Cargando contenido

Thumbnail

Un minero entre los frailejones del páramo de Pisba

Cada año en el páramo de Pisba se produce entre un millón y un millón 500 mil toneladas de carbón.

Eduardo Cantor vive y trabaja en la vereda de Cómeza Hoyada, municipio de Socotá, en Boyacá. Hace parte de las 6.403 familias que viven en el Páramo de Pisba.

Don Eduardo ha tenido que pasar por distintos oficios para poder mantener a su familia. Él, su esposa y sus tres hijos han vivido de la ganadería, la agricultura y también de la minería de carbón, siempre dentro de Pisba.

Sin embargo, don Eduardo también comparte una preocupación con esas más de 6.000 familias que habitan el páramo. Le dijeron que su mina es ilegal por la entrada en vigencia de la nueva Ley de Páramos.

Pisba: el dilema del páramo más poblado en Colombia | Especiales RCN Radio
En el páramo de Pisba habitan casi 6.300 familias que tienen que decidir entre conservar el hábitat y trabajar por sus familias. Eduardo Cantor es uno de esos habitantes del páramo que tuvo que escoger la minería como un trabajo para sobrevivir. Hoy ese trabajo es incierto.

Don Eduardo, quien ha dedicado casi que su vida entera a la extracción de carbón, no sabe ni siquiera qué pensar. O simplemente a quién preguntar.

Las 103.315 hectáreas del páramo de Pisba tienen que ser delimitadas. Una delimitación sujeta a una concertación con la comunidad gracias al fallo de un tribunal.

Don Eduardo espera estar ahí, hacer parte como campesino y minero. Por lo menos para que el gobierno le confirme que no va a tener que “vivir del milagro”, si ya no puede trabajar en las minas.

Por: Carolay Morales y Kelly Cabana