Cargando contenido

Averiguamos qué tanto se ha logrado tras la crisis de calidad del aire que tuvo la capital del país.

Mujer cruza puente peatonal con tapabocas, a raíz de la contaminación del aire
Una mujer con tapabocas camina en Bogotá el 15 de febrero de 2019, después de que se declaró una alerta amarilla por parte de la Alcaldía, debido a la contaminación "anormal" del aire causada por "condiciones meteorológicas desfavorables".
AFP

Hace seis meses se elevaron las voces de alerta y hubo emergencia ambiental en la ciudad de Bogotá por cuenta de la contaminación atmosférica.

Los altos niveles de polución llevaron a las autoridades bogotanas a mediados de enero a decretar la emergencia ambiental en varias ocasiones e, incluso, a restringir el ejercicio en varias zonas de la capital, sobre todo del suroccidente. 

Audio

[AUDIO] Así está Bogotá tras 6 meses de la alerta ambiental

0:27 5:25

Tras seis meses, el Distrito reporta por medio de la red de monitoreo una disminución en los índices de contaminación, aunque el sector de Carvajal continúa siendo el más alto de la ciudad.

La contaminación aquí es una cosa espantosa”, decía don Pedro Ruiz, del barrio Venecia,  al tiempo que Luz Dary, en el barrio La Isla del Sol aseguraba que “es que este olor no se puede describir”. Adolfo, un cuidador de carros, advertía que “todos los días hay un olor raro diferente y demasiado humo”.

Lea tambiénEn Colombia mueren más personas por "enfermedad ambiental" que por homicidios

La Secretaría de Ambiente asegura que tras seis meses de la emergencia han mejorado considerablemente las mediciones, no obstante el pesimismo de los ciudadanos.

El subsecretario Óscar López aseguró que “los orígenes de la emergencia fueron diversos, tuvimos temas de orden regional como quemas en el norte del continente y otros temas locales como cambios en la dirección del viento”.

Agregó que “nosotros hoy tenemos un comportamiento que normalmente va de moderado a favorable y para el resto del año esperamos que tengamos condiciones muy similares”.

El funcionario enfatizó en que los niveles de material particulado, dañino para la salud, ha disminuido considerablemente en el primer semestre de 2019.

Sin embargo, especialistas como Camilo Prieto saben que la contaminación del aire tiene ciclos y por tanto no serían del todo comparables las mediciones.  

Le puede interesar: Así se vive en el sector más contaminado de Bogotá

“No se pueden comparar estas dos temporadas del año debido a que en ausencia de precipitaciones, hay una mayor concentración del material particulado y de gases. En cambio, cuando llueve, estos son barridos por el agua generando un fenómeno climático diferente conocido como lluvia ácida”, indicó.

Prieto asegura que los esfuerzos son insuficientes porque desde el Distrito no se han controlado de manera definitiva emisiones producidas por grandes contaminadores como camiones o busetas antiguas. 

Ante ello, el subsecretario de Ambiente reportó que “La Secretaría trabaja en el Programa de Evaluación Control y Seguimiento a Fuentes Fijas, donde hacemos una valoración y seguimiento a las industrias que tienen fuentes de emisión y también tenemos en vía pública sendos operativos para controlar a aquellos vehículos que superan la norma”.

El Distrito asegura que hoy los bogotanos están respirando un mejor aire, pero las personas consultadas aseguran que los grande problemas como las fábricas con bajos estándares de emisiones, los camiones y los buses viejos siguen botándole su humo a la ciudad.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido