Cargando contenido

En Rusia hay un potencial para los productos colombianos que aún no ha sido explorado, pero que ya tiene un camino abierto.

Comidas y flores colombianas que se venden en Rusia
Las pulpas de frutas colombianas, papas, patacones, flores y otros productos colombianos se venden en Rusia.
RCN Radio

Un vistazo a vuelo de pájaro por los centros comerciales y restaurantes de Moscú, San Petersburgo, Saransk, Kazán y Samara, le deja a uno la sensación de que hay unas semejanzas entre la cultura gastronómica de Rusia y la colombiana, especialmente en los gustos por las sopas.

Más allá de la famosa sopa morada borsch, hecha a partir de remolacha, cebolla cabezona, papa y carne, que es una verdadera delicia, en Rusia es posible encontrar sopa de pescado y de pollo de agradable sabor y una variedad de sopas de vegetales muy grande y con algún parecido a lo que comemos en nuestro país.

Y aunque suelen acompañar los almuerzos más con cuscús que con arroz, también lo consumen. Adoran las albóndigas y las pastas, las milanesas y las ensaladas. La carne también, aunque su sabor es diferente. Es obvio, por cuanto la salsa y las recetas de cada país son muy distintas.

El punto es que, teniendo en cuenta esa realidad, en Rusia hay un potencial para los productos colombianos que aún no ha sido explorado, pero que ya tiene un camino abierto.

Luis Leyva, un médico colombiano que llegó a mediados de los ochenta a lo que entonces era la Unión Soviética, comenzó desde 1996 a hacer negocios con los rusos, trayendo flores colombianas y desde el 2002 comenzó a negociar con pulpa de frutas.

No hay ningún problema en comercializar con los rusos. Hay que cumplir eso sí con los requisitos, conseguir los certificados, hacer los  contratos”, dice Leyva en diálogo con RCN Radio en su oficina de Moscú, en la calle Majorov, cerca de la estación del metro Electrozadovskaya.

Desde hace más de quince años, Leyva importa de Colombia la pulpa de frutas como mango, maracuyá, guayaba, curuba, lulo, mora, banano, papaya y guanabana.Nosotros fuimos los pioneros en traer esas frutas congeladas a Rusia”, dice.

Igualmente, un día se aventuró a traer patacón congelado y papa criolla y vio que a los rusos les gustaban esos productos y que en los pocos restaurantes latinoamericanos que hay, dado el poco número de inmigrantes de nuestros países en Rusia, se recibían bien. Pero sabe que es cuestión de tiempo, de ir generando la costumbre.

Esta es la oportunidad para que podamos vender más, abrir más este mercado”, dice Leyva, quien mira positivamente el futuro del comercio entre Colombia y Rusia.

Por su parte, el embajador de Colombia en Rusia, Alfonso López Caballero, es más realista. Cuando lo visité en su despacho de Moscú, en el número 20 de la calle Burdenko, fue muy claro en las cifras de la balanza comercial bilateral.

La verdad es que el comercio bilateral no es muy profundo. Lo cierto es que los rusos le compran a Colombia muy poco, solamente alrededor de 60 millones de dólares al año. A su turno, Colombia tampoco es que compre mucho, solo casi el doble de lo que los rusos nos compran a nosotros, alrededor de unos 120 millones de dólares al año, que no es mucho”, dice, mientras tomamos un tinto.

López Caballero recuerda que Colombia importa de Rusia principalmente productos metalmecánicos, químicos, urea, entre otros, mientras Rusia compra productos tradicionales nuestros como flores, café y se ha abierto el mercado de lácteos, que es muy importante. También ha comenzado la venta de cárnicos.

El embajador colombiano dice que estas cifras demuestran que los dos países no se conocen bien, que los empresarios colombianos no han puesto los ojos en Rusia y que desconocen o no les entusiasma mucho “venir hasta acá, tan lejos y tan exótico”.

El Mundial de Fútbol podría convertirse en una oportunidad de negocios puesto que ahora, gracias a que este país se ha dado a conocer más, hay mejores pistas sobre cómo es el modo de ser de esta nación, cuáles son sus costumbres, qué les gusta y qué no a los rusos, qué comen y qué les puede interesar a sus empresarios.

Por Juan Manuel Ruiz, enviado especial a Rusia.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido