Cargando contenido

Denuncian que desde hace casi un año se les adeuda por el trabajo realizado para varias de sus ediciones.

Los trabajadores de la revista Maxim están a la espera de sus pagos
Los trabajadores de la revista Maxim están a la espera de sus pagos
Foto: Colprensa

Cerca de veinte personas, entre quienes figuran periodistas, fotógrafos y diseñadores gráficos, entre otros, denuncian que la revista mexicana Maxim, cuya firma tuvo operación en Colombia hasta diciembre de 2018, no les ha cancelado sus salarios.

Según los denunciantes, esperan desde hace casi un año el pago de sus servicios tras el cierre de la revista en el país. Por ello, buscan a los directivos del impreso con el fin de obtener respuestas al caso.

Según Nicolás Martínez, editor en jefe de la revista en Colombia desde mayo del 2018 y quien respalda el grupo de colaboradores afectados, dice que son varias las irregularidades que se presentaron con dicho impreso.

“Denunciamos que desde octubre de 2018 no recibimos el pago de salarios. Además, hubo contratos que nunca se respetaron y el 31 de diciembre del año pasado el representante en Colombia, Carlos López, nos pidió la carta de renuncia por Whatsapp”, afirma el editor.

De interésAsesinatos no cesan, a un año del pacto nacional para proteger a líderes sociales

Martínez asegura que a pesar de la crisis de dicha revista, cada uno de los colaboradores trabajó para una edición especial por un festival conocido como ‘Hot in Paraíso’ (realizado el 29 de diciembre de 2018), del cual indica que la revista tuvo gran participación económica pero que, contrario a ello, no se vio reflejado en los honorarios del equipo de trabajo.

Audio

[AUDIO] Escuche el informe sobre las denuncias de los periodistas

0:27 5:25

Siolys Ávila, ciudadana venezolana y quien se desempeñó como directora comercial, reveló que “a nosotros nos contrató la empresa Epicurus Publishing, pero habían algunos periodistas e incluso fotógrafos que no tenían ni siquiera contrato y hay sueldos pendientes desde agosto del 2018”.

“Cuando no nos empezaron a pagar el sueldo, nos decían que México no había hecho la trasferencia a tiempo, que la próxima semana se hacía efectivo y esta es la hora que no nos han pagado. En todo este proceso de espera nos enteramos que en el último trimestre del 2017, el representante legal (Carlos López) había hecho esta misma situación pero con otro grupo de gente y otro inversionista. Eso es una estafa”, afirma Ávila.  

El periodista Daniel Torres, quien publicó cinco artículos para la revista en condición de ‘freelance’, aseguró que “la deuda suma $1’440.000. Me dijeron que me los pagaban en diciembre y no fue así. Ahora no sé que va a pasar”.

Por su parte Henry Fuentes, quien se desempeñó como ejecutivo de cuenta de Maxi, dijo que se siente desprotegido pues tenía un contrato por prestación de servicios pero no ha recibido respuestas concretas y considera que entre el representante legal en México y Colombia, “se tiran la bola y no responde, estando nosotros en medio sin saber nada”.

Les también: Mindefensa tomará medidas por denuncias de presunta corrupción en el Ejército

“Tenía un contrato verbal de prestación de servicios, pero tenía que cumplir horarios, entregar cinco videos semanales. Son como 20 videos que no me pagaron, tengo una duda de cuatro millones de pesos y me tuve que regresar a Venezuela por mi situación económica”, expuso otra afectada.

Otra de las colaboradoras denuncia que tuvo que trabajar con su computador porque no le brindaban herramientas para desempeñar su labor. Su equipo se dañó y ella tuvo que asumir los costos del arreglo, aunque ni este pago ni el de su trabajo ha sido desembolsado.  

¿Quién responde?

En los registros de la Cámara de Comercio, la empresa Epicurus Publishing SAS, que avala a la revista en Colombia, sigue activa.  Hablamos con Carlos López, quien registra como gerente suplente, con algunas funciones como la de nombrar y remover empleados, así como de encargarse de preservar el capital de la sociedad, entre otros, pero argumenta que él fue un empleado más.

“Cumplí la función de representante legal suplente. Yo también fui un empleado más. Quebrarse no es un pecado tampoco. Hay muchas empresas que cierran; Televisa cerró, Semana vendió la mitad de su empresa porque el mundo editorial no es que sea el más rentable en este momento”, argumentó López.

Agrega que “la deuda jamás se ha desconocido y yo trato de llevar una relación cordial con México para que esto llegue a un finiquito de la forma más adecuada. Dejé de comprometerme con una palabra que no es la mía para evitarme malos entendidos con ellos, pero no pueden pretender que yo saque de mi bolsillo para pagarles porque eso tampoco va  a pasar”, dijo el representante en Colombia.

Les también: Cámara canceló contrato con Gustavo Castro, agresor de una periodista

Posibles antecedentes

Sobre la acusación de que algo similar ocurrió en el año 2017, López expone que “hay  un histórico de la licencia Maxim en Colombia. Cuando me vincularon la empresa se llamaba Creatividad y Capital Comercial; esta empresa decide parar porque se queda sin recursos y lo que yo hago es buscar un comprador para la licencia y ahí es donde entra Epicurus Publishing, que es la parte de la empresa ahorita. Entonces separaron actividades buscando la manera de cómo realzábamos la revista”, explicó.

De acuerdo con el abogado Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, “los riesgos de operación son del empleador y no de los trabajadores. Si el ejercicio productivo no da los resultados esperados y hay pérdidas no se puede transmitir a los trabajadores, estos no pueden participar en las pérdidas de la operación”.

Agregó que “cuando se liquida la sociedad, los trabajadores están en el primer orden en el pago para que pueda satisfacerse ese derecho. Deben ser honorarios que hay que cobrar por la vía laboral y si hay una mora, en prestación de servicios no se causa moratorio pero si se causan intereses moratorios, los intereses que certifica la Superintendencia Financiera, dada la ausencia de pago y la mora de esos honorarios”.

Para Pedro Vacca, director de la Flip,  este tipo de situaciones deben ser asumidas con responsabilidad por parte de los empleadores. “Claro que se entiende que los medios de comunicación están atravesando una crisis, pero no por ello los empleados son socios solidarios de esa crisis. Esto habla de un escenario que para mí cada vez es más difícil y es que el hacer periodismo es una profesión que se está dejando de ser una opción de empleo y afectando el derecho a una sociedad informada”.

Lea también: Capturan a mujer que se hacía pasar por policía para estafar a sus víctimas

Por su parte Adriana Hurtado, directora de Fecolper, hizo un llamado al Ministerio de Trabajo para evitar la precarización del trabajo periodístico.

“Creemos que el Ministerio de Trabajo debe hacer vigilancia y control frente a los temas de precarización del trabajo periodístico. Nosotros ya hemos tenido algunas reuniones para intentar hacer políticas públicas, para hacerles entender la complejidad que tiene el trabajo periodístico", dijo Hurtado.

Agregó que "el periodista está aparentemente disponible por 24 horas. Muchas veces les exigen exclusividad, tema que tampoco desde nuestro punto de vista lo están controlando en el sentido en el que si te piden exclusividad por lo menos págale la exclusividad”.

Maxim es una revista de entretenimiento, especialmente para hombres, que se ha dado a conocer en diferentes lugares del mundo, llegando a Colombia en el 2016 y que se caracteriza por sus contenidos de tendencia y fotos de personalidades reconocidas.

Con el paso del tiempo, la incertidumbre de colaboradores y proveedores de esta revista es mayor. Aunque RCN Radio intentó comunicarse en varias ocasiones con el representante legal Armando Sánchez, en México, no fue posible obtener respuesta.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido