Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Imagen que muestra el paso en el tiempo de Quijano en la Nasa y en Boyacá
Imagen que muestra el paso en el tiempo de Quijano en la Nasa y en Boyacá.
RCN Radio

El viñedo de Punta Larga es considerado un rincón de Europa en Boyacá. Está ubicado en el kilómetro 7 en la vía entre Duitama y Nobsa. Allí, en una colina, funciona desde hace 37 años una pequeña industria vinícola.

El lugar está rodeado de un paisaje espectacular donde se divisa el Valle del Sol y las montañas verdes sembradas de maíz, papa, arveja, hortalizas y todos los frutos que se dan en esta tierra hermosa y privilegiada.

Marco Antonio Quijano, un ingeniero químico, PHD, que trabajaba con la NASA hace 50 años cuando el hombre llegó a la luna, pero en un proyecto en Alemania, cumplió su sueño de niño de hacer con las uvas que su papá le mostraba en Firavitoba, un vino que hoy en día se vende en cantidades limitadas a selectos clientes que visitan su estancia provenientes de todo el país.

De interésEl viaje de Armstrong, Aldrin y Collins que llevó al hombre a la Luna hace 50 años

Pero también llegan muchos extranjeros, principalmente del viejo continente, atraídos por la fama del fruto de la vid que se produce en la loma de Punta Larga.

El 'Marqués de Punta Larga', en Boyacá.
El 'Marqués de Punta Larga', en Boyacá.
RCN Radio

“Yo me volví a Colombia a trabajar con la Federación Nacional de Cafeteros. Me devolví de Alemania donde trabajaba en química cósmica que tenía que ver con la composición de la luna, porque tenía mis padres aquí. Y siempre la tierra llama fuertemente", dice con alegría el científico Quijano.

Contó que "me pensioné con la Federación y así vine a la región y me instalé de nuevo en mi tierra, tratando de aportar una nueva agricultura: la viticultura, la agricultura del vino.

Recuerda que el 20 de julio de 1969, cuando el astronauta Neil Amstrong piso la luna, él estaba en Mainz (Maguncia) en Alemania, al borde del Rio Rhin , la zona vitícola más importante de esa nación.

Más enCanto de las ballenas llegaron a las playas del Pacífico colombiano

Por entonces trabajaba con el análisis y la investigación de la composición de los cuerpos celestes que flotan en el espacio sideral.

“Nosotros estábamos esperando que estos héroes trajeran de la luna pedazos de allá para analizarlos químicamente. Es cierto que el polvo lunar es muy abrasivo y ese polvo de los mares lunares es muy negro porque la luna no tiene atmósfera y el sol emite radiaciones que llevan átomos de carbono, y ese carbono durante millones de años se ha ido depositando en la capa  lunar. Ese bombardeo de partículas solares  es capaz de dejar pequeños orificios o que hace que ese polvo sea muy poroso”, explica el doctor Quijano.

La zona de Punta Larga, en Boyacá, donde se produce vino artesanal.
La zona de Punta Larga, en Boyacá, donde se produce vino artesanal.
RCN Radio

Acota, volviendo a los asuntos terrenales, que la idea de cultivar su propio viñedo y hacer vino le surgió desde muy pequeño. “En los patios de las casas de Firavitoba existían bastantes maticas de uvas y fue de esas maticas de donde me surgió la idea de tener  una agricultura del vino”, cuenta.

Recuerda que cuando tenía 13 años, su papá lo llevó a una fiesta de compadres y llevó un vino muy bueno comprado en Sogamoso. “Antes de brindar me dijo con una copa, prueba esto tan bueno que sale de una mata que estaba al frente. Entonces me dije: 'increíble que tengamos la mata y tengamos que traer el vino de Francia'".

Quijano explica que cuando volvió de Europa estudió la región del valle y  la loma de Punta Larga entre, Duitama y Nobsa, y pensó que era muy parecida al territorio del Rhin y que debería ser posible sembrar las mismas variedades que se dan allí en Alemania.

“Y ahora cavilando, me doy cuenta que esta región tiene las mismas condiciones de lluvia y temperatura de la región de Borgonia, en Francia, donde se produce el más famoso vino de pino negro. Y el nuestro, también de pino negro, se ha vuelto un vino muy famoso”, señala el viticultor.

La primera botella que produjo fue en 1987. Sin embargo, Quijano no produce en cantidades industriales, no exporta ni distribuye su producto en Bogotá o en Colombia, lo vende a los clientes que llegan a Punta Larga o lo piden por correo.

Dice que tiene un modelo como en Borgonia, donde solo tienen una hectárea para producir. “Y es tal vez el viñedo de la variedad pino negro más famoso del mundo”, explica.

De interésSolo 27% de las empresas privadas en Bogotá son lideradas por una mujer

En medio de la charla, llega a su expendio un grupo de personas, entre ellos un francés. Los recibe y entabla una conversación en su idioma, luego les da a probar con orgullo uno de sus mejores vinos blancos.

El vino de Punta Larga (Boyacá) ha recibido varios premios y reconocimientos internacionales. Incluso, le confirieron al doctor Quijano el título de Marqués de Punta Larga.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.