañante no quiere que se utilice su nombre para este reportaje, de modo que lo llamaré Roberto.

En el libro del periodista Salinas hay una referencia histórica importante: Figari, el fundador, estuvo marcado por doctrinas cercanas al fascismo de José Antonio Primo de Rivera, líder de la falange española. Tal vez por eso a Cardona, moreno, bajo y de familia humilde, lo maltrataron física y psicológicamente.

Le pegaron en la cara, en el cuerpo, lo obligaron a comer comida podrida. Roberto, en cambio, era mono, alto y de familia acomodada. Su maltrato fue distinto. Cuando se volvió incómodo, le hicieron un montaje para sacarlo de la que fue su casa por 17 años.

En la segunda entrega, oiremos el caso de una mujer que también hizo parte del Sodalicio. Porque también tienen una comunidad para mujeres.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido