Cargando contenido

El mundo entero vive hoy la desaparición de las abejas y Colombia no es ajena a este fenómeno.

Abejas
Abejas
Foto: Ingimage

Estadísticas extraoficiales advierten de la muerte de al menos 14 mil 381 colmenas de abejas en los últimos tres años en Colombia, cada una con un promedio de 75 mil individuos.

El mundo entero vive hoy la desaparición de las abejas, una disminución colosal del número de estos insectos que tienen la función de polinizar el planeta. Colombia no es ajena a este fenómeno que podría cambiarle la cara al mundo en muy poco tiempo.

Coinciden todas las fuentes en que la disminución en la población de estos insectos no es un problema de comerciantes de miel y polen, ya que las abejas polinizan cerca del 70% del alimento de consumo humano. Para muchos salvar a las abejas es salvar a la humanidad como la conocemos.

En el año 2014 Don Jairo Velandia, apicultor de Guasca, Cundinamarca, grabó un video sobre la muerte masiva de sus insectos. Sus colmenas se habían convertido en un tapete con millones de abejas muertas.

Hoy, luego de tres años cuenta lo que se encontró al llegar a sus colmenas productoras de polen. Más de 6 millones de sus abejas habían muerto en una noche.

"En agosto de 2014 vinimos a recolectar los productos de las abejas, al entrar al bosque vimos las abejas muertas y otras moribundas. Estaba un tapete repleto de abejas muertas. Fue un impacto terrible porque eso nunca lo habíamos visto en más de 25 años", relató Don Jairo.

La noticia tuvo poca relevancia en los medios, pero se dispersó entre el gremio de apicultores y desde muchas regiones comenzaron a llegar las alertas sobre otras muertes de estos insectos en circunstancias extrañas.

Entidades como los ministerios de Agricultura y Ambiente, el ICA y el Instituto Alexander Von Humboldt suman hoy esfuerzos para tratar de evitar una tragedia anunciada. Brigitte Baptiste, directora del Instituto Von Humboldt advierte que aún no hay cifras oficiales sobre la muerte de abejas pero sabe que hay un gran problema.

"Tenemos muchas reclamaciones sobre todo del sector productivo que nota que las abejas están muriendo, que la calidad de la miel está cambiando", dijo Brigitte Baptiste.

Mientras tanto, un grupo importante de personas en todo el país se ha unido: la muerte de abejas en cantidades aplastantes generó un colectivo denominado Abejas Vivas.

Los miembros del grupo encuestaron a apicultores de 26 departamentos, propietarios de 46 mil colmenas y en total reportaron la muerte de al menos 14 mil 381 colmenas de abejas en los últimos tres años en Colombia, cifra que representa más de un 30% de las colmenas incluidas en la muestra. 

La bióloga de la Universidad Nacional Guiomar Nates es tal vez la persona que más sabe de abejas en el país. Para ella, las abejas en Colombia están siguiendo el mismo camino que en otros lugares del mundo. Una disminución preocupante en su población.

Los industriales de la apicultura y los artesanales coinciden en que siempre hubo pérdidas de individuos, pero nunca en estas escalas. Por ejemplo, hace algunos días el ICA estuvo en Putumayo tratando de salvar la apicultura en este departamento, porque allí los apicultores reportaron que la mitad de sus abejas han muerto. ¿Cuáles son las causas de estas muerte masivas?

Para Jairo Velandia, el apicultor que perdió en Guasca 85 de sus colmenas el fenómeno en Colombia tiene una sola palabra: “pesticidas”. 

Y las miradas de los defensores de las abejas en Colombia y el mundo se dirigen hacia las multinacionales productoras de pesticidas, entre ellas Bayer, que fabrica para Colombia el Fipronil. Roberto Ramírez Caro, médico encargado de Políticas Agrarias de Bayer en Colombia, asegura que la muerte masiva de abejas tiene otras causas.

La bióloga Guiomar Nates advierte que la causa obedece a múltiples factores, uno de ellos los pesticidas, pero advierte que un ácaro no sería capaz de diezmar colmenas enteras en 24 horas.

El ICA inició la revaluación de los plaguicidas químicos “lo que llevó a la Entidad a cancelar el registro de venta al 90% de los plaguicidas de uso agrícola con categoría toxicológica I y II, por cuanto no superaron la evaluación integral de los estudios presentados o la evaluación de  riesgos de toxicidad y riesgos al medio ambiente”. Andrea Amalia Ramos es entomóloga de la Dirección de Sanidad Vegetal de la entidad.

Diagnosticar las causas es vital para intentar corregir la situación. Hay consenso en que si la tendencia a su pérdida continúa las consecuencias para los seres humanos podrían ser colosales, como lo explica la especialista Guomar Nates. 

Más exactamente, 3 de cada 4 cosas que usted come al almuerzo han sido llevadas a su mesa por una abeja. Maria Helena Latorre, Directora de Procultivos de la ANDI explica la diferencia entre la productividad en cultivos sin abejas y con abejas.

Pocos días antes de realizar este informe nuevamente murieron colmenas masivamente en la finca de don Jairo Velandia, cada mañana llega allí con miedo, mirando hacia el suelo, temiendo ver nuevamente el tapete de abejas muertas. 

Las abejas son la máquina perfecta de la naturaleza para la polinización, evolucionaron hace 100 millones de años, al tiempo que las flores, en sus pelos y sus patas llevan a cabo el complejo proceso de la reproducción de la mayor cantidad de plantas en el mundo.

Australia, España, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, China, Argentina, Chile y ahora Colombia, entre otros muchos países, han lanzado la alerta. 

Hay quienes dicen que se acaba el tiempo si se quiere mantener un mundo tal cual lo conocemos, un mundo cuyo balance depende en mucho de que estos insectos no se silencien.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido