Foto: RCN Radio

Por Javier Jules

RCN Radio tuvo acceso a un documento interno del Consejo Superior de la Judicatura a través del cual se sugiere tomar en arrendamiento seis pisos del nuevo edificio BD Bacatá, en el centro de Bogotá, pagando un valor aproximado de 11 mil millones pesos anualmente.

Las oficinas serían la nueva sede de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, tras las quejas reiteradas por parte de los mismos magistrados, que han señalado necesario el mejorar sus condiciones de trabajo ante el hacinamiento en el que se encuentran actualmente en el Palacio de Justicia.

En el documento, escrito por Tito Ramiro Peralta Martínez quien es el Director Administrativo del Consejo Superior de la Judicatura y dirigido a la magistrada Gloria Stella López Jaramillo, presidenta del alto tribunal, se detallan los gastos del canon de arrendamiento que asciende aproximadamente a 229 millones de pesos y cada uno de los otros valores como los servicios públicos, aseo, cafetería y vigilancia con una cifra cercana a los 900 millones de pesos cada mes.

Se explica también en la misma comunicación que el valor supera significativamente a otras propuestas estudiadas como los Edificios Virrey, Calle Real o Americano o incluso otras sedes arrendadas por las altas cortes en aproximadamente un 43 por ciento, pasando de pagar 30 mil pesos a 52 mil pesos por metro cuadrado.

Sin embargo se señala que estos valores son justificados porque hay mayor confort, seguridad, iluminación, infraestructura y espacio de parqueo suficiente para los vehículos de los magistrados y otros funcionarios de la sala.

Finalmente en el documento en el que es evidente que se aconseja decidirse por esta opción, aún siendo la más costosa, además se indica que debe tomarse la determinación del arrendamiento cuanto antes, ante la gran demanda del moderno edificio.

De tomarse la decisión, la Rama Judicial incurriría en un gasto que va en contravía de lo que incluso por su parte el Ejecutivo ha dispuesto para todo las instancias del gobierno y que busca disminuir el gasto público.

Tras la reforma tributaria en la que el Estado espera recaudar mayores recursos a través de los contribuyentes, si la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia se convierte en arrendataria del Edificio más alto del país, demostraría que para gastar el dinero público no hay consideración.