Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

militares
Los familiares piden se haga justicia
Archivo RCN Radio

Al cumplirse 22 años de la masacre de Gutiérrez (Cundinamarca), las madres de los soldados que fueron asesinados por más de 400 guerrilleros del frente 53 de las extintas Farc -al mando de alias “Romaña”- siguen reclamando conocer toda la verdad y que se haga justicia tras el atroz hecho que les arrebató la vida a sus hijos.

Las víctimas de esta masacre, perpetrada el 8 de julio de 1999, fueron un total de 38 soldados cuyas edades oscilaban entre los 19 y los 23 años, pertenecientes al Batallón Landazábal Reyes del Ejército Nacional, quienes fueron atacados de manera indiscriminada con cilindros bomba y asesinados en su mayoría con tiros de gracia.

Lea tambiénNo se puede llamar masacre a pelea entre dos bandas de narcotraficantes: Alto Comisionado

Tras haber presentado un informe a la JEP en septiembre del año pasado, hoy las Madres de Gutiérrez insisten en ser reconocidas como víctimas por este tribunal especial para que se prioricen las investigaciones y los miembros de las extintas Farc reconozcan su responsabilidad en los hechos con el fin de avanzar en la búsqueda de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

Blanca de Garzón, madre del soldado asesinado Bartolomé Garzón, aseguró que quisiera tener un cara con los victimarios de su hijo para reclamarles sobre la verdad de lo ocurrido.

“Quisiera preguntarles a las Farc porque atacaron a unos muchachos que no estaban haciendo ningún mal, sino prestando un servicio a la Patria, porque hicieron eso con unos muchachos inocentes, porque los atacaron tan cruelmente, quisiera saber porque lo hicieron”, dijo.

Las familias de los soldados víctimas buscan que se prioricen estos hechos tras los excesos de guerra enmarcados en graves violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario.

Dario Alfaro, uno de los uniformados sobrevivientes de la masacre, reclamó una pronta reparación para él y las madres de sus compañeros asesinados por las antiguas Farc.

A su turno Catalina Castro, directora de la Corporación Mil Víctimas, hizo un llamado a la JEP y a las demás autoridades para que se le dé el mismo tratamiento a los militares victimas del conflicto.

Las investigaciones  de las autoridades dejaron en evidencia la crueldad de los atacantes, quienes como práctica demencial desmembraron los genitales de algunos de los soldados asesinados.

Lea ademásMasacre en Samaniego: Una historia que se repite, violencia sin fin

En los informes judiciales se señala que en esta toma de Gutiérrez fueron empleados por las extintas Farc, medios y métodos de guerra ilícitos, utilizando artefactos explosivos improvisados, reconocidos como un crimen de guerra y una grave infracción al Derecho Internacional Humanitario.

De acuerdo con los reportes de las autoridades, los tiros de gracia realizados por los victimarios a corta distancia, configuraron el delito de Homicidio en Persona Protegida, ya que los militares víctimas se encontraban en situación de indefensión en el momento del ataque y no representaban una amenaza para el adversario.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.