Cargando contenido

Usar resinas como alternativa aumenta costos y es menos efectivo a mediano y largo plazo, según los expertos.

Amalgama dental/salud dental.
Amalgama dental/salud dental.
Ingimage.

El estado colombiano suscribió el Convenio de Minamata de la ONU, con el fin de disminuir los efectos nocivos para la población por el uso de mercurio, considerado uno de los 10 productos más problemáticos para la salud pública.

En consecuencia, el Congreso aprobó la Ley 1892 de mayo de 2018, la cual limita gradualmente el volumen de mercurio importado año tras año y finalmente le pondrá fin a la importación a mediados del 2023.

El problema, según el decano de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional, Dairo Javier Marín, es que la norma hará desaparecer uno de los materiales más útiles de los consultorios odontológicos: la amalgama dental, la cual tiene un componente de mercurio.

Para el docente, el Estado colombiano decretó la desaparición de la amalgama sin dialogar con la Academia.

“El problema es que la amalgama es un material que tiene más de 100 años de uso y ni las resinas, ni ningún otro material de uso odontológico ha demostrado tener la misma efectividad clínica a mediano y largo plazo”, advirtió.

El artículo 4 del documento de la ONU establece en un anexo que: “Las medidas que ha de adoptar la Parte (el Estado) para reducir el uso de la amalgama dental tendrán en cuenta las circunstancias nacionales de la Parte (el Estado) y las orientaciones internacionales pertinentes”.

Audio

Escuche el informe completo

0:27 5:25

¿Son seguras las amalgamas?

La médica toxicóloga clínica de la Universidad del Rosario, Pilar Julieta Acosta, aseguró que la amalgama dental no tiene efectos considerables para los pacientes de odontología.

“El principal efecto que tendríamos sería en el odontólogo que se encarga de la preparación de la amalgama, porque es la persona que va a estar expuesta al vapor del mercurio, el cual es el que causa la toxicidad”, dijo la especialista.

Puntualizó que “en el usuario final, es decir en el paciente, la exposición es mínima y no tendríamos mayor riesgo con el uso de las amalgamas”.

En ese mismo sentido la Asociación Dental Americana (ADA) emitió en agosto de 2009 la Statement on Dental Amalgam (declaración sobre la amalgama dental), documento que inicia afirmando que “la amalgama dental es considerada segura, es un material económico y duradero que ha sido usado para restaurar los dientes de más de 100 millones de americanos… La amalgama dental ha sido estudiada y revisada extensivamente, y ha establecido un récord de seguridad y efectividad”.

Colombianos con caries y sin amalgamas

La preocupación del decano de odontología de la Universidad Nacional, Dairo Javier Marín, también radica en las consecuencias de la decisión para la salud oral de la población, porque en Colombia casi toda la población con dentadura permanente tiene o ha tenido caries

El último Estudio Nacional de Salud Bucal (Ensab iv) mostró que el 66,9 % de los niños de 1 a 5 años; el 60,5 % de los que están entre los 5 y 12 años; y el 98,6 % de las personas que tienen dentición permanente, presentan lesiones de caries de diversos grados de severidad.

Para el especialista de la Universidad Nacional, eliminar por decreto la amalgama, considerada el material con la mejor evidencia clínica de desempeño a largo plazo, no solo incrementaría las barreras para acceder al servicio, pues alternativas como las resinas resultan más costosas, sino que en el mediano y largo plazo podría empeorar los indicadores de salud bucodental de la población

La historia de Minamata que busca acabar con el uso del mercurio

En el año 2013 la quinta sesión del Comité Intergubernamental de Negociación sobre el Mercurio acordó en Ginebra el Convenio de Minamata.

En 1956, en la bahía de Minamata (Japón), dos hermanas, de dos y cinco años de edad fueron diagnosticadas con los efectos irreversibles por el envenenamiento con mercurio.

Como lo evidencia el propio texto del acuerdo, “en los decenios que siguieron su historia sería contada muchas veces, convirtiéndolas en símbolo de decenas de miles de adultos, niños y nonatos que padecían lo que ahora se conoce como la enfermedad de Minamata”.

Dicho convenio entró en vigor el 16 de agosto de 2017, convirtiéndose en el primer acuerdo mundial sobre salud y medioambiente concertado en casi un decenio, indica Unimedios, en un extenso artículo.

Con este convenio en materia de salud pública se busca controlar las emisiones antrópicas (producidas por el hombre) de mercurio a lo largo de su ciclo de vida.

Entre los aspectos más destacados del documento se encuentra “la prohibición de nuevas minas de mercurio, la eliminación gradual de las existentes, la reducción del uso del mercurio en una serie de productos y procesos, la promoción de medidas de control de las emisiones a la atmósfera y de las emisiones a la tierra y al agua, así como la regulación inexistente del sector de la minería artesanal y a pequeña escala”, indica Unimedios.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido