Cargando contenido

Para algunos profesionales de la salud hay lugares donde el olvido del Estado hace más compleja la tarea.

Campesinos esperan atención médica en Cartagena del Cairá (Caquetá)
Los campesinos esperan a que los médicos los vean en el municipio de Cartagena del Chaira, departamento de Caqueta.
AFP

El asesinato del joven médico Cristian Camilo Julio (24 años), ocurrido este fin de semana en El Bagre (Antioquia), puso al descubierto la difícil situación por la que atraviesan estos profesionales para adelantar su trabajo, especialmente en las zonas de violencia.

Cristián Camilo fue abordado en plena vía pública por dos hombres armados que le dispararon, cuando se disponía a viajar a Caucasia, a donde iba a celebrar el Día de la Madre con su familia.

Los médicos que ejercen su profesión en diferentes regiones del país con problemas de orden público deben enfrentar desde las fallas económicas del sector de la salud, hasta los choques entre grupos armados.

RCN Radio consultó la situación de los profesionales de la salud en regiones como el Antioquia, Nariño y Catatumbo, donde en muchos casos la vocación es la única razón por la que los médicos prestan su servicio a esas comunidades.

Antioquia: "Somos objetivo militar de todo el mundo"

El pasado mes de febrero, el entonces gerente del Hospital San Rafael de Venecia, Juan David Velásquez Restrepo, se vio obligado a abandonar la localidad tras recibir amenazas, en las cuales le daban tres días para abandonar su cargo.

El profesional de la salud afirmó que la misión médica se ha considerado como un “objetivo militar” y exigió acciones para que la integridad de sus colegas sea respetada.

"Somos objetivo militar de todo el mundo, a nadie le sirve que usted sea buen médico, nosotros somos objetivo militar. Pero la misión médica hay que respetarla, nos están matando", dijo.

Más información: Equipo de investigación criminal trata de esclarecer homicidio en El Bagre

Sobre la situación en El Bagre, donde todos los médicos del Hospital Nuestra Señora del Carmen abandonaron sus cargos por temor a correr con la misma suerte del joven médico, Juan David Velásquez indicó que era predecible lo que ocurriría.

“Lo que pasó en El Bagre es una situación muy delicada, se veía venir. Yo me fui de Venecia, trabajé seis meses por fuera, por lo mismo. Si te amenazan no puedes trabajar”, aseguró.

En promedio hay cien agresiones anuales contra la misión Médica en Medellín, en su mayoría por demora en la atención.

Soldado es atendido por médicos, después de caer en campo minado
Los médicos atienden en el aeropuerto Olaya Herrera, en Medellín, a un soldado herido en 2009. Cuatro soldados y un oficial resultaron heridos luego de pisar una mina antipersonal en el municipio de Taraza (Antioquia).
Soldado es atendido por médicos, después de caer en campo minado

El presidente regional de la Asociación Médica Sindical (Asmedas)Germán Reyes Forero, aseguró que los atacantes son desde familiares de los pacientes, hasta grupos armados.

"Las personas que más amenazas reciben por parte de los pacientes y organizaciones armadas son los médicos, las enfermeras y quienes están en las taquillas", indicó.

Este vocero señaló que "las agresiones más comunes son las verbales, las psicológicas, las amenazas y las físicas. Tenemos hasta empujones en las puertas de los consultorios".

Catatumbo: "Es un reto muy difícil"

Luego del asesinato de un médico rural en El Bagre, departamento de Antioquía, personal en la zona del Catatumbo (Norte de Santander) denuncia amenazas de muerte por parte de grupos armados e, incluso, de la misma población a la cual prestan su servicio.

Uno de los profesionales de la salud en el municipio de Tibú habló con RCN Radio. Dio a conocer los múltiples inconvenientes que afrontan todos los días, en una de las regiones más convulsionadas del país.

El médico afirmó que en medio del conflicto que se desarrolla en la región han sido víctimas de amenazas  y señalamientos.

"Trabajar en el Catatumbo es un reto muy difícil; no he sido víctima directa de amenazas de los grupos armados, pero sí muchos de mis compañeros: Les ha tocado abandonar la región, dejando su trabajo y eso es muy lamentable", expresó el médico que por seguridad omitió su identidad.

Asimismo, aseguró que a pesar de esta situación continúa prestando sus servicios para salvaguardar la vida de los habitantes de esta región.

En contexto: Amenazan a dos médicos del hospital de Venecia (Antioquia)

"En el último paro donde duramos más de 53 días sitiados, salía a curar y prestar la atención a personas heridas. Son escenarios donde nos movemos y estamos expuestos a quedar en medio del conflicto", dijo.

Finalmente, el médico del municipio de Tibú les pidió a los actores armados no incluir a los civiles y la misión médica en el conflicto, que tiene en alerta los municipios de la zona del Catatumbo.

Nariño: amenazas y abandono

Enfrentarse a grupos armados ilegales en zonas de conflicto e, incluso, en algunos casos a la misma comunidad, son algunas de las situaciones que deben enfrentar los médicos que realizan su año rural en Nariño.

Desde Policarpa, uno de los municipios de la cordillera, el médico Hayder Delgado aseguró que no se ha visto afectado por los grupos armados pero sus colegas en otros lugares tienen otra  realidad.

“Gracias a Dios no he estado metido en esos problemas relacionados con el conflicto, todos estos meses en Policarpa ha estado controlado. Sin embargo, algunos de mis compañeros que están haciendo el año rural en Tumaco o en El Charco me comentan que es un poco más complicada la situación del conflicto. Hay más grupos armados, allí llegan muchos heridos y reciben constantes amenazas”, dijo Delgado.

El otro tema que deben superar los médicos está relacionado con la dotación de los centros de salud en los que se encuentran, la mayoría de ellos de primer nivel. Por eso se convierten en tramitadores de las remisiones a centros de mayor complejidad.

“En los Centro de salud de primer nivel sí hacen falta muchos elementos para hacer procedimientos y formular medicamentos de buena calidad. Prácticamente a nosotros nos toca remitir a los pacientes para que reciban tratamientos más especializados”, dijo el médico rural de Policarpa.

 Estos profesionales rurales en Nariño cumplen su trabajo con limitaciones, la mayoría relacionadas con el abandono y las distancias de una región con históricas dificultades de infraestructura.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido