Cargando contenido

El colectivo Abejas Vivas cuestiona el alcance de la iniciativa.

Abejas
De las abejas depende en gran medida la supervivencia de la raza humana.
Foto: RCN Radio.

Un proyecto de Ley que busca la protección de las abejas en Colombia ha sido tramitado en tres debates en el Congreso de la República.

La iniciativa tiene como objetivo salvaguardar a los llamados polinizadores en general y a las abejas en particular, debido a la preocupante disminución que han reportado desde el sector apícola y desde centros académicos, que da cuenta de la muerte de cerca de mil millones de abejas, como fue revelado en su momento por RCN Radio.

El proyecto inicial buscaba crear un Sistema Nacional de Apicultura y una política pública nacional de protección, con la que el Ministerio de Ambiente pueda paliar las causas que contribuyen a la muerte de los insectos, incluyendo efectos del cambio climático, el desplazamiento de sus hábitats naturales y el control de agroquímicos que incluyera territorios libres de estos compuestos.

Es precisamente ese último elemento el que genera la discordia. Jairo Velandia, del Colectivo Abejas Vivas, advirtió que del proyecto se sacó de un plumazo el control riguroso a los pesticidas, que para ellos es el mayor asesino de abejas.

Audio

[AUDIO] Escuche los cuestionamientos al proyecto de ley

0:27 5:25

“Desde el colectivo Abejas Vivas nos dimos cuenta que se le han cambiado unos artículos que son muy vitales para la vida del las abejas, como son la regulación y prohibición de algunos productos químicos, como los insecticidas, que son los que están matando las abejas en Colombia. Si no se le hace una reestructuración a este proyecto de ley no va a favorecer la vida de las abejas y tampoco va a ser muy conveniente para nosotros los apicultores”, dijo el vocero.

Varios estudios en el mundo dan cuentas de un declive en el número de abejas. En Colombia, el colectivo Abejas Vivas asegura que en tres años murieron cerca de mil millones de estos animales y las proyecciones más pesimistas hablan de que en 10 años se llegaría a un punto de no retorno.

Mes tras mes siguen escuchándose voces de todos los rincones del país. Las abejas siguen muriendo.

Emiro Gómez: “En Tierralta (Córdoba) le cuento 'compa' que nos hicieron un daño grande, nos mataron 1.286 colmenas”.

Abdón Salazar, Quindío: “En Quimbaya murió un apiario de 65 colmenas, que involucran alrededor de 50 millones de abejas”.

Anderson Hurtado: “En agosto del año pasado se alcanzaron a reportar 865 colmenas y se enviaron al laboratorio de la Universidad del Quindío, donde arrojó que la sustancia química letal fue Fipronil”.

A falta de un debate en el Senado, lo que se busca es fortalecer en el texto los controles a los pesticidas para sacarlo adelante.

Las implicaciones de la pérdida de las abejas no se circunscriben solamente a sus especies ni a sus ecosistemas cercanos. Como polinizadores, las abejas tienen un papel fundamental en la reproducción de las plantas que le sirven de alimento a la especie humana.

Su ausencia podría, según algunos expertos, tener implicaciones directas en la supervivencia de nuestra propia especie.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido