Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Venezolanos
Rcn Radio

El experto en seguridad Andrés Nieto reveló a RCN Radio que las cifras de la Fiscalía y la Policía Nacional evidencian que las capturas totales por diferentes delitos en el último año no alcanzó a superar el 12 % de que la población migrante y extranjera que hay en Colombia.

Indicó que, no obstante esta información, a esta población es a la que se le atribuye la disparada de la inseguridad en Colombia.

“Toda migración en el mundo generan repercusiones de seguridad (y de) convivencia. Sin embargo,no es cierto que los migrantes sean los que están ejerciendo labores delictivas o que este disparado”, dijo el experto.

En contexto: Los rostros que están detrás de la xenofobia hacia los venezolanos

Advirtió que la vulnerabilidad de esta población, que en su mayoría se encuentran indocumentados en el país, los convierte en presa fácil de las bandas criminales que en muchas ocasiones los obligan a delinquir.

Ellos terminan siendo un instrumento más de la delincuencia, aunque también se ha visto que han llegado estructuras organizadas,; son casos excepcionales y mediáticos. Pero ni el 7 % de la población migrante que está legalizada en este país está delinquiendo, la mayoría de ellos trabaja de forma honrada incluso en el rebusque”, agregó.

Redes sociales y xenofobia

Sin embargo, la  xenofobia no solo está en las calles sino también en las redes sociales, como lo demostró el más reciente barómetro que mide este flagelo que detectó que  “el crimen siempre termina siendo relacionado con  los migrantes”.

Al analizarse cerca de cien mil  mensajes en redes sociales, un 55 % apuntaba a los venezolanos como protagonistas de crímenes.

Incluso hace unas semanas fue tendencia la palabra “veneco” que, aunque en la época de los años 80 significaba “venezolano de Colombia” y era una forma despectiva para describir al colombiano que simulaba ser venezolano, ahora se usa del lado contrario para descalificar a los migrantes.

Justamente el barómetro sobre la xenofobia busca “incidir en los imaginarios sociales y el lenguaje negativo que provoca o viraliza mensajes de odio y rechazo hacia los venezolanos”.

Según Irene Cabrera, directora del observatorio de migraciones de la Universidad Externado de Colombia, “cada vez que se hace referencia a la presunta participación de una persona venezolana en un presunto acto de crimen o violencia casi siempre se replican en las redes sociales los mensajes que contienen odio, incitando a la violencia  hacia esta población”.

Migrantes luchadores

Pese a ello, migrantes como Melisa, Asdrúbal y Xiomara demuestran todo lo contrario y la lucha que tienen a diario para sobre vivir de manera honrada; la mayoría viven del rebusque en trabajos informales.

En el caso de Melisa Páez, trabaja de domiciliaria con una reconocida plataforma. Aunque sus padres son colombianos, ella nació en Venezuela y tuvo que regresar obligada por las precarias condiciones económicas y sociales del vecino país, se considera una mujer luchadora que da todos los días gracias a dios por permitirle trabajar para llevar el sustento a sus padres y sus pequeños hijos.

“Somos conscientes de que muchos compatriotas nuestros que delinquían en Venezuela también lo hacen aquí y merecen ser castigados con todo el peso de la ley; lo duro de la historia es que nos midan a todos con la misma vara “, manifestó.

Asdrúbal Sánchez es un joven de 32 años que tiene su puesto ambulante y vende accesorios para celulares al norte de la ciudad. Señala que su único empeño es producir el diario para su casa como fruto de su trabajo que incluso algunas veces se ve empañado por las mismas autoridades que le exigen mercancía a cambio de dejarlo vender.

“Muchas veces la misma policía nos increpa, nos piden cosas a cambio de permitirnos trabajar y no hay más opción que ceder “, dijo.

Xiomara Torres, otra de las millones de migrantes que huyen del hambre y de la miseria de su país, vive de la venta de jugos y dulces en la calle. Lo que para muchos es un trabajo poco agradable, para ella es su todo: “Vivo muy agradecida porque me va bien, consigo lo necesario para mi familia y yo y eso es suficiente”.

Describe cómo día a día tiene que lidiar con comentarios xenófobos: “No falta quien pase y lo mire uno mal, le echan vainas (expresiones) como 'qué mano de venecos, ya los vemos hasta en la sopa ' (y) 'ojalá y se devuelvan pronto a su tierra'".

Lea también: ¿Qué va a pasar con 720.000 pacientes que regresarían a Medimás por orden de un juez?

Según relataron los tres, el flagelo de la xenofobia no les permite a muchos de sus compatriotas conseguir el sustento, pues el  estigma hacia los migrantes cada vez es mayor.

¿Qué hacer  con este flagelo?

El sociólogo y experto en migraciones Juan Fernando Palacio, “ los estereotipos negativos hacen un gran daño a la población migrante y la situación en la que ellos se encuentran aquí, Colombia ha sido un país que ha sufrido estigmas internacionales y nosotros más que nadie deberíamos ser conscientes de ello”.

El experto concluye que “el gobierno debe continuar una pedagogía contra la xenofobia. Dentro de diez o veinte años la próxima Shakira, Juanes o James Rodríguez perfectamente pueden ser los niños venezolanos que se están integrando al país como su segundo hogar, se debe combatir a la xenofobia con recursos”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.