Cargando contenido

La fumigación con pesticidas como Fipronil ha generado la mayor afectación para las colmenas.

Estos animales son fundamentales para la vida humana.
Abejas.
Imagen de uso libre

El uso indiscriminado de pesticidas en el sector agrícola se ha convertido en una amenaza para las abejas en el país. Solo durante el año 2018 se reportó la muerte de 16 mil colmenas en regiones como el Quindío y Cundinamarca. Apicultores lanzaron una voz de alerta para la protección de los principales polinizadores de la naturaleza.

La muerte de abejas se ha presentado también en la provincia del Tequendama, en Cundinamarca. Mónica Isaza, al frente de la fundación Apihuella en el municipio de Anolaima, señala que los insectos alcanzan a llegar a los apiarios con señales de haber sido afectados por químicos “y con rastros de aroma a insecticida y luego mueren, pero las más desprotegidas y las que ya no se encuentran son las nativas de los enjambres naturales”.

Las abejas que no alcanzan a llegar a los apiarios tecnificados quedan en los caminos aledaños a las fincas convirtiéndose en un preocupante rastro de la afectación a las colmenas.

En contextoEn defensa de las abejas

Un kilo de abejas, en el momento en que se recogen muertas, son aproximadamente diez mil, y una colmena natural puede llegar a tener entre 10 mil y 15 mil abejas”, agrega Isaza.

Audio

[AUDIO] Mortandad masiva de abejas en Colombia

0:27 5:25

Uso indiscriminado de pesticidas y violación de fronteras agrícolas

Aproximadamente a 300 kilómetros al sur de Cundinamarca, en el HuilaFrancisco Silva, representante de la organización Apicultores Colombianos, revela que el panorama también es preocupante para la seguridad de las abejas.

Silva sostiene que entre las causas de la muerte de los insectos está el hecho de que “los agricultores, en lugar de usar las dosis indicadas, usan unas mucho más altas y fuera de eso mezclan dos o tres venenos en una sola aplicación causándoles una muerte terrible a las abejas”.

Incluso la inadecuada cosecha de frutales como el lulo también se ha convertido en una amenaza para las abejas, pues se han cambiado las fronteras agrícolas y ahora el cultivo se hace en altitudes en las que viven estas especies afectadas por las fumigaciones que pueden extenderse por kilómetros como consecuencia del viento.

LeaMás de mil millones de abejas han muerto en Colombia en los últimos tres años

Las que no mueren cerca de las flores, lo hacen cuando llegan a las colmenas propagando el veneno. “En este momento el problema de la mortandad de abejas en Colombia es absolutamente aterrador”, agrega Silva.

Se estima que en 2018 alrededor de 16 mil colmenas de abejas murieron producto del inadecuado manejo de pesticidas. Contra esta amenaza se ha incrementado la presencia de apiarios tecnificados en regiones como Cundinamarca.

Mónica Isaza dice una vez encuentran a las abejas, las llevan “a un refugio en la vereda San Agustín, donde mitigamos el impacto de la fumigación de cultivos y el ataque por el hombre”.

Una regulación para el manejo de químicos utilizados en la agricultura y de algunos cuyo uso incluso ya ha sido prohibido en el país, es una de las salidas que apicultores les han propuesto a las autoridades en Colombia para detener la muerte de abejas.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido