Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Ropa de segunda
Alargar la vida de la ropa usada es la que promueve la iniciativa 'Circulando', a través de redes sociales.
Suministrada. Cortesía @Circulando.co Instagram

Una joven universitaria en Cali lidera un proyecto con el que busca la posibilidad de reducir el consumo textil. Con el uso de redes sociales promueve alargar la vida de las prendas usadas y de esa forma contrarrestar la denominada moda pasajera.

Heredar la ropa en su familia es el hábito al que Natalia Andrea Salazar le atribuye la motivación para empezar un proyecto de moda sostenible.

“Al inicio la idea era crear una tienda de ropa de segunda mano y normalizar el uso de este tipo de ropa que para mí era algo muy común pues desde hace años, mi tía, mi prima, mi mamá e incluso mi abuela me heredaban ropa”, señala la estudiante de Administración de Empresas.

Le puede interesarUsar la ropa sin planchar, nueva tendencia contra el calentamiento global

Así nació Circulando, una iniciativa para reducir el consumo textil alargando la vida útil de la ropa usada que además es donada “en cualquier estado y que las personas ya no quieren, ya no usan, ya no les queda o simplemente están encartadas y buscamos alargar sus ciclos de vida”, agrega Salazar.

Todos los procesos tienen una vocación ambiental. Las prendas son sometidas a un proceso de lavado con jabones ecológicos y cumplen varias funciones.

Algunas son vendidas a muy bajo costo, otras las que no están en muy buen estado son transformas en otras prendas como bolsas de tela y otras son donadas.

Audio

[AUDIO] Ropa usada y la moda sostenible

0:27 5:25

“Se tiene en cuenta las necesidades de las personas a las que se les va a donar esta ropa, no vamos a donar por ejemplo una chaqueta en un lugar en donde la temperatura ambiente es alta”, afirma.

Con perfiles en varias redes sociales en las que se acumulan miles de seguidores el proyecto ha ido creciendo y logrando que centenares de prendas sigan siendo utilizadas por las personas.

Encuentre aquíAsí funcionan las redes sociales que sirven como canal de apoyo

“Con esto logras que se deje el usar y luego botar, sino que ahora lo usas, lo reparas, lo reutilizas, lo cuidas y luego buscas donde pueden aprovechar y resignificar otra historia, buscamos promover ese pensamiento distinto hacia nuestra ropa y hacia lo que hacemos con ella”, puntualiza Natalia Salazar al indicar que espera seguir creciendo con su proyecto para mejorar la conciencia ambiental a través de la moda sostenible.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, quemar un kilo de ropa tiene mayor impacto que quemar carbón y para confeccionar un solo jean son necesarios 7 mil litros de agua, es decir lo que consumiría una persona en 10 años.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.