Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Mujeres caminan por calle de Bogotá.
Dos mujeres usan mascarillas como medida de precaución contra la propagación del coronavirus COVID-19, en Bogotá.
AFP

Si bien la crisis económica generada por la pandemia del covid-19 ha tenido un efecto negativo en el empleo, su impacto ha sido devastador para la juventud y, en especial, para las mujeres jóvenes: según un estudio de la ONG Cuso International, el 34 % de ellas han perdido sus empleos.

Alejandro Matos, Director de Cuso International en Colombia, asegura que para detener este fenómeno es  importante ampliar que el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF) incluya beneficios específicos para empleados/as jóvenes  especialmente para mujeres.

Lea además: Van 1.241 'colados' en proceso de vacunación anticovid en Colombia, según la Contraloría

“La desafiante coyuntura económica actual ha afectado a las personas jóvenes pobres de las ciudades, quienes tienen las mayores dificultades para ingresar al mercado laboral y, al mismo tiempo, son las primeras que pierden sus trabajos en las crisis”, dice Matos.

Con base en datos de la Gran Encuesta Integrada (GEIH) del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), Cuso International analizó la situación laboral de la juventud urbana en Colombia, con énfasis en los 7.120.000 de personas jóvenes urbanas de estratos bajos.

La ONG advierte que las mujeres jóvenes han sido las más perjudicadas en esta época: en 2020 el 34 % de ellas estaba desempleada, mientras que un año antes ese porcentaje era menor en 11 puntos porcentuales (23 %).

Para Rosmery Quintero, presidente de Acopi -el gremio que agrupa a las pequeñas y medianas empresas-,  a través de la reforma tributaria que se avecina se tendrán en cuenta algunos incentivos tributarios para los empresarios que contraten mujeres

“Vemos que a través de la próxima reforma fiscal y social se contemplan ciertos instrumentos como el cubrir un porcentaje significativo de la seguridad social por un periodo de cinco años, para empleadores que vinculen mujeres, jóvenes, estudiantes en proceso de aprendizaje”, dijo.

Es de mencionar que, según el Dane, el grupo más afectado con el desempleo fue el de las mujeres no profesionales, con una caída den el empleo del 11,7 por ciento en el último trimestre del año pasado con respecto al 2019.

Más enVocación de poder de las mujeres para las elecciones de 2022

Según la entidad, ese grupo de mujeres principalmente a labores domésticas, servicios de alojamiento, restaurantes y turismo, las actividades más golpeados.

Frente al empleo juvenil, según sectores económicos se destaca la reducción del peso de la rama de servicios comunales, sociales y personales para las mujeres en general y, en particular, para las jóvenes de estrato más bajo.

En este sector están incluidos los renglones de la educación, salud, esparcimiento, servicios culturales, servicios de limpieza prestado a las personas y hogares y servicio doméstico, entre otros. Esta rama pasó de representar 31 de cada cien puestos de trabajo en 2017 a 24 en 2020.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.