Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Migrantes haitianos
Migrantes haitianos cruzan la jungla del Darién Gap, cerca de Acandi, departamento de Chocó (Colombia).
AFP

Atraídos por economías más estables en Sudamérica, muchos haitianos incluyeron a Chile y Brasil en la lista de los destinos para refugiarse, junto a Estados Unidos y República Dominicana, países donde históricamente han tenido una mayor presencia. 

Pero la crisis derivada de la pandemia y el endurecimiento de las políticas migratorias, en especial la de Chile, han sido los detonantes para que miles de ellos hayan decidido emprender una travesía desde Sudamérica hasta Estados Unidos.

Lea aquí: Haití ha recibido 3.700 migrantes deportados de EE.UU. en la última semana

RCN Radio conoció la historia de un migrante haitiano que llegó hace cuatro años a Chile. Primero llegó solo y el último año ya estaba con su familia, su esposa y sus cuatro hijos. 

Este migrante, cuyo nombre no dio a conocer, tiene solo 36 años. En Chile no logró tener los documentos necesarios para vivir legalmente y encontrar oportunidades para sus hijos. Cuatro años de intentos frustrados. 

Audio

(Audio) Testimonio de migrante que atravesó nueve países para no volver a Haití

0:27 5:25

"Viví cuatro años en Chile, como un año con la familia. En Chile no pude tener documentos buenos, cuando quería tenerlos definitivos, me rechazaban y por un tema de antecedente penal, se hizo difícil tener documentos. Mis hijos no tenían nada y el sistema tampoco los reconoce, así que se volvió una vida super pesada para mi, no tengo ayuda, he fracasado mucho". 

Por el riesgo de ser deportado a Haití y ante la falta de oportunidades, decidió emprender la travesía hacia Estados Unidos hace dos meses. Atravesó nueve países. Viajó en bus y una semana caminando. El trayecto a pie fue por la selva del Darién, una experiencia para héroes, dice él. 

Le puede interesar: EE.UU. no sabe qué hacer con afganos que se colaron en sus vuelos de evacuación

"Fue terrible, mucho muerto, una vida difícil. El que pase la selva debe ser reconocido como un héroe porque nadie puede pasar sin tener a Dios porque es una vida difícil. Hay que pasar montaña, agua, río. Mucha violencia sexual. En esa selva conoce toda mala persona. Hay personas que han durado 14 días a pie". 

Tras conseguir las rutas y los buses que lo fueran acercando a México, logró llegar con su familia a Tapachula, un lugar donde fue mejor recibido, pero donde enfrenta obstáculos: "no tenemos trabajo, si no tienes dinero para comprar ahí quedamos". 

Migrantes haitianos
Migrantes haitianos cruzan la jungla del Darién Gap, cerca de Acandi, departamento de Chocó (Colombia).
AFP

Hace unas dos semanas volvió a emprender camino y se encuentra en Ciudad Acuña, cerca al Río Bravo, en la frontera con Estados Unidos. Y cruzó la frontera. 

"Cruzamos la frontera pero la cosa se puso caliente. Nos devolvimos y tendremos que esperar. Las autoridades están llamando a la gente para que suban a un autobus, muchos no quieren se deportados. Es que cualquier tienen medio de ir a Haití, no porque tenga problemas con alguien, sino porque es como que cae en hoyo y lo tapa, no hay vida en Haití". 

Para este joven haitiano, no es una opción volver a Haití. Tras ver la situación del lado de Estados Unidos, busca la forma de legalizarse en México. 

"Necesito una vida para mi y mi familia. El Gobierno sabe si necesito documentos para estar estable y tranquilo. Ilegal no sirve (...) Llegar a Haití por el momento no está bien. No tenemos donde dormir, no tengo casa ni a nadie". 

Migrantes haitianos
Migrantes haitianos cruzan la jungla del Darién Gap, cerca de Acandi, departamento de Chocó (Colombia).
AFP

Confiesa que ya "se siente el cansancio, la tristeza, porque aun no podemos llegar al final". Añade que "la persecución que tenemos es grande en nuestro país. Estamos buscando refugio para tener una vida para los niños mañana". 

Hacinamiento en México

Médicos Sin Fronteras (MSF) sigue enviando alertas por el trato a los migrantes haitianos que cruzan hacia Estados Unidos y ahora están siendo deportados. Pero también ven con preocupación las condiciones de hacinamiento existentes en México. 

En un comunicado emitido hace una semana, MSF señaló que hay "hacinamiento y falta de acceso a servicios médicos y sociales" tanto en el norte como en el sur de México. 

MSF explicó que el equipo que brinda regularmente asistencia médica humanitaria en la frontera norte de México se trasladó a Ciudad Acuña, Coahuila, para evaluar las condiciones sanitarias en las que se encuentran más de 500 personas migrantes, de nacionalidad haitiana principalmente, concentradas en los límites de la ciudad Del Río, Texas. 

Se estima que son alrededor de 13.000 migrantes los que llegaron en días pasados y quedaron retenidos por las autoridades migratorias de Estados Unidos en un campamento improvisado bajo el puente internacional que une Del Río con Ciudad Acuña.

Fuente

Sistema Integrado de Información, con EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.